Berlinale: Quinta tanda de reseñas

berlinale

Varda par Àgnes (Dir. Agnès Varda)

Varda par Àgnes es una película que se presenta en la sección COMPETICIÓN pero que está FUERA DE COMPETENCIA, vaya ironía, pero es una buena noticia para las producciones que si se presentan a competir.

Agnès Varda es belga, nació en 1928 pero se crió en el sur de Francia. Estudió literatura, psicología, historia del arte y filosofía en la Sorbona y la École du Louvre en París, se formó como fotógrafa. Es una Cineasta autodidacta. Su primer largo metraje fue La Pointe Courte, se estrenó en los 50’. Es una de las impulsoras de la nouvelle vague.

Varda par Àgnes es una lección de cine, por lo menos desde la óptica de esta realizadora. Sentada en su “sillón director” en el escenario de un teatro, Varda para mostrando una retrospectiva de su cine a público muy atento. No es un raconto biográfico, no. Es una puesta en escena de su propuesta técnica, estética y filosófica. “Inspiración, creación y compartir o repartir”. Con estas palabras Varda define el secreto de su arte. Los ejemplos se suceden en la voz de la protagonista y en las escenas de sus films que se proyectan en la pantalla.

WhatsApp Image 2019-02-15 at 05.14.33

Ágnes Varda tiene 90 años y una energía envidiable. Su conferencia de prensa fue otra gran lección de cine y de vida.

Independientemente de la visión que cada profesional tenga acerca del arte, ningún cineasta debería perderse esta cita con Ágnes.

 

Repertoire de villes disparues (Dir. Denis Côté)

Un joven muere en accidente de automóvil en un lugar de Quebec, la zona francesa del Cánadá. Él vivía en un pequeño pueblo de no más de 100 habitantes. Nadie habla del accidente y menos aún de los detalles del mismo. El gobierno del pueblito está en manos de una mujer que no acepta tratar el tema, ni siquiera ayuda psicológica para los padres. El paisaje es invernal, blanco, frío, helado. Van sucediéndose extraños acontecimientos, inexplicables. En la niebla que envuelve al pueblo van apareciendo sombras, figuras. El pasado se hace presente.

Repertoire de villes disparues es una película fantástica filmada en 16 mm, lo que acentúa el carácter irreal. La cámara nunca permanece quieta, pero tampoco refleja el movimiento brusco de una cámara en mano, no, es un movimiento oscilante, apenas perceptible. La realidad tiene una entidad relativa, las verdades apenas se sostienen.

Excelente dirección de Denis Côté y buenas actuaciones de Robert Naylor, Josée Deschênes, Jean-Michel Anctil, Larissa Corriveau y Rémi Goulet. La fotografía de François Messier-Rheault acompaña el clima de la película, que a su vez es acompañada por el clima polar de tormentas de nieve y bramidos del viento.

 

Vice (Dir. Adam McKay)

Dick Cheney fue quizás el vice- presidente con más poder en los Estados Unidos.

Es un hombre del interior profundo de la Unión, nació en Nebraska y se crió en Wyoming. Es graduado en Ciencias Políticas y obtuvo un Master en Letras.

En 1964 se casó con su novia de toda la vida, Lynne Ann Vincent, con quien formó una familia, con hijas y nietos.

Comenzó su carrera política a una edad madura. Tenía casi los 30 años cuando se incorporó al gobierno de Richard Nixon. Cuando Ford asumió la presidencia por la renuncia de Nixon por el affaire Watergate, siguió integrando el equipo de gobierno y se incorporó al staff de Donald Rumsfeld, poderoso personaje con el cual siguió ligado por mucho tiempo. Se presume que su influencia en la guerra de Irak fue decisiva.

Por un tiempo abandonó la actividad pública y se dedicó a trabajar para la industria petrolera.

George W. Bush lo llevó como su vicepresidente en 2001, el año del atentado de la Torres Gemelas.

Vice es una película satírica, con un fuerte componente de humor y por momentos tiene situaciones que bordean el grotesco. Todo cruzado por materiales de archivo que muestran los horrores de los ataques a población civil, los castigos de Guantanamo y la tragedia de la guerra.

Christian Bale compone un excelente Dick Cheney, como así también Amy Adams como la influyente Lynne Cheney. Los secundan Steve Carell, como Donald Rumsfeld, Sam Rockwell impagable en el rol de George W. Bush y Tyler Perry (Colin Powell).

Sólida la dirección de Adam McKay

 

La paranza dei bambini (Dir. Claudio Giovannesi)

Se llama pirañas a un grupo de peces, pequeños y muy voraces y que atacan en cardumen.

La paranza dei bambini es una película que trata de pirañas, de un grupo de niños- adolescentes que casi jugando, ingresan en una espiral de violencia en la que todo lo devoran. Está basada en la novela del mismo nombre escrita por Roberto Saviano, co- guionista del film, dirigido por Claudio Giovannesi.

La acción tiene su foco en el barrio histórico de Nápoles, en unas pocas manzanas, donde no hay otra cosa que pobreza y promiscuidad, mucha promiscuidad, La gente vive en edificios que bien podríamos llamar conventillos. Todo está a la vista y, a vez, todo es oculto y clandestino.

Las pandillas pelean entre sí por el poder de una zona donde hacer sus “negocios” y en esa lucha todo vale. En general, las pandillas de niños son el vértice de un poder muchos más importante. En el caso de La paranza dei bambini, Nicola, el jefe de la pandilla, comprende que para tener el poder debe hacérselo liquidando a los jefes mayores. La historia estaría basada en hechos que sucedieron en la realidad y sería el único caso en que niños- adolescentes se hicieron con el poder. Las armas juegan un papel interesante en la trama, son como un tótem para estos chicos que quedan fascinados por ellas, más que como elemento de guerra como

por su representación simbólica. La pandilla se mueve como una tribu urbana y las armas asemejan al ídolo que los aglutina. Se exponen a morir creyendo haber vivido mucho y tienen 15 años, con inocencia e inconciencia.

Los actores no son profesionales pero lucen como tales. Son habitantes del Nápoles profundo. El film está íntegramente hablado en dialecto napolitano, pero no importa el idioma, las escenas hablan por sí solas.

Anuncios