Series y feminismo: The Handmaid’s Tale (Parte I)

Análisis Series y feminismo Handmaids Tale Parte 1 - Revista 24 Cuadros

El pasado mes tuve el placer de asistir en Barcelona a la charla “Series y feminismo”, llevada a cabo por los críticos Toni de la Torre y Mònica Planas. En este interesante debate se habló principalmente de uno de los grandes éxitos del 2017, The Handmaid’s Tale, aunque también se mencionaron de pasada otras series. He querido aprovechar que dentro de poco se estrenará la segunda temporada para exponer todo lo que se habló en la charla, además de añadir pequeñas pinceladas con mi propio análisis y conclusiones.

Debido a la longitud del análisis, lo hemos dividido en dos partes. Mañana publicaremos la continuación.

Evidentemente, este análisis en profundidad está repleto de spoilers. Si quieren una reseña de la primera temporada, pueden leer la crítica que Hernán hizo en su día.

¿Es The Handmaid’s Tale una serie feminista?

Antes de empezar a analizar ciertas escenas, me gustaría hablar sobre la etiqueta de “feminismo”. Según Toni de la Torre, la serie es feminista pero no cree que fuera concebida como una narración feminista, sino como una historia de tiranos, lucha de clases, una Gilead teocrática, etc. Los flashbacks hablan de razas, política o la manera de entender el mundo. Incluso, Margaret Atwood, la autora del libro, se sentía incómoda con el término y hay que recordar que Elisabeth Moss está dentro de la cienciología.

Asimismo, hay que mencionar que durante una entrevista a las protagonistas, ellas comentaron que la serie no les parecía feminista, sino que se trataba de una historia sobre la humanidad y los derechos humanos. No querían esa etiqueta por miedo a que entonces no tuviera tanto éxito. Incluso la serie española de Netflix Las chicas del cable también se negaron a que fuera encasillada.

¿Es The Handmaid's Tale una serie feminista? Margaret Atwood

Está claro que The Handmaid’s Tale es una excelente serie feminista pero hace un año, cuando se estrenó la serie, todavía había muchísimos prejuicios con la palabra “f”. Los actores reciben indicaciones de cómo deben promocionar ese proyecto. Y las directrices eran intentar no enfocar la serie en esa dirección, ya que se temía que entonces tuviera menos éxito, llegara a menos gente y muchos hombres decidieran no verla.

Pero en cambio, poco a poco se fue cambiando la perspectiva. Durante los premios Emmy el discurso fue feminista. En verdad, con la victoria de esta serie junto a la de Big Little Lies hizo que todos habláramos de una gala de empoderamiento de la mujer. Vemos entonces que el marketing de Hulu fue evolucionando después del reconocimiento de los premios y con el movimiento social que ha surgido en el último año, además del surgimiento posterior de series con la etiqueta feminista (Big Little Lies abrazó el término de “sorodidad”). Vemos pues que en un principio tuvieron miedo pero que cuando la gente empezó a aceptarlo, abrazaron el término como suyo.

Después de esta pequeña introducción, empecemos ya a analizar la serie. Lo haré mediante escenas y detalles que irán explicando diferentes partes del feminismo de The Handmaid’s Tale.

La ceremonia – El ritual de la violación

La escena con la primera ceremonia es muy significativa. Para empezar, se trata de una violación camuflada como un ritual religioso (escuchamos un órgano de fondo, se lee un pasaje de la Biblia…). Es una escena dura de ver porque no es voluntaria. Además, primero te colocan en el punto de vista subjetivo del violador –tú eres el violador– para después cambiar al de la víctima. Se pasa de validar lo sucedido a tergiversarlo y sentir que lo que estás viendo, lo que le están haciendo -lo que están haciéndote– está mal. Es interesante ver por una vez el punto de vista de la víctima, ya que normalmente las violaciones que hemos visto representadas en la series no te muestran esa perspectiva.

En ocasiones hemos visto la puesta en escena de violaciones como algo sensual, mientras que aquí es crudo. También es interesante, no solo el punto de vista, sino la explicación detrás de las miradas. La expresión de la protagonista lo dice todo pero tampoco hay que olvidar la de Serena, la mujer del comandante. Ella debe agarrar y contemplar la escena, siendo en cierta manera una víctima más.

La ceremonia de The Handmaid's Tale - violación

Además, como bien apuntó Mònica Planas, toda esta escena es una muestra de la maternidad subrogada como un acto sagrado. Se separa el sexo bíblico de la sexualidad. Aquí no hay nada sensual y se muestra la mujer como “un reciente para parir”.

Se mencionó también la idea de cuando las necesidades sociales justifican vulnerar los derechos de las personas. En este caso vemos como el descenso de la natalidad hace que se vulneren los derechos de las mujeres. Hemos visto por ejemplo casos en los que nuestra privacidad se ha visto vulnerada para, supuestamente, protegernos de posibles ataques terroristas. Y en The Handmaid’s Tale se camuflan unos actos deplorables por el bien de la supervivencia humana.

Scrabble – El poder de la palabra

Los regímenes totalitarios suelen controlar muchas veces la escenografía (hablábamos antes de la ceremonia y más adelante de los colores) y también el uso del lenguaje. En Gilead se debe saludar y despedir con “Blessed be the fruit” y “Under His Eye”. También se cambia el nombre de las criadas: Offred (“of Fred”, criada o posesión de Fred), Ofglen, Ofwarren, etc. Asimismo, descubrimos que cuando Ofglen es reemplazada por otra mujer, esta adquiere el mismo nombre ya que sigue perteneciendo al mismo hombre, Glen. Otra demostración de que las criadas son tratadas como objetos. Es tal la restricción, incluso en el lenguaje, que los espectadores disfrutamos cuando June dice “fuck” o “bitches”.

Nolite te bastardes carborundurum bitches - Lema de The Handmaid's Tale

Además las mujeres tienen prohibido leer. No solo las criadas, también las esposas de los altos cargos. Es por eso que la escena de Scrabble tiene tanto significado. No solo por la interacción prohibida entre Offred y el comandante, sino porque por una vez ella puede usar el cerebro, jugar con las palabras. Es importante porque ella deja de ser objeto para ser persona.

Nolite te bastardes carborundorum – El lema

Conectado con el punto anterior, vemos que el poder de las palabras se vivencia también en la frase del capítulo 4 que la protagonista encuentra en el armario: “Nolite te bastardes carborundorum” (algo así como “no dejes que los bastardos te hundan“). Unas palabras que se han vuelto icónicas de la serie, especialmente cuando al final del capítulo Elisabeth Moss mira a cámara y dice “Nolite te bastardes carborundorum, bitches”. De esta forma, se invita al espectador a hacer suya la frase. Es, como bien apuntaba Toni de la Torre, el equivalente al “Winter is coming”. La frase la hemos podido ver en manifestaciones del Día de la Mujer, en tatuajes de varias chicas… La ha cogido el feminismo y la ha convertido en un lema.

Escena Scrabble en The Handmaid's Tale - el poder de la palabra

Las cartas – Una nueva esperanza

Mi nombre es Allison. Tengo 2 hijas. No sé dónde están. Tengo una hermana, Julia, en Londres. Quien sea que reciba esto, por favor no me olvides. Por favor no nos olvides. Somos prisioneras. Ellos nos violan, nos tratan como animales. Debes contarle a la gente lo que está pasando aquí.

También es importante el misterioso paquete que el carnicero le da a la protagonista de parte de Moira. Finalmente, descubrimos en el último capítulo de qué se trata: son cartas que varias mujeres que han sufrido bajo el régimen de Gilead han escrito y enviado de contrabando. Estas cartas tienen un gran valor ya que le dan a Offred una gran esperanza y, de nuevo, es una demostración del poder de la palabra. Las mujeres tienen prohibido escribir, pero ellas, poco a poco, se van rebelando. Tal es la importancia de estas cartas que la protagonista decide confiarle las cartas a Rita, la ama de casa, antes de marchar junto a Nick.

Paquete de The Handmaid's Tale con las cartas de las criadas

Y no podemos olvidarnos del mensaje que June (Offred) consigue enviar en el séptimo episodio a su marido Luke, en Canadá. En este mensaje le escribe “Te quiero muchísimo. Salva a Hannah”.

La vestimenta – Todo tiene un significado

Igual que la máscara de V de Vendetta se convirtió en símbolo del grupo Anonymous, hemos podido ver en marchas a favor de la mujer a diversas activistas llevando la vestimenta roja de las protagonistas.

El vestuario en esta serie está muy cuidado. Para empezar cada personaje viste de un color, según su estrato social o papel dentro de esta nueva sociedad.

  • Los comandantes van de negro: superioridad
  • Las esposas de azul: la Virgen María
  • Las hijas de blanco: pureza
  • Las criadas de rojo: María Magdalena; fertilidad
  • Marthas de verde: no peligrosa
  • Tías de marrón: nazis, militarismo

Como afirma la diseñadora de vestuario, el rojo ya venía predeterminado por el libro pero la elección de la tonalidad fue la que se pareciera más a la menstruación. Vemos como el rojo es la representación de la fertilidad. Pero está claro que el rojo también nos habla de rebelión y es un color que destaca mucho visualmente, contrasta mucho con el blanco y genera mucho impacto el ver a todas las criadas de rojo andando juntas en slow motion. Y por si fuera poco, el rojo fue usado por prisioneros de guerra en la Segunda Guerra Mundial en Canadá porque destacaban entre la nieve.

Los colores de la vestimenta en The Handmaid's Tale tienen un significado

En cuanto a la cofia blanca, entiendo que puede ser un signo de castigo y opresión. Por eso es tan significativo el póster de la segunda temporada con la cofia en llamas. Como cuando antes se quemaban sujetadores, aquí se quema la cofia.

Asimismo, la diseñadora comenta que se inspiró mucho en grupos religiosos y militares, especialmente estos últimos para los trajes de los comandantes, que visten un clásico traje negro por el poder y misticismo que transmite el color.

Anuncios