BATMAN VS SUPERMAN: EL AMANECER DE LA JUSTICIA – DOS TÍTULOS, DOS PELÍCULAS

imagen destacada

Alan Moore odia a los superhéroes. O al menos a la versión moderna y aggiornada que la industria  del comic y el cine le imprimen a los superhéroes. Moore dijo en una entrevista que en principio habían sido creados para una audiencia de entre 9 y 13 años pero que ahora son producidos para un público de 20, 30 y hasta 40 años, mayoritariamente masculino. Moore no cree que los superhéroes representen nada bueno y dice que es alarmante ver hordas de adultos yendo a ver la nueva película de los Avengers y disfrutar con conceptos y personajes pensados originalmente para entretener niños de 12 años en los ’50. Lo paradójico es que Moore fue uno de los autores que aportó a esa revolución, una especie de era  “adulta y oscura” de los comics de superhéroes  con su -a esta altura inmortal- Watchmen o La broma asesina -uno de los mejores relatos que se escribieron en estos 70 años de vida ficticia del hombre murcielago- sólo por poner dos ejemplos.

La cita no es gratuita. Alan Moore es uno de los autores más reconocidos en la historia del noveno arte y sus historias son clásicos de culto. Es una voz autorizada, sin dudas. Aunque a veces diga estas pavadas, lo queremos igual al mago barbudo de Northampton, por todo lo que nos supo dar.

Screen-Shot-2015-07-13-at-11.59.35-AM

Un compañero redactor de esta revista hace unos días publicó un texto a propósito de la semana B vs S titulado “El hombre que no amaba a los superhéroes”. En dicha nota argumentaba el por qué –para él- Christopher Nolan reniega el género.  Según su criterio, Nolan, al igual que Moore, no ama a los superhéroes. Reniega de los súper poderes y del género fantástico/súper heroico en general. Al contrario de las franquicias de su eterno rival Marvel Comics que son una fiesta del héroe enfundado en trajes coloridos con tramas divertidas y secuencias payasescas, las películas de DC suelen ser más oscuras, solemnes, con tramas un poco más intrincadas protagonizadas por vengadores de psique torturada. Entonces, el poner a la “sagrada trinidad” –Batman, Superman, Wonder Woman- en una misma película dirigida por Zack Snyder, dejaba abierta la posibilidad para el cambio (palabra tan nefasta en estos días aciagos), dando lugar a una película DC que acepte de lleno el género súper heroico y se acepte como una de ellas. Algo de eso hubo, con altibajos, con luces y sombras, pero sin dudas El amanecer de la justicia está más cerca de los súper poderes, los súper grupos y muestra sin tapujos a los dioses que habitan esa tierra de ficción.

Batman Vs Superman sigue teniendo una buena – y por lo visto inevitable- cuota de oscuridad que la diferencia de la competencia, una oscuridad que se siente tanto desde lo estético -las ciudades de Metropólis y Gotham siempre se muestran de noche o nubladas, es escasa la presencia del sol- como desde la construcción de los personajes, principalmente los héroes protagonistas. Ambos -y acá me veo en la obligación de recalcar el excelente Batman que compuso Ben Affleck, uno de los mejores sino el mejor del cine- tanto Batman como Superman, son personajes con matices, con grises, evolucionan y se modifican. Son héroes y antihéroes al mismo tiempo, no son ni tan buenos ni tan malos, tienen diferentes motivaciones y eso los hace interesantes, a diferencia de, por ejemplo, el joven Alexander Luthor, un villano plano y con motivaciones débiles. Luthor es presentado al espectador como si todo el mundo tuviese la obligación de saber quién es, y aunque su motivación es clara –lo que no la hace coherente o verosímil- falta información para entender mejor esa motivación. ¿Quién es? ¿De dónde viene? ¿Qué busca realmente? ¿Hacia dónde quiere ir? Son preguntas que quedan sin respuesta y empequeñecen al villano de la película. Posiblemente la respuesta esté en otra película (que aun no existe y no se sabe si va a existir algún día), o en algún spin off, o en los comics. Pero eso es otra historia. En estos largos 150 minutos de metraje, lo que tenemos es a dos héroes con matices y un villano chato, un Luthor que se mueve en un registro entre el Joker de Heath Ledger y el Acertijo de Jim Carrey.

BEN AFFLECK (Bruce Wayne/Batman) in film BATMAN vs SUPERMAN: Dawn Of Justice : movie directed by Zack Snyder starring Ben Affleck, Henry Cavill, Amy Adams; Gal Gadot; Jesse Eisenberg; Jared Leto; Action; Adventure; american; Batman; Superman; Gothan City; Batman v Superman : L?Aube de la Justice; 2015 NOTE: this is a PR photo. SUNSETBOX does not claim any Copyright or License in the attached material. Fees charged by SUNSETBOX are for SUNSETBOX's services only, and do not, nor are they intended to, convey to the user any ownership of Copyright or License in the material. By publishing this material, the user expressly agrees to indemnify and to hold SUNSETBOX harmless from any claims, demands, or causes of action arising out of or connected in any way with user's publication of the material

El relato está divido en dos partes más que claras. Por un lado tenemos una primera mitad lenta, explicativa, densa, donde se presenta a los personajes, se planta la trama y muchas veces la escenas se estiran como chicles nuevos. La sensación es que a esta primera parte le sobran quince o veinte minutos. Hubiese sido preferible que en vez de desperdiciar minutos explicando –a esta altura ya podríamos decir sobre explicando- el origen de Batman, hubiese utilizado ese tiempo para profundizar más en la historia del villano de la película.

Por el otro lado hay una segunda mitad –que tiene comienzo a partir de un punto de giro débil, inverosímil- mucho más entretenida, activa, con un ritmo que mantiene expectante y unas preciosas batallas que siempre encuentran a la cámara bien colocada para narrar con claridad lo que sucede entre tantas piñas, batarangs y rayos destructivos.

A pesar de la inclusión de un monstruo deus ex machina, de la inclusión forzadísima de personajes que seguramente van a protagonizar las próximas películas de la franquicia y de algunos plot holes (los cuales podemos discutir más adelante para no arruinarles la película a quien no la haya visto. Aunque pensándolo bien, si ya viste el segundo tráiler no hay spoiler que te pueda sorprender) la segunda parte entretiene y demuestre que Snyder le tiene cariño a los super héroes y cuando se lo propone puede filmar con gracia y hacer bello a este género. No hay manera de que el pochoclero y el comiquero no salgan extasiados después de ver el tercer acto y el clímax de El amanecer de la justicia. Lamentablemente, una película no se pude medir por sus partes, sino por el todo en su conjunto, y ahí es cuando la obra de Snyder pierde varios puntos. El todo se tambalea entre altibajos, entre errores bobos y grandes aciertos, entre el sopor y la acción emocionante.

batman-v-superman-trinity

Sin dudas una de las cosas más interesantes de Batman Vs Superman es haber encontrado a un actor que encarne a BATMAN (así, todo con mayúsculas) de manera superlativa. Hoy podemos decir Batman o Batffleck, y está todo más que bien. Se quejaron de Ledger y la rompío, se quejaron de Affleck y encarnó al mejor Batman. Yo les diría a los haters que se vayan preparando para inclinarse ante Joker Leto.

Ah, no puedo olvidarme de Gal Gadot. La israelí además de ser hermosa, cumple de manera sobrada con las expectativas puestas en un personaje secundario pero importante. Wonder Woman movie, allá vamos.

Anuncios