Ingrid Goes West: cuando la ficción saluda a la realidad

imagen destacada (1).jpg

Matt Spicer es el director de esta comedia negra, protagonizada por Aubrey Plaza y Elizabeth Olsen.

En esta nota quizá se presenten algunos spoilers.

Pero antes debo mencionar el excelente trabajo que realizó Plaza en el papel de Ingrid. Una joven mentalmente desequilibrada que se obsesiona con la idea de una persona e idealiza a cualquiera que se le cruce en el timeline de Instagram.

07-ingrid-goes-west.jpg

La historia va así. Ingrid Thorburn (Aubrey Plaza), en la primera escena de la película, deja bien en claro el nivel de inestabilidad mental al irrumpir en una boda, sin haber sido invitada, y rociar a la novia con gas pimienta. Rápidamente Ingrid es internada en un instituto mental y cuando parece estar recuperada es dada de alta. El espectador observa que Ingrid no está curada del todo y es allí cuando arranca la trama.

Revisando su cuenta de Instagram, se topa con Taylor Sloane (Elizabeth Olsen), una estrella de dicha red social que aparenta una vida perfecta junto a su esposo Ezra (Wyatt Russell). Taylor es una influencer en redes sociales y Ezra es artista, lo que convierte a ambos en una pareja totalmente envidiable a simple vista.

Ingrid decide utilizar la herencia de su madre, abandonar todo y mudarse cerca de su nuevo modelo por seguir, Taylor. Mediante encuentros forzados y supuestas casualidades, Ingrid logra establecer amistad con Taylor y así entrar en su vida. En su plan por tener una amistad con su ídolo, se cruza con Dan Pinto (O’Shea Jackson Jr.), un director de cine frustrado pero demasiado amable, quien le alquila un departamento y con quien más tarde, establecerá una relación amorosa.

ingrid-goes-west-movie-images-elizabeth-olsen-aubrey-plaza.png

Como mencioné antes, la inestabilidad mental se hace presente en todo momento pero también hay algo que sobresale y es la enorme coincidencia que existe entre Ingrid y la mayoría de las personas que se sumergen en cualquier red social que tengan a mano. Salvando las distancias, todos hemos abierto los ojos y lo primero que hicimos fue fijarnos cuántos me gusta tenía la foto que habíamos posteado la noche anterior y el que no lo hizo, que arroje la primera piedra.

Al entrar al mundo de Taylor, Ingrid se da cuenta de que no todo es color de rosa en su vida, pero poco parece importarle, ya que hace lo imposible para estar constantemente a su lado a tal punto que su comportamiento se torna inquietante y algo peligroso.

´La estrategia de Ingrid venía funcionando hasta que el hermano de Sloane, Nicky (Billy Magnussen), aparece en escena y arruina sus planes. Este sospecha de la obsesión para con su hermana y decide investigar para encontrarse con lo peor.

Con momentos inquietantes y con un guion exquisito, la química entre Olsen y Plaza resalta en todas las escenas compartidas en pantalla. Desde mi humilde opinión, no defrauda y tiene un final que a más de uno nos dejó sorprendidos.

Anuncios