Reseña: Mr. Robot – Temporada 2

imagen-destacada

Por la naturaleza de la serie es difícil explayarse bien sobre Mr. Robot sin entrar en spoilers, así que si no terminaron de ver la segunda temporada no continúen leyendo.

Mr. Robot fue una de las series más destacadas del 2015, si la primera temporada prometía mucho, la segunda lo lleva aún más allá. Luego del giro en la trama que se dio al final de la primera temporada, en esta segunda tanda de episodios Esmail aprovecha esto para reorganizar la narración y reubicarla sobre un línea (aun más) borrosa entre la realidad y la percepción que Elliot tiene de la misma, alternando entre el punto de vista interno del protagonista y un punto de vista más omnisciente.

En esta temporada se explotan mucho las escenas que son una representación de la lucha entre las personalidades de Elliot, y la historia se retoma tras el colapso producido por el hackeo del final de la primera temporada. Vemos las repercusiones de esto y nos encontramos con la misteriosa desaparición de Tyrell y con un Elliot apartado de Fsociety, mientras que al mismo tiempo Mr. Robot toma el control y le provoca lagunas mentales a Elliot, se va apoderando de él, esto es el centro de esta segunda temporada. Ahora que sabemos que Elliot sufre trastorno de personalidad múltiple y el padre es su contraparte, esto le permite a la serie ampliar el campo de juego y seguir el próximo paso lógico, que es la constante lucha por el control entre 2 personalidades, hasta el punto de que Elliot termina siendo la cabeza de un plan del cual no tiene idea en qué consiste.

robot_s2ep4_elliotrobotchess

Algunas frases que vemos anticipan lo que realmente sucede, como cuando una gran parte del capítulo 6 se ríe de las sitcom, representando cómo Elliot vive en un mundo inocente mientras cosas malas pasan a su alrededor, atrapado desde pequeño en una ilusión creada por su figura paterna como una coraza defensiva. Lo cual toma una dimensión aun más grande cuando descubrimos que todo el tiempo Elliot estuvo en la cárcel y lo que vio era una creación de su mente para evadirse de la realidad carcelaria. Todas estas idas y vueltas, su imposibilidad de distinguir entre la realidad y los inventos de su percepción terminan haciendo que Elliot se cuestione cuándo está en control y termine perdiendo el juicio.

A lo largo de estos 12 nuevos episodios algunos personajes cobran más peso, el Dark army y White Rose se vuelven una amenaza más presente y directa, los personajes femeninos se llevan más protagonismo, como Joanna Wellick, Darlene y Angela, quienes cada una por su lado se muestran cada vez más independientes y alejadas de los personajes a través de los cuales las conocimos. Mientras que al mismo tiempo nuevos personajes entran en juego,  Leon, el compinche de Elliot tras las rejas, Dominique, una agente del FBI solitaria y depresiva a nivel personal pero muy determinada en su vida profesional, y Ray, un hombre que busca una amistad por conveniencia con Elliot y lo acaba involucrando en un mercado ilegal.

El  FBI presiona cada vez más a Fsociety, quienes chantajean a Angela para que los ayude a hackear al FBI y así borrar las evidencias que tienen contra ellos. A pesar de esto la agrupación hacker se dispersa ante el inminente peligro, Mobley y Trenton se exilian dejando a Darlene al frente, quien a pesar de escapar termina siendo acorralada por Dominique que, de alguna manera, logró descifrar la red de personas que componen a Fsociety.

robot_s2_ep7_group

Tras su incansable indagación sobre E Corp, Angela es acorralada y protagoniza una escena que pareciera sacada de una película de David Lynch, donde es evaluada por White Rose, quien la convence/amenaza de que abandone su denuncia contra E Corp, revelandole que su madre y el padre de Elliot murieron por una causa mayor (no religiosa), luego de esto Angela despide a su abogada y aparentemente abandona el caso. Tras la revelación de que Elliot (o mejor dicho Mr. Robot) estuvo planeando de la mano de White Rose y Tyrell un hackeo que destruiría a E Corp, el verdadero Elliot se revela, no desea destruir la empresa si eso conlleva arrebatar vidas inocentes como su plan lo contemplaba. Ante la larga ausencia de Tyrell, la presión de la situación y su imposibilidad de distinguir la realidad de los trucos que le juega su mente, Elliot se decide a acabar con el plan haciendo caso omiso a la amenaza de Tyrell de dispararle, pensando que esta es  solo otra personalidad más en su cabeza. Elliot intenta detener el hackeo pero Tyrell jala del gatillo, no pudiendo permitir que el plan fallara, Elliot sobrevive pero acaba hospitalizado y Angela reconforta a Tyrell por lo sucedido mientras comienzan las repercusiones del nuevo gran hackeo.

En el epilogo de esta temporada vemos que, tras su alejamiento de Fsociety, Mobley y Trenton están conversando sobre su futuro, cuando Leon, el compañero de cárcel de Elliot, se acerca y les pide la hora. Ya que la hora es una característica obsesión de White Rose, quien es aliada de Elliot, quien a su vez fue ayudado en la cárcel por Leon, podemos fácilmente inferir que Leon fue enviado por White Rose para rescatar a los miembros de Fsociety.

Sam Esmail dirige todos los capítulos de esta temporada, algo no muy común en las series y que brinda un resultado más autoral, no hay duda de que la nueva temporada de Mr. Robot tiene una coherencia y unidad notorias, dadas desde la dirección del primer al último capítulo. Continúa con una propuesta en la composición de cuadros bastante inusual, que ya se transformó en una marca de la serie y sobre lo que ya nos extendimos en un análisis, mientras que a la vez se incorporan nuevos elementos, como encuadres más simétricos y otros bastante planos, tomando a los personajes totalmente de perfil. También juega mucho más con el espacio fuera de campo, con los personajes y objetos que forman parte de una escena pero quedan fuera de la vista del espectador, muchas veces utilizando este recurso para generar una incógnita o suspenso.

robot_s2_ep6_familyshot

Lo que más miedo da, es que muchas de las cosas que plantea Mr. Robot no están tan alejadas de la realidad, de hecho Midland City (el sitio de venta ilegal que maneja Ray) tiene bastante reminiscencia estética de lo que fue la página Silk road, probablemente el mercado negro más famoso que existió en la deep web. Además de darle importancia a la introducción de una criptomoneda en el uso habitual de la sociedad como lo es el Bitcoin, una moneda digital que se utiliza incluso en la vida real y ya que es difícil de rastrear resulta ideal (y de hecho se utiliza) para el mercado ilegal. Si bien en nuestro mundo el Bitcoin no es una moneda tan común como en la serie, Mr. Robot plantea lo que puede suceder con la misma: manipulación desmedida, falsear bases de datos para generar más dinero virtual y hasta la creación de un nuevo tipo de criptomoneda introducida por una empresa privada como lo hizo E Corp con su E Coin, todo en pos de desbaratar un poco el sistema económico en función de torcer la balanza a su favor.

Mr. Robot, en esta segunda temporada, aún es una serie que demuestra tener todo, desde detalles como los son los homenajes a Casablanca, Volver al Futuro, Seinfeld, Alf y hasta un cameo del Watch Dogs (casualmente un videojuego sobre hackers), hasta cosas fundamentales como un guion solido, una excelente dirección, una muy buena fotografía, una gran musicalización y actuaciones formidables de parte de todo el elenco, principalmente de Christian Slater y Rami Malek, quien por cierto este año se llevó un merecidísimo Emmy por su complejo papel en la serie.

El guion está tan milimétricamente armado que tiene acabados que van desde algo tan pequeño como el detalle de que Leon no parara de hablar de Seinfeld y que luego nos demos cuenta que esto era porque en la cárcel solo los dejaban ver DVDs de películas y series viejas, hasta la revelación de que durante los primeros 7 episodios de esta temporada todo lo que vimos desde la perspectiva de Elliot era una mera ilusión autoinducida. Estos giros y resignificaciones que propone Mr. Robot la transforman en una serie tan bien estructurada que merece ser vista más de una vez para una total apreciación. Y no contentos con esto, dejan varios pequeños cabos sueltos para desencadenar aun más sorpresas y giros en los futuros episodios, entre los que se incluyen la sugestión de que 2 personajes de la serie podrían ser en realidad una de las múltiples personalidades de otro personaje y más incógnitas que seguro nos seguirán sorprendiendo en los episodios del próximo año que ya esperamos con ansias.

Anuncios