Reseña: La favorita

imagen destacada (1).jpg

Estamos a mitad de febrero, lo que significa una sola cosa: temporada de premios.

Me di el lujo de ver casi todas las nominadas pero hubo una que es un diamante en bruto. Con diez nominaciones a los premios de La Academia, entre los que se destacan Mejor Película, Mejor Guion Original, Mejor Actriz y Mejor Actriz de Reparto, La favorita (The Favourite, 2018) está escrita por Deborah Davis y Tony McNamara y dirigida por el griego Yorgos Lanthimos (El sacrificio del ciervo sagrado, 2017). Aparte cuenta con un reparto excepcional que incluye a Olivia Colman, Rachel Weisz, Emma Stone y Nicholas Hoult, entre otros.

A principios del siglo XVIII, Inglaterra está en guerra contra Francia. La Reina Anne (Olivia Colman) ocupa el trono, mientras que su amiga Lady Sarah (Rachel Weisz) prácticamente gobierna en su lugar, debido al precario estado de salud y la inestabilidad mental de la monarca. Hasta que Abigail (Emma Stone), prima lejana de Sarah, llega al palacio en búsqueda de trabajo y con su carisma logra ir escalando puestos. Como la política ocupa gran parte del tiempo de Sarah, Abigail empieza a acompañar con más frecuencia a la reina, lo que pone en jaque la confianza de Sarah en Abby.

Screen-Shot-2018-07-09-at-8.45.48-AM-1

La historia en la que se basaron para La favorita es real hasta cierto punto, según explicó el mismo director; no tuvo ningún interés en ser fiel a la realidad ni lograr una reproducción de los acontecimientos de hace tantos años. Pero sí hay que reconocerle que a cada una de las protagonistas le queda como anillo al dedo el papel, especialmente a Olivia Colman.

Ana de Inglaterra fue la última Estuardo que ocupó el trono. Además se convirtió en la primera reina de Gran Bretaña y durante su mandato se firmó la unión de Inglaterra y Escocia en Gran Bretaña. Como se cuenta en la película, estuvo embarazada en 17 ocasiones, pero solo cinco nacieron con vida y el más longevo pasó raspando los 11 años. Cada vez que perdía un bebé se compraba un conejo como forma de apaciguar el dolor por la pérdida.

THE FAVOURITE

Colman no solo brilla en su papel como la inestable reina Ana, sino que también le transmite al espectador un alto grado de (in)comodidad durante cada segundo de agonía o placer, depende del momento. Una mujer con tanto poder al alcance pero demasiado vulnerable por su incapacidad física y mental.

Y no se podría destacar a Colman sin hacer mención a sus coprotagonistas en escena. Rachel Weisz compone a una mujer inteligente, culta pero sobre todo firme, dispuesta a todo para mantener el statu quo y gestionar correctamente los asuntos del Estado. Su influencia es casi definitiva sobre la voluntad de la reina pero nunca manipula con mala intención, sino en un afán por protegerla tanto a ella como al Estado.

La performance de Emma Stone es un cocktail de cálculo y ambición. Luego de ser apostada y perdida por su padre en un juego de cartas, ella decide tomar las riendas de la situación y lograr que, de a poco, la reina deposite su confianza en ella como lo hizo con Lady Sarah. Aunque al inicio nos vende una figura simpática e inocente, logra una suerte de “empatía” por parte del espectador, más que nada por verla sufrir bajo los azotes de Lady Sarah, pero ni bien Abby logra alcanzar una posición de privilegio y hacerse amigos en la corte, da rienda suelta a su verdadera intención desde que la tiraron del carruaje al inicio de la película.

the-favourite-movie-screencaps-images-rachel-weisz-1

Al no estar relacionada con el trabajo de Lanthimos, no puedo comparar La favorita con sus anteriores obras, pero lo que sí puedo decir es que logra un ambiente barroco con la cuota justa y necesaria de incomodidad. Ha creado un film estéticamente precioso sin caer en la trampa de historia=vestidos horrendos.

Utiliza el palacio real como una especie de tablero donde nadie es bueno ni malo, todos son jugadores que aspiran a ganar de acuerdo con sus intereses, por supuesto.

Es así que el director nos brinda un último plano visualmente espectacular con planos superpuestos de las tres protagonistas, quebradas en lo emocional, recordando que por mucho que hayan cambiado las cosas, el papel que cada una desempeña es el mismo.

Anuncios