Ready Player One: La vida en otro lado

imagen destacada.jpg

¿Por qué (no) ver Ready Player One?

Dirigida por el todopoderoso Spielberg y con dos horas y veinte minutos de duración, Ready Player One es una de las películas más esperadas de la cartelera durante los últimos meses, debido principalmente a su colección inmensa de referencias de la cultura pop, gamer, scifi, entre otras, de los últimos cuarenta años. Los trailers nos vendían una patada a la nostalgia que, sumada al nombre de Spielberg, no podía fallar. A pesar de esto, puedo asegurar que no será jamás una película de culto, ni siquiera un clásico, ni mucho menos.

Sin dudas, se trata de una película con un increíble trabajo visual. En detrimento de esto, contamos con una historia bastante básica y repleta de clichés, que no dice nada que no hayamos visto en miles de películas. Desde el inicio, se siente como un bombardeo exagerado de nostalgia. Viniendo de Spielberg esperaba un poco más.

portada

¿Ready?

La historia de Ready Player One (RPO, a partir de ahora) es bastante simple. James Halliday (Mark Rylance), el creador de un juego/universo/empresa llamado OASIS, muere y como último legado deja un concurso que tiene como objetivo obtener mediante diferentes pruebas tres llaves, las cuales abren la puerta hacia el premio mayor: un easter egg en el juego, que fuera de él significa nada más y nada menos que la presidencia y la totalidad de las acciones de Oasis, valuadas por 1000 millones de dólares.

Así es como, no solo jugadores normales, sino personas y empresas de intereses mayores, entran en el juego y apuestan todo en ganar dicho concurso. Y obviamente, es ahí a donde aparece nuestro antagonista, Nolan Sorrento, dueño de una gran multimillonaria (Innovative Online Industries (IOI), la segunda más grande del mundo, por debajo de OASIS), la cual destinará todos sus esfuerzos, personal y dinero para ganar el juego bajo cualquier estrategia necesaria.

READY PLAYER ONE

Por otro lado, tendremos nuestro pequeño gran héroe de la película, un tal Wade Watts / Parzival (in-game) (Tye Sheridan), un pibe desconocido, pobre, de los suburbios de una pequeña ciudad, pero que a su vez conoce cada uno de los detalles del juego y a su creador; vital a la hora de la competencia por las llaves. Wade claramente no estará solo en su lucha por ganar el juego: los High Five serán su equipo en esta aventura: Art3mis / Samantha (Olivia Cooke), como el cerebro del equipo; Aech / Helen (Lena Waithe), la fuerza, y un par más, bastante más abajo en la escala de importancia, completando al grupo.

Cuando termina la presentación de los personajes y entendemos de qué va la historia, ya sabemos cómo va a terminar. Existe una inmensa falta de sorpresa y todo se desarrolla hiper linealmente, sin grandes plot twist. No existen brillos en dos horas y veinte minutos de historia. Ni una escena memorable. Nada que recordemos en los próximos tres años. Ni siquiera en los próximos tres meses.

Se observan, a su vez, bastantes cambios respecto al libro, tanto en la historia como en el desarrollo de los personajes.

RP11

Luces y colores

Donde sí existen brillos, y muchos, es en la animación. Los efectos y el CGI, el cual termina convirtiéndose en el elemento más importante de la película, son ESPLÉNDIDOS. Sí, con mayúsculas. Spielberg sigue siendo un genio a nivel creativo y de imagen. Todo lo flojo que tiene la película en otros niveles lo gana en imagen, fotografía y efectos. De inicio a fin, es bellísima. Sin dudas, una de las grandes victorias de la película es a nivel estético y visual. Es para ver en el mejor cine posible. En la pantalla más grande que puedas verla, de mejor calidad y con más dimensiones.

La música está bien elegida girando principalmente, de nuevo, en la nostalgia que quiere transmitirse durante toda la película. Más allá de eso, no tiene una gran banda sonora.

READY PLAYER ONE

Game Over

RPO termina promediando una película buena. No genial, ni exquisita, pero se deja mirar bastante bien. No esperen una gran película, pero sí un film divertido que posee los momentos graciosos necesarios (sin excederse a lo requerido, para mantener el plan “serio”), y cuenta con una belleza visual típica del intocable Spielberg. A pesar de todo lo malo que podemos señalarle, la película es en promedio entretenida y claramente fascinará a cualquier niñx o adolescente. Sin dudas es una muy buena opción para lxs peques y para todxs aquellxs nostálgicxs de los 80 y 90.

Anuncios