Manuscritos de Tython, reflexiones sobre Star Wars VI: el renacimiento de un ícono

La plataforma de streaming Disney+ ha estrenado una de las series más esperadas por los seguidores de Star Wars, The Book of Boba Fett, bajo la responsabilidad creativa de Jon Fraveau, Dave Filoni y Robert Rodriguez, ha visto la luz a fines de Diciembre de 2021.

Antes de adentrarnos en el análisis de los dos primeros capítulos debe entenderse que Boba Fett, desde su concepción y a lo largo de estos años, se ha transformado en un ícono cultural casi tan importante como Darth Vader y cuenta con miles de adeptos dentro de las filas de seguidores de la Saga Galáctica.

El documental Under the Helmet: the Legacy of Boba Fett (2021, Bradford Burah/Brian Kwan) estrenado un mes antes que la serie intenta, en sus 21 minutos de duración, dar al espectador novel un pantallazo de cómo fue que un personaje secundario, concebido casi de casualidad, con sólo cuatro líneas de diálogo y poco más de seis minutos en pantalla entre las dos películas en las que aparece, llegó a tener la importancia que tuvo este cazador de recompensas. La idea original de George Lucas era crear un ejército de supertroopers para la secuela de Star Wars; el diseño conceptual estuvo a cargo de la pluma y la imaginación de Joe Johnston y Ralph McQuarrie pero, una vez construida la primera armadura, se toparon con la dura realidad de la falta de presupuesto para crear todo un ejército. Ante este contratiempo, y para no perder lo trabajado, George Lucas tuvo la idea de convertirlo en uno de los cazadores de recompensas que aparecen en The Empire Strikes Back (1980, Irvin Kershner). La presentación ante el público se completó con tres eventos: un dibujo animado hoy conocido como The Story of the faithful Wookie (1978, Jenn de Joux/Elizabeth Savel) que formó parte del Star Wars Holiday Special (1978, Steve Binder/David Acomba), show televisivo de la CBS; un desfile promocional en San Anselmo, Condado de Marín, California, lugar de residencia de George Lucas; y una intensa campaña publicitaria por parte de la empresa fabricante de las figuras de acción, Kenner Products, en la que juntando cuatro pruebas de compra impresas en el reverso de los blíster de los muñecos producidos para la Navidad de 1979 y enviándolas a la casilla postal de la empresa, garantizaban a vuelta de correo una figura gratis de Boba Fett. Todo esto, sumado al misterio que generó el personaje una vez visto en pantalla, hizo el coctel perfecto para que los seguidores de la por entonces naciente Saga, lo elevasen a lo más alto de la cultura popular.

George Lucas nunca pudo entender cómo un personaje concebido con una función absolutamente secundaria caló tanto en el imaginario colectivo, ni por qué la gente pedía saber más sobre él. Star Wars no era la historia de Boba Fett, contar más de este personaje suponía un gran inconveniente, por ese motivo decidió eliminarlo en la siguiente película, Return of the Jedi (1983, Richard Marquand), haciéndolo caer dentro de las fauces del Saarlac, criatura monstruosa del desierto de Tatooine, y creyendo que con esa acción narrativa estaba dándole un punto final al asunto. Pero el público no cedió y continuó pidiendo saber más sobre el personaje. El Universo Expandido, comics, cuentos y novelas, tomó la posta y se encargó de hacer escapar a Boba Fett del vientre del Saarlac y continuar sus aventuras. A propósito de este tema, durante una entrevista para la MTV, en el año 1997, en la que le preguntaron acerca de la popularidad de Fett, Lucas respondió: No sé por qué. Me tiene muy sorprendido. Es un personaje misterioso, provocador. Se parece a todos los personajes poderosos, salvo que termina muriendo. Y después de matarlo, los escritores de libros y comics me dijeron: <No podemos matarlo, debemos traerlo de vuelta, no podemos dejar que muera>. Boba Fett, como ícono cultural, se le había escapado definitivamente de las manos.

Dada la importancia y la solidez que alcanzó el personaje a lo largo de más de doscientos productos narrativos del Universo Expandido, casi todo ingresado en Leyendas desde que Disney compró la franquicia, los responsables de las nuevas series tomaron al cazador de recompensas, luego de los eventos relatados en Return of the Jedi y lo reingresaron al Canon de forma paulatina y progresiva; aplicando la metodología conocida como Star System, que se utiliza cuando se debe incluir en una narración a un personaje interpretado por un actor icónico, este método prepara al espectador para lo que va a venir, generando intriga, curiosidad y ansiedad dándole ganas de continuar viendo los eventos que serán presentados en siguientes entregas. La primera mención ocurre al final del capítulo 5 de la primera temporada de The Mandalorian, titulado The Gunslinger (2019, Dave Filoni) en el que pueden apreciarse unas botas que caminan haciendo un ruido similar al que hace Boba Fett en las películas; la siguiente aparición ocurre en el primer episodio de la segunda temporada de la misma serie, The Marshall (2020, Jon Favreau), en el que, también hacia el final del capítulo, podemos ver de forma breve a Temuera Morrison, el actor que lo interpreta, vestido con las ropas de los moradores de las arenas de Tatooine, los Tusken Raiders; más adelante en el episodio número 14, The Tragedy (2020, Robert Rodriguez) podrá verse a Fett en todo su esplendor, recuperando su armadura y batallando sin piedad contra los stormtroopers remanentes de un Imperio en decadencia y robándole toda la atención al verdadero protagonista. Con breves participaciones hasta terminar la serie, en las escenas postcréditos del último capítulo de la temporada, se anuncia la llegada de The Book of Boba Fett, en una pequeña secuencia en la que el cazarrecompensas asesina y toma el lugar de Bib Fortuna, antiguo mayordomo del lord criminal Jabba the Hutt, que ocupó su puesto luego de que éste fuese eliminado por Leia Organa en la sexta película de la Saga.

La participación de Boba Fett en esta serie es un regalo para los seguidores, aunque el personaje no presenta mucho crecimiento ni características complejas debido a que el protagonismo le corresponde al Mando, se lleva la atención de los espectadores porque los autores muestran todo lo que esperaba verse después de tantos años de pedir su regreso. Su presentación progresiva funciona creando en la mente del espectador preguntas del tipo ¿cómo escapó del Saarlac?, ¿por qué no porta su armadura?, ¿por qué viste ropas tusken?, y prepara el ambiente necesario para dar las respuestas durante los primeros episodios de su propia historia, que es donde verdaderamente podrá apreciarse su evolución.

Los dos primeros capítulos conforman una unidad encargada de reconstruir el mito de Boba Fett; respondiendo las preguntas anteriores y dejando en claro que no se trata del mismo personaje que se había construido a partir del viejo Universo Expandido. Se narra un renacimiento, un resurgir de las profundidades que cambia todo lo conocido, pero con el mayor respeto hacia lo que ya se había creado con anterioridad.

El primer episodio, titulado Strange in a Strange Land (2021, Robert Rodríguez), se trata de una  introducción, en la que prevalece la presentación de situaciones y la acción queda relegada en un segundo plano, lo justo para mostrar la peligrosidad del personaje. Está estructurado en dos líneas temporales que se alternan en dos oportunidades cada una, la primera corresponde al tiempo presente y la segunda, a modo de flashbacks, al pasado; ambas están divididas en dos fragmentos en los que se destaca la importancia de la segunda línea, ya que es en la que se muestran la deconstrucción y la reconstrucción de Boba Fett. El presente revela al protagonista intentando acomodarse como nuevo daimio o señor del crimen de Tatooine, dejando muy en claro que intenta posicionarse a la misma altura en la que estaba Jabba el Hutt; sus supuestos subordinados le recordarán en todo momento y de forma casi despectiva, que es un cazador de recompensas y él deberá aclarar que ya no se dedica más a ese tipo de actividad; la acción está dada por un atentado contra su vida, del que saldrá airoso pero bastante lastimado, secuencia que funciona como antesala para la segunda línea narrativa ya que debe ser llevado con urgencia a recibir atención médica. El pasado, es introducido dentro de la trama cada vez que Boba Fett se recupera dentro del tanque de bacta, sustancia gelatinosa de propiedades curativas, momento en el que se expresan los recuerdos guardados en su inconsciente en forma de sueños.

En el primer fragmento se narra cómo logró escapar del vientre del Saarlac; cuando un personaje realiza esta acción, dentro de la mitología, se simboliza el renacimiento. Herido y agotado, siendo carcomido por los jugos gástricos del monstruo del desierto, Fett descubre entre los tentáculos de su estómago un cadáver de stormtrooper del que toma su suministro de oxígeno, recibiendo de esta manera el soplo de la vida que implica el momento en que se adquiere la existencia; momentos más tarde utilizando el lanzallamas de su muñeca se abre paso hasta la superficie del desierto, lugar en el que caerá sin sentido víctima del agotamiento y las heridas producidas por los ácidos del Saarlac. De forma sencilla, casi sin desestimar lo narrado en el Universo Expandido, los realizadores dan cierre a uno de los momentos más solicitados por los seguidores de la Saga y Boba Fett cumple con la primera parte de su renovación. Más tarde será encontrado por los carroñeros del planeta, los Jawas, quienes le quitan su armadura y lo dejan abandonado a su suerte; de esta manera uno de los individuos más temidos de toda la Galaxia ha sido despojado de su identidad, ahora no es nada más que una víctima anónima del desierto. Para completar su renacer, deberá perder su voluntad; quienes tienen a cargo esta tarea son los Tusken Raiders, que lo encontrarán y lo llevarán a rastras hasta su tribu, donde lo esclavizarán, frustrarán sus intentos de escape y lo golpearán hasta convertirlo en una hoja en blanco. El segundo fragmento abarca los primeros momentos del crecimiento del personaje; conducido por un niño junto a otro esclavo a cosechar melones del desierto, frutos similares a cocos que contienen agua en su interior, deberá enfrentarse a un feroz reptil de seis patas que mata a su compañero e intenta hacer lo mismo con el niño tusken. Boba Fett, valiéndose sólo de la cadena que limita sus movimientos, logra ahorcar al monstruo, manifestándose como portador de una nueva fuerza, ya no depende de la tecnología de su armadura para enfrentarse a los peligros que le depara el destino; pero todavía falta mucho para terminar el crecimiento y, pudiendo escapar de su captor, decide regresar con él a la tribu donde se gana el respeto de sus habitantes y se prepara para su nueva vida.

The Tribes of Tatooine (2022, Steph Green) es el título del segundo episodio que propone mucha más acción que su predecesor capítulo en el que el espectador ha tenido tiempo suficiente para asimilar la nueva existencia de Fett y ya es el momento propicio de mostrar qué es lo que puede hacer. La estructura narrativa es más sencilla puesto que se encuentra dividida en sólo dos fragmentos. El primero introduce el tiempo presente momento en el que el protagonista se entera de quiénes se encuentran detrás de las amenazas que supone querer ocupar el lugar del mayor señor del crimen del planeta; los sobrinos de Jabba el Hutt quieren apropiarse de su herencia. Luego de una escena de tensión en la que la situación termina en una especie de tregua que con seguridad será desarrollada a lo largo de toda la serie, Boba Fett retorna al tanque de bacta y da paso a la segunda parte del capítulo. El pasado regresa mostrando al protagonista recibiendo entrenamiento de batalla tusken. Para completar su crecimiento el personaje debe olvidar todo lo que sabe y aprender la forma de vencer al desierto y sus diferentes peligros. Es entonces cuando aparece un speeder train guiado por el sindicato criminal Pyke y se produce un enfrentamiento que causa la muerte de varios Tusken. Durante la noche, mientras se produce la quema de cadáveres, Fett ve pasar una pandilla de niktos a bordo de sus speeders bikes en dirección a la estación Tosche. Con la promesa de regresar al amanecer y ayudarlos a detener el tren, el personaje se dirige hacia ese lugar, donde ocurrirá la primera demostración de su nueva identidad. Utilizando las artes de lucha tusken aprendidas, el protagonista vence a la pandilla y retorna llevando cinco motocicletas a la tribu. En este momento se invierten los roles, Boba Fett pasa a ser el maestro que les muestra cómo relacionarse con la tecnología, a la vez que continúa recibiendo lecciones de combate. Finalmente el tren hace una nueva aparición y, en una secuencia que es un verdadero homenaje a los westerns clásicos, los moradores de las arenas liderados por el cazarrecompensas se hacen con el vehículo y con todo lo que lleva a bordo; además de obligar al encargado del sindicato Pyke a pagar un tributo cada vez que deseen volver a pasar por las tierras de la tribu. La secuencia siguiente es la más importante de todo el capítulo, en la que Boba Fett realiza, bajo la influencia de un alucinógeno, un viaje místico a través del desierto que marca de forma definitiva su resurgimiento. Por un tiempo indeterminado se internará en el Mar de las Dunas hasta encontrar el árbol sagrado, símbolo en varias mitologías de la unión entre los distintos planos de la existencia. El árbol se encuentra dividido en tres secciones, las raíces que conectan con el inframundo, el tronco que es la parte terrenal y las ramas que marcan la unión con los dioses celestiales. En ese lugar Boba Fett realiza una comunión con la naturaleza y se encuentra a sí mismo, recuperando su identidad y volviendo a recordar los eventos que marcaron su infancia; pero a la vez resurgirá como un nuevo adulto, alguien que ha completado un aprendizaje. Regresará a la tribu llevando una rama que le servirá para fabricar su propio bastón de pelea tusken, más conocido como gaderfii. Una vez terminada la construcción del arma, extensión del guerrero del desierto, será definitivamente aceptado como miembro de la tribu, tomando sus vestimentas y participando de la danza iniciática del fuego.

Boba Fett ha dejado de ser quién era, ha recuperado su pasado, su identidad perdida, pero ha renacido como un hombre nuevo. El ícono cultural se encuentra intacto y listo para continuar contando su historia.


¡Estimadxs amigxs!
Con mucha alegría anunciamos el inicio de la preventa de “Compendium, lo mejor de la Revista 24 Cuadros”, un libro que recopila toda una serie de artículos de lo más diverso de los 14 años de historia de La 24.
Notas temáticas, sobre películas, series y “artesanos”.
Pueden adquirir su edición anticipada en estos links:

👉🏼 https://mpago.la/29vuqmQ
👉🏼 https://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-1116619414-compendium-lo-mejor-de-la-revista-24-cuadros-_J
👉🏼 https://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-1116600197-compendium-lo-mejor-de-la-revista-24-cuadros-_JM

Retiro gratis en CABA y en zona sur y envíos a todos el país a partir del 10 de enero de 2022.