Duro, frío, seco. Sobre La forêt

imagen destacada3

Voy a seguir con esta bella costumbre de escribir reseñas de policiales que no leerá casi nadie, porque me asumo seguidor del género. A rajatabla. Los miro todos. Al menos un capítulo.

La forêt, o El bosque, pertenece a la tradición policial denominada por mí misma como “Policial del Jefe Nuevo”. Veamos. Tengo clasificaciones varias para los policiales que no son canónicas ni mucho menos. No los divido en procedurales, de detectives, negro o hard boiled. Lo mío es, si se quiere, más sencillito. Si tuviera que poner algunas de mis categorías a julio de 2018, les diría que estas son:

  • De jefe nuevo (La Forêt / Hinterland)
  • De genio incomprendido y trasladado (Sorjonen / Broadchurch / True Detective 1 / Trapped / The Fall).
  • Del retorno al pueblo (La trêve / Sharp Objects / Top of The Lake / Justified).
  • De asesino que retorna (Happy Valley / Glacé).
  • De bardo en la taquería (Luther / Line of Duty / Prime Suspect 1).
  • De mal condenado (La Mantis / The Killing / The Night Of).
  • De mente engañosa (River / Marcella / Hannibal).

la-foret

En esta categorización, el Jefe Nuevo puede compartir características de “genio incomprendido” o de “retorno al pueblo”. En La forêt esto no pasa. El jefe trasladado es el comandante Gaspard Decker (Samuel Labarthe). Se nos dan las pistas justas de su pasado. Mínimas. Sabemos, con el transcurso de la serie, que es duro y frío como el bosque mismo. No sonríe Don Gaspard. No es un genio. No tiene ni puta de idea del pueblo en el que asumió la conducción de la Gendarmerie, llamado Montfaucon. Tiene una hija. Se peina para atrás. Pero, sin dudas, sabe que es Jefe y sabe, además, cómo ser Jefe. Que no es lo mismo.

Montfaucon es un pueblo junto al bosque de Ardennes, en Francia. Es la Francia alejada de las grandes ciudades. Como en Dark, tenemos un grupo de adolescentes hastiados. Su profesora, Eve Mendel (Alexia Barlier), sospecha que algo va mal. Y lo confirma cuando tres de sus estudiantes desaparecen.

Una de ellas es la hija de la teniente y segunda al mando de la Gendarmerie, Virginie Musso (Suzanne Clément). Menudo quilombo se compró el comandante Gaspard. La dualidad aquí está entre el profesionalismo cuasi frío de Gaspard, que francamente es un cirujano, y la visceralidad y afectación emocional de Virginie, que obviamente se encuentra desbordada por la situación.

la-foret-faut-il-regarder-la-mini-serie-de-france-3

La aseveración pueblo chico / infierno grande se cumple a medias. El pueblo tiene sus quilombos, pero prevalece cierto orden. Incluso para el asunto casi inverosímil de analizar el ADN de los cientos de sospechosos, que básicamente son todos los pobladores hombres de Montfaucon y los pueblos contiguos.

El relato transcurre por los lugares típicos, salvo por el personaje de la profesora Mendel, que misteriosamente es una “niña del bosque”, que ve lobos blancos (?) y, por ello, le gustan las relaciones efímeras (¿?).

Un policial estándar, entretenido, que pretende despintar del color idílico a los pueblitos europeos, para ahondar en un presente horroroso en el que distintos tipos de abuso son moneda corriente. Pero, el policial siempre es un pero, el orden se restablece, y algunos culpables tendrán su castigo. Aun cuando el investigador tenga menos onda que una línea recta.

Anuncios