Legion, la joya desapercibida

legion

Podrías estar mirando la nueva serie taquillera del momento, o simplemente ahondando en alguna de las películas ganadoras del Oscar. Hay muchas opciones en el abanico multimedia y la mayoría pueden haber estado pensadas para tu gusto y estilo personales. Sin embargo, en este océano interminable de opciones, existe un muchacho llamado David Haller que escucha voces y puede mover objetos… puede que sepa hacer mucho más que eso, porque en su mente habitan universos indescriptibles, tallados exclusivamente para que desde el momento en que te sientes frente a la pantalla a ver Legion, vivas una experiencia alucinante o, como le dicen en inglés: “mind blowing” (que te hace volar la cabeza) literal y figurativamente.

Empecé a ver Legion sin siquiera saber de qué trataba el personaje. Me considero una persona bastante geek, sin embargo desconocía la historia. La realidad es que me interesaba más por estar relacionada de alguna forma con los X-Men que por cualquier otra cuestión, pero la serie me tomó de sorpresa y me llevó lentamente de la mano por un trayecto lisérgico muy difícil de reproducir con palabras pero que puedo resumir en dos cualidades esenciales: es único y no es para cualquiera. Cuando digo que no es para cualquiera no significa que sea una obra “VIP”, pero sí debo hacer las aclaraciones pertinentes: a las personas que esperan ver una producción llena de piñas, acción y conclusiones sencillas, les puede llegar a caer pesada como torta frita de abuela después de un asado. Si, por el contrario, te cansaste de ver siempre las mismas cosas y querés algo que te deje pensando cada cosa que viste en una sensación de suspenso mezclado con confusión, esta es la serie que necesitás en tu vida.

LEGION_0016

¿De qué se trata Legion?

Intentaré explicar sin spoilear demasiado. Legion es la historia de un joven llamado David Haller, quien se halla en una residencia psiquiátrica. Los motivos por los cuales él está allí no los podemos descubrir hasta pasada la primera mitad de la serie pero empezamos a deducir lentamente que tiene algo parecido a la esquizofrenia, y digo parecido porque nunca podemos tener plena seguridad sobre qué cosas son verdad y qué cosas son mentira en esta historia. Sin embargo, cuando David comienza a interactuar con Sydney, una nueva paciente de la residencia de quien queda inmediatamente prendado, se enfrenta a la posibilidad de que le pasa algo más que solo esquizofrenia y empieza a descubrir sus poderes mutantes, los cuales parecen muy difíciles de controlar pero, en la medida en que David vaya resolviendo sus problemas, se nota que tienen un enorme potencial.

¿De dónde nace esta historia?

La serie está inspirada en un comic de X-Men homónimo de los años 80, escrito por Claremont y Sienkiewicz, con guion adaptado y escrito por Noah Hawley, un guionista conocido especialmente por hacer algunos capítulos de Fargo, The Unusuals y Bones; producida por FX. Tal vez sea este señor al que le debamos los agradecimientos quienes estamos embelesados con el trabajo hecho en esta serie. Lo que podría haber sido simple acción de superhéroes, la entrelazó con un thriller psicológico de ciencia ficción con los tintes precisos para tener sus momentos de terror psicológico. Hawley quiso desafiar el común denominador de las series de superhéroes y hacer algo distinto, entonces se reunió con Simon Kinberg (escritor y director de películas de X-Men) y terminó concluyendo en que no se podía desaprovechar el potencial de Legion para deconstruir un villano y hablar, en el medio, de una historia de amor. Justamente la clave de esta obra de arte reside en el desarrollo de la psicología de sus personajes, que no solo resulta envolvente sino que es fundamental para poder construir la historia que se irá planteando desde el inicio.

Lo cierto es que Legion está completamente despegado del resto del “canon” de los X-Men y esta libertad es la que le permite correr en direcciones inesperadas. Según el propio Hawley: “No es una serie donde siempre terminan enfrentándose a otro villano, es una historia dividida en varios actos”, una declaración importante como un pilar en esta historia, porque de a momentos, sentimos que estamos en el teatro presenciando la mismísima tragedia griega… después de que las musas hayan tomado un poco de LSD, claro.

everything-to-know-about-legion-xmen-show-414e79dc-102c-4c2e-a7a5-edf17edce275

Las actuaciones

Para poder disfrutar de una historia como esta, tan fundamentada en el detalle psicológico, es necesario que sus personajes sean verosímiles y flexibles, un punto que, a mi parecer, cumple más de lo que falla. Principalmente la medalla de honor para Aubrey Plaza, que se come las múltiples facetas que tiene que interpretar, y que de alguna forma pueden resultar seductoras y repulsivas en una sola escena, pero siempre encantadoras. La otra medalla para para Jemaine Clement, quien se incorpora a la serie mucho más tarde, con un personaje tan excéntrico como interesante, brillando en toda escena donde aparece.

La sorpresa, igual, se la gana Dan Stevens, el personaje principal, quien arranca con una actuación promedia pero, como si lo hubiera planeado (yo creo que sí) mejora capítulo a capítulo, fusionándose con el propósito de su personaje y adicionando facetas intrincadas a David. ¿El resultado? Una multiplicidad de colores que es un placer de ver. Y por último, el reconocimiento para Rachel Keller, en el rol de Sydney, quien en principio decepciona bastante con su actuación, pero se nota el esfuerzo y la mejoría conforme va avanzando la trama.

aubrey

Mi única crítica es que recién en la segunda temporada podemos ver cómo la dinámica grupal se vuelve un poco más tridimensional, ya que en la primera etapa de la serie, las relaciones parecen hechas de a parejas, con pocas variaciones realistas en el momento en que se conectan con otros. El único personaje que pareciera desafiar ese límite desde el principio es Ptonomy, aunque parece algo obvio, puesto que su rol es el de interpretar los sueños de sus compañeros.

La fotografía

Este apartado, creo yo, merece el aplauso de pie y se lleva el 50% del mérito de toda la obra. ¿Por qué? Enmarca la historia, genera ambiente, nos describe a los personajes, desarrolla una estética propia y sugiere conceptos psicológicos que interactúan de forma armónica con la actitud y el desarrollo de sus personajes. Dana Gonzales es el director de fotografía que merece ser nombrado por su riquísimo aporte. Mirar Legion es un recorrido por un museo sin época, que se asemeja mucho a una fusión del florecer de la geometría y los colores de los años 70 (acompaña muy bien el vestuario) con el impresionismo de Jean Epstein y toda la magia de la Gestalt. Incluso podríamos decir que ciertos indicios en la trama que parecen ausentes desde el diálogo están presentes en las imágenes que nos dicen más de lo que podríamos creer, pero que es imposible ignorar por su presencia sólida y constante.

La música

Jeff Russo se encargó de este apartado, en sus palabras “intenté que sea un paisaje sonoro de una enfermedad mental”, si bien la música intenta orquestar en mayor medida la relación entre David y Sydney, lo cierto es que podemos pasar rápidamente de las rarezas de Serge Gainsbourg (a veces con coreografía incluida), a los acordes de Pink Floyd para ponerle color a un intercambio de miradas, para terminar en una de las mejores escenas de acción utilizando el Bolero de Ravel para marcar el ritmo de situaciones paralelas. De alguna forma, la música es una especie de bocanada de aire fresco que nos alivia en medio de la tensión que provoca estar frente a tantas cantidades de información desordenada.

everything-to-know-about-legion-xmen-show-414e79dc-102c-4c2e-a7a5-edf17edce275

¿Por qué deberías ver Legion?

En síntesis, Legion es una serie de la que difícilmente vayas a encontrar su igual en otro lado. Es una experiencia audiovisual increíble y la mejor parte, que pocos saben, es que no tenés que saber absolutamente nada del universo Marvel para entenderla… de hecho, ni siquiera deberías tener interés en esto, porque su propósito se encuentra en otro lado: la exploración de una enfermedad psicológica y cómo se podría llegar a manifestar en una persona que debe lidiar con un super poder perjudicial para su estado mental.

Es la trama de Legion que se va tejiendo como una especie de trenza cosida y pretende seguir una línea definida, pero lo cierto es que cuando vamos avanzando en su construcción, encontramos que hay otras tramas escondidas detrás de cada historia, solo que en vez de confundirnos, van reforzando su solidez y nos van dando cada vez más seguridad sobre lo que estamos viendo, algo que empezó como una gran incógnita y termina siendo una seguidilla de sorpresas certeras acompañadas de la reacción más común: “Ahhhh… ¡Ahora entiendo todo!”; no hay que preocuparse por los cabos sueltos, ninguno queda librado al azar y si existen algunos abiertos, siguen por resolverse en la segunda temporada.

Oliver_Bird_(Earth-TRN620)_from_Legion_(TV_series)_Season_1_7

Puede que Legion sea demasiado compleja o aburrida para tu estilo, puede que sus efectos especiales no sean el punto fuerte, pero te propongo que les des una oportunidad a dos o tres capítulos, y por sobre todas las cosas que lo tomes como lo que realmente es: la historia de la psicología de un personaje.

Como mínimo, después de leer esta nota, sabemos que ha habido mucho trabajo esforzado y consciente detrás de esto, así que toda esta gente se merece un rato de nuestra atención; te garantizo que el sabor es muy dulce si logra engancharte… incluso aunque el final no sea lo que esperabas.

Anuncios