The Favourite: Yorgos, mi buen amigo

imagen destacada (4)

Yorgos Lanthimos es uno de los directores más interesantes de los últimos años. Ya desde la soporífera Kinetta (2005) demostraba que sus intenciones apuntaban a un cine que le hacía marca personal al lado más oscuro y vergonzante de la mente humana. En el entramado de sus películas pulula un humor negro que nunca estalla y que debe mirarse con mucha atención, acompañado de argumentos que, tratados de la forma incorrecta, serían risibles. Estas características no quedan afuera de su última película, The Favourite, nominada a 10 premios de la Academia, esa que entrega unas estatuillas y no sé qué más.

Estamos en los principios del siglo XVIII. Inglaterra está en guerra contra Francia. La reina Anne (Olivia Colman) ocupa el trono pero no gobierna, es una figura mentalmente endeble y de salud frágil. Su amiga, Lady Sarah (Rachel Weisz), es quien lleva el mando del reino. Entonces llega Abigail (Emma Stone), mujer de origen noble caída en desgracia, quien se las arregla para entrar a la alcoba real y disputarse junto a Sarah el lugar de favorita de la reina.

emma-stone-la-favorita-lanthimos-1547718087

“Deme el gran angular más gran angular que tenga”, pidió el director, y fue complacido. Al igual que con The Killing of a Sacred Deer (2017), Lanthimos sigue en su línea kubrickiana. Los pasillos del palacio real son interminables, los personajes parecen recorrer distancias kilométricas. Las habitaciones son imponentes y apoteóticas, y los primeros planos desbordan la pantalla. Todo se conjuga en mostrar a una monarca débil en una de las monarquías más poderosas de Europa. También agrega un ojo de pez que deforma rincones, un complemento que invita a advertir la distorsión de la sociedad en la Inglaterra que se busca plasmar.

Pero, a diferencia de sus films anteriores en los que podíamos ver actuaciones medidas, recatadas, con expresiones grandilocuentes o explosiones muy reservadas, una de las características que más destaca en The Favourite es la energía desatada del trío protagonista, siendo tal vez la más apagada (pero no menos excelente) Rachel Weisz. Olivia Colman construye un personaje física y mentalmente enfermo, generando desde repugnancia hasta vergüenza ajena. Emma Stone mantiene un balance temible entre una criada apacible y una aristócrata resentida que busca nuevamente un estatus respetable. En cuanto a Rachel Weisz, huelga decir que está impecable y maneja los tiempos de una dama ambiciosa con maestría.

the-favourite-TF_03776_rgb

Este es un film distinto de Lanthimos, tal vez porque es la primera vez que no pone la firma en el guion, o por las aspiraciones de llegar a los Oscar. En esta película, quienes llevan el ritmo de la historia son las protagonistas. Podemos hacer hincapié en un vestuario perfecto e impresionante, así como también destacar los decorados que hacen del palacio un lugar único entre la objetividad y la fantasía. Pero lo cierto es que la puesta de cámara o la fotografía no sobrepasan la intensidad de los personajes compuestos por el trío Colman-Weisz-Stone. Por supuesto que no se menosprecia la propuesta artística de Lanthimos, pero en este caso resulta interesante destacar la importancia de las actrices que lo acompañan y lo que estas logran por encima de cuestiones técnicas o estéticas.

Posiblemente, The Favourite sea de las más flojas del director griego, interesándose más por un relato de tono suave que se despegue de las tragedias desesperadas que tan bien ha sabido contar. Sin embargo, no deja de ser de las más destacables dentro de las nominadas a mejor película en estos Oscar 2019.

Anuncios