Ash Is Purest White: Esa Mujer

4

En junio de este año llegó a las salas argentinas la última obra del director Jia Zhangke. Estrenada en 2018, Esa mujer o Ash Is Purest White (título que prefiero ampliamente) cuenta la historia de Qiao, una mujer de alrededor de treinta años que es la pareja de un mafioso de poca monta llamado Bin. Este hombre se ocupa de manejar un pequeño casino de apuestas, ilegales por supuesto, y otras actividades que no son muy detalladas. El foco claramente está en la relación entre ellos dos, la cual llega a un parate después de que Qiao se viera obligada a disparar un arma de fuego para salvar a su amado de una emboscada de una banda rival. Siendo vista por mucha gente, es arrestada. A la hora de declarar, reconoce el arma como suya por lo cual la envían a prisión. Diez años después sale libre. Y no habiendo recibido ni una visita de Bin en este tiempo, ella se decide a buscarlo.

La premisa es bastante interesante, pero la ejecución lo es aún más. Hay una gran comprensión en cuanto a la duración de los planos, logrando así un ritmo fluido que nos permite adentrarnos en la escena sin aburrir y aprovechando al máximo cada plano elegido. Esto le agrega bastante intensidad a las escenas más dramáticas de la película. Alcanza una atmósfera de tensión en casi todo el film. Por suerte, el director intercala pequeñas inyecciones de humor a lo largo del relato que nos permite olvidar por unos segundos los varios problemas por los que pasa la protagonista.

maxresdefault (1)

Como mencioné es una película con una muy buena dirección. Algunas decisiones que se pueden apreciar son arrancar un plano siguiendo a un personaje y en el medio de la acción cambiar a otro, lo cual genera una sensación de incertidumbre muy lograda que nos pone en el lugar de Qiao a la hora de encontrar a Bin. También ayuda mucho que esta soledad que siente el personaje esté comunicada a través de la distancia que tiene la protagonista a la cámara en varias secuencias. La vemos perdida en multitudes de gente y ocasionalmente se acerca a la cámara desde un plano muy abierto a uno cerrado, creando unas composiciones hermosas. En general es una película muy estimulante en lo visual. Si bien la luz suele ser justificada, esto solo suma al ambiente realista que propone la película.

Tengo que destacar a Tao Zhao en su interpretación de Qiao. El personaje es muy creíble y relacionable, en gran parte esto se debe a la actuación que nos brinda las actriz. Con un gran manejo en los gestos más pequeños del personaje, desde sus miradas, los tiempos que se toma entre palabra y palabra, y con momentos de gran carga emocional en las que Qiao explota. Un personaje multifacético de lo más real, alguien que tranquilamente podríamos conocer.

partie_1a

Estamos ante una gran película, una película que siempre sabe lo que quiere ser y que lo logra. Véanla.