L’amore con te: Un discreto ensayo sobre la ceguera

imagen destacada2.jpg

Silvio Soldini es un experimentado realizador. Lleva estrenados varios cortometrajes, numerosos documentales y unos cuantos largometrajes, entre ellos, el recordado Pane e tulipani (2000). L´amore con te es su décima película y llega a la Argentina luego de haber participado en la Bienal de Venecia de 2017. En realidad, el título con que se exhibe aquí no solo no es traducción de su original, sino que ni siquiera es una traducción: es un nuevo bautismo en el idioma original. El film se titula Il colore nascosto delle cose, lo que traducido significa “El color oculto de las cosas”. En fin, cuestiones de marketing.

En 2013, Soldini rodó el documental Per altri occhi – Avventure quotidiane di un manipolo di ciechi, en el que trabajó con historias de vida de personas ciegas y sus esfuerzos para superar los obstáculos que se les presentaban en sus actividades diarias. Este corto generó en él la idea de la película.

il-colore-nascosto-delle-cose-1511427070.jpeg

Teo es un exitoso publicista. Un hombre sin mayores preocupaciones ni responsabilidades, salvo las de su trabajo. Rehúye todo tipo de compromisos personales y no sostiene más que relaciones superficiales, ya sea con su novia, su amante o su amigo. Una vieja cuestión de familia lo mantiene alejado de su madre y sus hermanos. Teo es todo un producto de la postmodernidad. El trabajo y el entretenimiento están por sobre toda relación afectiva.

Emma es una osteópata que en la adolescencia quedó ciega. La curiosidad y el desafío impulsan a Teo a acercarse a Emma. Vaya paradoja: el publicista que trabaja con imágenes entabla una relación sentimental con una mujer ciega.

L´amore con te es un film que no termina de definir su estética. Por momentos es una película “de amor”, en otros es una comedia dramática. Aborda varios temas al mismo tiempo sin decidir cuál de ellos será el que impulse el conflicto dramático. Las situaciones son absolutamente previsibles y muchas veces cae en obviedades.

 

Adriano Giannini, el hijo de recordado Giancarlo Giannini, interpreta con solvencia a un Teo que va sobrevolando por el mundo moderno. Capítulo aparte merece la excelente actuación de Valeria Golino en el rol de Emma. Su interpretación de la mujer ciega, tanto con respecto a las acciones físicas como a la interioridad del personaje, le aporta un elemento muy interesante al film. Un hallazgo el trabajo de Arianna Scommegna, componiendo un papel secundario, el de Patti, una amiga de Emma.

Si bien Soldini encontró el tono justo para mostrar un aspecto verosímil de la ceguera, la película no deja de ser una historia romántica bien contada pero carente de sorpresa. Tal vez esta sea la explicación para el cambio de título para la exhibición en Argentina: mientras el director resaltó la cuestión de la ceguera pero no la profundizó, el distribuidor “vio” nada más que una comedia rosa.

La música y la dirección de fotografía acompañan la propuesta con discreción.

Anuncios