Entre la razón y la locura: entre miles de palabras

imagen destacada.jpg

En el siglo XIX Inglaterra consolidó su poder colonial y su influencia en todo el mundo. Tres idiomas se disputaron durante la modernidad un lugar de fuerte influencia en el mundo occidental, también llamado “mundo civilizado”, por orden de aparición: el castellano (mal llamado español), el francés y el inglés; el chino y el ruso se mantuvieron en su ámbito geográfico, sin más trascendencia. Para 1850 el idioma inglés comenzó a brillar como lengua de intercambio comercial y ni qué hablar de su posterior influencia bajo el movimiento de expansión de los Estados Unidos.

Entre la razón y la locura (The Professor and the Madman) es una película irlandesa que está basada en la novela The Surgeon of Crownthorne escrita por Simon Winchester. Narra la historia de la compilación y redacción del Diccionario Oxford de la Lengua Inglesa, obra que comenzó a gestarse en 1857.

The-Professor-and-the-Madman-_-Official-Trailer-HD-_-Vertical-Entertainment-0-48-screenshot

El Reino Unido, y por ende la lengua inglesa, estaba en su apogeo. Llegó el momento de ordenar el uso del idioma, su sintaxis y su semántica. Un Comité especial encarga la redacción de un diccionario integral y total, que comprendiera todas las palabras existentes. Una tarea monumental, sobre todo teniendo en cuenta que la lengua sufre cambios constantemente. El trabajo debía realizarse lo más rápido posible. El profesor James Murray estuvo a cargo de la redacción. Sabía que el trabajo les demandaría muchísimo tiempo. Se le ocurrió pedir la colaboración de personas en todo el mundo para que fueran enviando definiciones al Comité. Así fue. Al tiempo descubrieron que uno de sus mayores colaboradores, un hombre que había aportado diez mil definiciones era un internado en un psiquiátrico, autor de un asesinato.

Entre la razón y la locura es un antiguo proyecto de su protagonista, el actor Mel Gibson, quien compró los derechos hace tiempo. Este es el primer largometraje de Farhad Safinia, quien, pese a tratarse de una ópera prima y de un film complicado por la reconstrucción de época, sale bien parado.

El centro de la acción está ocupado por el profesor Murray, encarnado por el propio Mel Gibson y por el médico internado en el psiquiátrico, el Dr. Minor, interpretado por Sean Penn. Dos actores de inmensa experiencia jugando los roles principales, acompañados por Natalie Dormer, en el rol de la viuda del hombre que mató Murray.

Schermata_2019-03-16_alle_18.07.19

Por momentos el guión se torna poco verosímil, sobre todo respecto de la relación de Murray con la viuda del hombre que asesinó.

Es muy interesante la recreación de época, lograda sobre todo por la puesta de luces y la elección de los colores amarronados y grises que predominan en el film.

No se trata de una película de acción o que sostenga un trámite vertiginoso y tal vez su duración (124 minutos) sea un poco excesiva.

Entre la razón y la locura no ofrece ninguna innovación en cuanto a lenguaje cinematográfico, pero es un trabajo prolijo. No está mal, se puede ver, sobre todo si gustan de los diccionarios.

Anuncios