Counterpart: la serie de ciencia ficción con espías que deberías estar viendo

Counterpart serie de ciencia ficción y espías

¿Qué pasaría si metemos tramas de ciencia ficción como Fringe con los espías de The Americans? Que nos sale Counterpart, la que sin duda es la mejor serie de lo que va del año.

Howard Silk ha estado trabajando durante 30 años en una agencia secreta de las Naciones Unidades en Berlín. En verdad él está en uno de los puestos más bajos y no sabe a qué se dedican realmente. Hasta que un día descubre que donde trabajan es una puerta a un mundo paralelo creado por accidente en la Alemania del Este de 1987. Y es entonces cuando conoce al Howard del otro lado y cuando su vida cambiará para siempre.

Lo que resulta interesante, en comparación con otras obras sobre mundos paralelos, es que en verdad siempre ha habido un mundo exactamente igual hasta 1987, cuando este se dividió en dos, y poco a poco las diferencias entre ambas realidades se fueron haciendo cada vez mayores. Un mundo es muy avanzado en algo, otro en otra cosa. En uno el pescado sabe mejor, en el otro la verdura. Incluso, la religión y los comportamientos sociales no son del todo iguales. Pero sobre todo la tecnología y el uso de los recursos naturales son muy diferentes en algunos aspectos. Es por eso que el intercambio de información es de vital importancia y se canjea como si fuera oro. Y es por eso también que hay que vigilar con los espías, pues esto es como la lucha tecnológica que hubo hace unas décadas entre la URSS y Estados Unidos.

Serie Counterpart - el actor JK Simmons interpreta a dos personajes

Nos encontramos con muchos procedimientos gubernamentales, burocracia y diplomacia. Se necesitan visados para poder visitar el otro lado, hay una embajada, controles en la frontera, reuniones entre altos cargos para negociar intercambio de información, etc. Todo esto evidentemente dentro del más puro secretismo porque la mayoría de la población no conoce de la existencia del otro mundo, de que hay un Alpha Earth (nuestra Tierra) y un Prime Earth (la copia que se creó hace 30 años).

Y por otro lado, tenemos la parte ideológica. La puerta entre mundos genera mucho debate entre los pocos afortunados que saben de su existencia. Algunos están en contra de la comunicación entre mundos y quieren poner un muro. Sin duda un guiño más al muro de Berlín, que aunque no se menciona en la serie, entendemos que su caída se produjo como la conocemos todos hoy en día, en 1989, poco después de la creación de la puerta entre mundos paralelos.

Pero uno de los aspectos más interesantes de Counterpart es cómo nos hace reflexionar con algo que seguramente todos nos hemos preguntado alguna vez: ¿Si hubiera tomado alguna decisión diferente en el pasado, ahora sería más feliz o más exitoso? ¿Y si hubiera elegido estudiar otra cosa? ¿Y si hubiera sido más ambicioso en mi trabajo? ¿Y si no hubiera roto con mi pareja? Viendo tu otro Yo te hace reflexionar sobre tus aciertos, tus errores, qué te hace ser como eres… Si hay un punto de inflexión, un único momento, que hace que cambie tu futuro por completo. Te hace preguntarte también sobre el destino y cuánto podemos elegir sobre nuestro futuro. O incluso nos habla del miedo a convertirnos en alguien que no queremos ser o la fantasía de querer vivir la vida de otra persona (en este caso, nuestro counterpart, nuestro homólogo del otro lado).

Counterpart serie de espías - actor JK Simmons

Antes de empezar a verla había leído tanto críticas positivas como negativas. Los que estaban en contra argumentaban que la serie era muy lenta y aburrida. Pero la verdad es que, sin ser la típica película de acción hollywoodiense, no me parece para nada aburrida. Al contrario, cada episodio me ha parecido fascinante. Te va enganchando. Incluso puede prescindir de su protagonista y dejarnos con uno de los mejores capítulos de la temporada, el séptimo. También es verdad que los últimos capítulos bajan un poco el nivel, principalmente creo que se debe a la presencia excesiva de Peter Quayle (Harry Lloyd), un personaje con muy poco carisma. Y el final del capítulo 9 es un tanto inverosímil. Pero sin dudas estamos ante una magnífica primera temporada, que te deja con ganas de ver una segunda temporada que ya se empezó a filmar en febrero.

En cuanto a las referencias, la transición entre mundos paralelos me recordó mucho a Fringe. Por cierto, la temática y el uso de personajes idénticos nos recuerdan indudablemente a la serie de J. J. Abrams. Pero en vez de tener una fotografía más clara con gamas de azules, aquí es todo mucho más negro y gris, mucho más oscuro. Y el tono es también menos ligero. Además, no hay capítulos autoconclusivos. Por lo tanto, aunque tengan temáticas en común, siento informar a los fanáticos que no estamos ante la sucesora de Fringe. Al fin y al cabo, más que una serie de ciencia ficción es una serie de espionajes, al estilo de las películas sobre la Guerra Fría. Pero eso no quita que estemos ante una magnífica serie.

Como digo, estamos principalmente ante un juego de espías. Vamos conociendo poco a poco cada mundo y descubriendo las mentiras que esconden los personajes. Para seguir la historia que ha creado Justin Marks (guionista de El libro de la selva), tienes que estar atento a cada detalle, pues la serie se va construyendo poco a poco y las preguntas que te estabas haciendo a lo largo de los capítulos se van resolviendo a medida que avanza. Y es verdad que no inventa nada nuevo, hemos visto películas y sobre todo varias series que tratan temas ya vistos aquí. Pero han sabido mezclar tan bien cada detalle que eso no importa. No es una serie revolucionaria pero tampoco creo que su showrunner tuviera esa intención.

Serie Counterpart - actores Harry Lloyd de Game of Thrones y JK Simmons

Un problema que tuve con el piloto de Altered Carbon fue que complicaron excesivamente la explicación del mundo futurista en el que nos encontrábamos, haciéndonos creer que era más complejo de lo que en verdad resultaba ser. En cambio, en Counterpart te explican de una forma muy sencilla la situación y poco a poco, a lo largo de los capítulos, te van dando pequeños detalles para acabar de tener una idea general. Por lo tanto, no te preocupes, que no es nada difícil de seguir si estás mínimamente atento a lo que sucede en pantalla.

Puede que en el reparto no aparezcan celebrities pero nos encontramos con un más que interesante cast. Para empezar, tenemos a J. K. Simmons como protagonista. De seguro, a muchos les sonará su cara por ser el jefe de Peter Parker en las películas originales de Spiderman, pero se ha hecho verdaderamente un nombre con su participación en la maravillosa Whiplash. Y aquí se luce con una interpretación que hay que ver sí o sí. Si no queda como mínimo nominado a los Emmy, ya he perdido toda fe en los premios.

El Howard de “nuestro mundo” es amable y educado pero también ingenuo y poco ambicioso, trabajando durante 30 años en el mismo puesto. Por el contrario, el otro Howard es un alto rango y destaca por ser calculador, reservado, desconfiado… ¿Pero son realmente tan diferentes? De forma muy sutil, sin necesidad de crear personalidades muy excéntricas, vemos la diferencia entre los dobles personajes interpretados por J. K. Simmons. Desde el principio vemos que son opuestos, pero no solo por el guion sino también por la excelente interpretación del actor. Si lo comparamos por ejemplo con Tatiana Maslany, en Orphan Black, vemos que aquí no necesitan pelucas, acentos extraños, gestos ni gesticulaciones excesivas para diferenciar a cada personaje. Yo soy la primera fan de Maslany y sus múltiples papeles, pero Simmons aquí nos da una demostración de cómo jugar con las pequeñas sutilezas. A lo mejor ya te has cansado de ver a Ewan McGregor (Fargo), James Franco (The Deuce) y demás haciendo doble personajes, pero te aseguro que esta vez vale mucho la pena.

También aparecen Harry Lloyd (Viserys Targaryen, en Game of Thrones), Olivia Williams (Sexto sentido), Stephen Rea (maravilloso en las reivindicables The Shadow Line y The Honourable Woman) o Nazanin Boniadi (Homeland).

Counterpart - personaje de Howard Silk interpretado por el actor JK Simmons

Es importante mencionar que la serie de Starz de momento no tiene fecha de emisión en Argentina pero en España se puede ver a través de HBO.

Y para acabar, también me gustaría apuntar que se habla principalmente inglés pero también algo de alemán. Se agradece que, teniendo en cuenta que la acción se sitúa en Alemania, se hable su idioma oficial. Y no se haga como en muchas producciones americanas en las que vemos latinoamericanos hablando en inglés entre ellos.

Indudablemente, Counterpart tiene elementos de ciencia ficción pero yo la definiría más como una serie de espías. No importa la ciencia detrás de los mundos paralelos, lo que en realidad nos interesa es saber en quién podemos confiar. Conspiración, desconfianza, asesinos a sueldo, extremistas ideológicos y espías. Y de paso, te hace reflexionar sobre qué nos hace ser como somos, sobre nuestra toma de decisiones y nuestro destino.

No se la pueden perder.

Anuncios