Reseña: You

imagen destacada (1)

La nueva serie polémica (¿?) de Netflix comete la atrocidad desesperante de ser adictiva. No es algo por completo anormal. Ya ha sucedido antes con otros shows igual de mediocres. Pero debe ser el primero en la historia que sin querer queriendo busca que el espectador empatice con un criminal tan horrendo.

1.

O no. Porque nos pasa siempre. Con Stringer Bell, con Tony Soprano, con Dexter, con Hannibal, con Vic Mackey. Todos ellos, protagonistas o no, eran seres del mal, y todos ellos lograban llegar al corazón de nos, los impíos. Joe Goldberg (Penn Badgley haciendo algo similar a Gossip Girl y más hijo de Mark Ruffalo que nunca) no está en esa liga. Es un simple vendedor de libros que guarda un secreto. Es un psicópata que se obsesiona con sus parejas o potenciales romances. En este caso, la insufrible Beck (Elizabeth Lail), una aspirante a escritora que también guarda algún secreto oscuro, aunque no tantos como los de su reciente pareja. El staff lo completan Paco, un vecino de 10 años con un padrastro golpeador, y las amigas de Beck, entre las cuales destaca Peach Salinger (Shay Mitchell, de Pretty Little Liars), descendiente del escritor y 100% sorete. Es aquí donde juega eso de la empatía con el ser horrendo que es Joe, y que el mismo actor tuvo que salir a decir en entrevistas “NO ROMANTICEN A MI PERSONAJE”. Joe Goldberg es el psicópata obsesivo que persigue a Beck y asesina a rivales, y es el buen amigo de Paco, a quien ayuda con un padrastro abusón. Y la tal Peach es tan mala, y la tal Beck tan tibia, tan mentirosa y tan exasperante en su ceguera que Joe suena casi agradable.

15455599052630

2.

Por supuesto, no lo es. Es un asesino (el término que uso no es inocente pero mas allá es spoiler). Un stalker. Un abusador. El relato elige qué contar, qué mostrar y cómo mostrarlo. Joe, con voz en off omnipresente, es gracioso, falible, autoindulgente. Y aparte tiene el look de Penn Badgley. Mi mujer me dice: “¿sería igual la serie si fuera un gordo feo como vos?”. Pues no. Sería un capítulo largo de Law & Order SVU. Eso, igualmente, no es responsabilidad de la serie, sino de uno y la sociedad. El prejuicio no es prerrogativa de Berlanti. Sí, produce Berlanti, así que ya saben qué esperar.

Beck conoce a Joe cuando va a comprar un libro y él queda automáticamente prendado de ella. Y el morbo de su obsesión se dispara al punto de eliminar a su novio Benji que, no por casualidad, también es una porquería de persona. Casi nos gusta verlo morir. Casi.

you-netflix-joe-1-1547468268

3.

Los capítulos vuelan. Son entretenidos, Joe es encantador y por escasos momentos hasta parece bueno. Claro que no lo es. E importa, porque en este 2019, los Joe Goldberg son los principales promotores de venta de los botones antipánico. La búsqueda de empatía con estos engendros termina siendo una naturalización, hecho que estaba igual de mal con Hannibal, pero al menos este era infalible donde Joe es un perejil que encima se equivoca cada veinte pasos, lo cual termina indicando que eso también habla bastante mal de los que logran empatizar con él.

1547050860-you-lifetime-e1535377917634

Conclusión

You no es un buen show. No leí el libro del cual proviene pero, según supe, Joe es aún peor en la versión escrita, y eso ya es una proeza. Entiendo que hay una perversión muy grande cuando el creador decide que el malo es el protagonista, porque necesariamente tiene que lograr que conectemos con él para generar el vínculo, el interés. Lo logra a través del look de Badgley y de su carisma y de la voz en off, donde Joe es carismático, inteligente y frontal (por momentos).

No creo que los asesinos sean así. No creo que nadie lo crea. Y ahí está la perversión a la cual no hay que ceder.

Anuncios