Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald. Crucio a todo el fandom

imagen destacad323a

J.K. Rowling es responsable de una de las sagas literarias más exitosas de toda la historia. Y si bien sus adaptaciones cinematográficas tienen críticas variadas, en general, el imaginario popular sitúa la saga de Harry Potter como una historia sólida, construida sobre un interesantísimo y bien cimentado universo fantástico.

Dicho esto, ver el resultado de lo que hasta ahora dejaron las dos primeras partes de esta nueva saga me apena un poco, sobre todo por lo expuesta que queda Rowling al ser la guionista en solitario de esta historia.

La segunda parte de Animales fantásticos profundiza errores groseros que se arrastran desde la primera entrega e inaugura varios otros que van desde plot holes hasta desconocimientos realmente llamativos del propio universo que la autora se propone contar.

rev_1_FB2_00589r_High_Res_JPEG.0

Para empezar el principal problema no solo de esta segunda película, sino de lo que va de la saga: el protagonista. Y quiero hacer énfasis en el uso de la palabra protagonista. Newt es un personaje ingenioso, tierno y, si se quiere, hasta muy profundo. Su gran problema es que está mal ubicado en la distribución de roles de esta historia. Un personaje que no muestra grandes cambios en su personalidad y con acciones bastante prescindibles para el desarrollo de tramas importantes no puede estar focalizado como protagonista de un film con las características de Animales fantásticos. Es acá donde Rowling muestra una inexperiencia bastante fuerte del formato cinematográfico, al menos a la hora de encarar la escritura de un guion. Ella tiene una gran capacidad para crear personajes matizados y, quizás, en una pieza literaria planteada de un modo adecuado, sea más fácil ver a un Newt protagonista. Acá no lo es.

Y como si eso fuera poco, la película desborda de tramas secundarias. El orden y el desarrollo de los actos son tan dispares y caóticos que en ningún momento podemos empatizar con los personajes y sus decisiones. Mucho menos podemos entenderlos del todo.

Newt no acciona y está oculto en montones de tramas secundarias. ¿Se puede opacar aún más a un personaje? Sí, se puede. Solo tenés que traer a colación a Dumbledore, uno de los personajes más fuertes de tu saga más exitosa, le creás no solo una trama de superación, sino un trasfondo amoroso homosexual (de una homosexualidad con la que todo el fandom especulaba y esperaba que se explicitara en algún relato oficial de Rowling) y listo. A esta altura, ya prácticamente nos olvidamos de que el apellido de Newt era Scamander.

DI5jY3YGDUmontRpD0d1FQ

La inclusión de este enfrentamiento entre Dumbledore y Grindelwald hace que los espectadores busquen polarizar ahí. Y ese, quizás, es el principal error de toda esta historia: los paradigmas entre la primera película y esta segunda no solo no coexisten, sino que se chocan. En la uno, Newt como protagonista era un problema pero el tono y la trama de búsqueda de los animales fantásticos tenían un poco más de presencia. A esta película directamente le sobra la primera parte del título. Los animales fantásticos no le interesan a nadie, a excepción de Newt.

Pero el desconocimiento de Rowling por el formato cinematográfico no solo logró despedazar a su ya maltrecho protagonista, sino que descuidó el universo de un modo tal que hasta puso en crisis la verosimilitud de la saga original de Harry Potter, que estaba sana y salva hasta el momento. Groseros errores temporales inventaron plot holes en una historia ya cerrada, algo que puso de muy mal humor a más de un fan. Y no fueron uno o dos descuidos, fueron muchos.

5bc5b873219a484b8160fefc4caeb764_5ff898ae8f0446d8a136126bf79c0a9f_header

Algunas puertas que Rowling deja abiertas son interesantes, lo cual me hace pensar que, si quizás esta saga se planteara con un enfoque distinto y en un formato como el de las series, la idea podría caminar mejor sin ser un despelote de tramas confusas.

Ojala algún día los potterhead puedan seguir ampliando el mundo de sus fantasías favoritas sin tantos dolores de cabeza. Por el momento, la responsable de su existencia no lo está haciendo posible.

Anuncios