Professor Marston and the Wonder Women: al lado de un gran hombre hubo dos grandes mujeres

imagen destacada.jpg

¿Quién hubiera dicho que detrás de La Mujer Maravilla había una historia tan particular? A ver, empecemos desde el principio. El personaje más icónico y feminista de la historia fue creado por el Dr. William Marston y publicado por DC Comics en 1941, pero no la tuvo tan fácil.

El 2017 fue un gran año para el personaje de Diana Prince, Wonder Woman (2017), dirigida por Patty Jenkins y protagonizada por Gal Gadot, rompió todo tipo de récords en taquilla mundial. Pero hubo una película más relacionada con el famoso personaje, solo que nuestra Diana no era la protagonista, sino su origen y su creador.

13professormarston-web-superJumbo

Angela Robinson (Herbie a toda marcha, 2005) es la directora y guionista de esta maravilla, valga la redundancia, donde nos mete de lleno en el contexto de la creación de semejante personaje. La historia se planta en 1945 con flashbacks de 1928 en adelante y de una manera bastante fluida, y la trama va más o menos así:

El Dr. William Moulton Marston (Luke Evans), exitoso psicólogo y profesor de la Universidad de Harvard, junto a su esposa Elizabeth (Rebecca Hall) deciden tomar como asistente a una de sus mejores estudiantes, Olive Byrne (Bella Heathcote), para resolver papeleos y ser sujeto de prueba de su invento el detector de mentiras, aunque la decisión fue tomada por Marston porque su esposa no estaba tan convencida y un tanto celosa.

La presencia de la joven incomoda a Elizabeth, quien, por supuesto, teme una posible infidelidad por parte de su esposo, dado que este siente una fuerte atracción por su nueva asistente. Todo, pero absolutamente todo, cambia cuando Marston utiliza el detector de mentiras en Olive y descubre que no es de él de quien Olive se enamoró, si no de su esposa. Luego de varios sucesos acuerdan una relación amorosa entre las tres partes y es todo lo que voy a decir.

maxresdefault

La historia poliamorosa que surge está relatada con delicadeza y no tiene desperdicio. Exacto, la Mujer Maravilla está inspirada en ambas mujeres, quienes inspiraron y animaron a Marston a crear e impulsar el personaje, y la historia detrás merece por completo la pena. En un contexto histórico complicadísimo, la manera en que llevaron a cabo esta particular familia es admirable, porque, por supuesto, la religión y corrientes de opresión no iban a permitir semejante “atrocidad”.

Durante la narración se tocan temas como la ciencia, el sexo, las relaciones matrimoniales y extra matrimoniales, la religión y lo más importante: la liberación femenina.

ZWDQ4NTQZRGSLKYEITGCCRWL3E

Aunque el protagonista es Luke Evans, la película le pertenece total y completamente a Rebecca Hall y Bella Heathcote, ambas tienen las riendas de las casi dos horas de película y cuando están juntas es como si Evans no estuviese. La música acompaña bastante y el vestuario es impecable, la escena donde Heathcote se prueba el outfit más reconocido de la historia es simplemente espectacular.

En tiempos de superhéroes no está de más aprender un poco de la historia de cada uno, porque no todo fue color de rosa y hasta la amazona más poderosa del mundo tuvo sus contratiempos a la hora de ser publicada. La película funciona para entender varios aspectos del icónico personaje, su reparto es perfecto y su dirección de arte también. Creo que merecía un mejor reconocimiento.

Anuncios