Reseña: Jerry Before Seinfeld

imagen destacada (1).jpg

A sus 63 años, Jerry se anima a abrirse y mostrar su intimidad y, por qué no, su corazón. Si bien tiene un aire de nostalgia, el documental es gracioso y entretenido, y no deja de tener el humor que caracteriza a su protagonista.

Jerry Seinfeld es uno de los comediantes más icónicos del stand up norteamericano, quien además trascendió como actor, productor y escritor de Seinfeld, la serie cómica de culto por excelencia. En general, a aquellos que han visto el programa no solo les gusta, sino que la veneran y citan hasta el día de hoy, a pesar de haber finalizado en el 98 (si bien todavía siguen emitiéndola por Sony).

Desde entonces, Jerry Seinfeld ha aparecido en contadas ocasiones en la pantalla, con algún especial, una participación en algún programa y en la voz del personaje principal de la película animada Bee Movie (2007). La fortuna amasada durante los años del show le permitió darse ese lujo.

Este año Jerry volvió a la pantalla a través de Netflix con Jerry Before Seinfeld (Jerry antes de Seinfeld), un documental estrenado hace pocos meses, que lo tiene como protagonista y en el cual relata la historia de su vida antes de que surgiera el colosal show Seinfeld.

screenshot-2017-09-20-111542-1505925614

El documental de una hora intercala relatos de Jerry sobre su infancia, fotos y videos familiares con escenas de su show de stand up, en el famoso club de comedia Comic Strip, que lo vio nacer como artista en Nueva York, a mediados de los 70, cuando ese estilo de humor era una novedad.

Muchos de los actores que se han destacado en las taquilleras películas cómicas comenzaron sus carreras haciendo stand up en el mismo Comic Strip o en el programa de televisión Saturday Night Live. Entre ellos se incluyen artistas como Jim Carrey, Adam Sandler, Eddie Murphy, Amy Shumer, Steve Martin, Will Ferrell, entre otros.

Nos gusten más o menos, todos han tenido un gran éxito en la pantalla grande, interpretando diferentes personajes o haciendo variaciones de un mismo tipo, como en el caso de Adam Sandler, haciendo del anti-héroe clásico. El caso de Jerry Seinfeld es diferente ya que nunca retrató a ningún personaje, sino a sí mismo. Tanto en el show que llevaba su nombre como en otras apariciones en pantalla o escenario (a excepción de Bee Movie), Jerry hacía de un hombre neoyorkino de raíces judías que trabajaba como comediante de stand up. Solo eso. Sin embargo, le bastó para hacer una de las mejores series de todos los tiempos.

Jerry Before Seinfeld tiene valor por varios motivos. En primer lugar, es corto y dinámico. Se toma el tiempo necesario para contar lo que quiere, sin escenas de descarte, destacando lo que al protagonista le interesa mostrar, no solo sobre su historia, sino también sobre el mundo del espectáculo por aquellos tiempos.

En segundo lugar, el programa es cálido, lo cual podría sorprender a aquellos espectadores acostumbrados al humor irónico y cínico de la serie Seinfeld, que era todo lo políticamente incorrecta que podía ser. A sus 63 años, Jerry se anima a abrirse y mostrar su intimidad y, por qué no, su corazón. Si bien tiene un aire de nostalgia, el documental es gracioso y entretenido, y no deja de tener el humor que caracteriza a su protagonista.

Este viejo-nuevo Jerry nos muestra parte de sus trucos, haciéndonos reír como siempre, y decir a carcajadas un “¡tal cual!” cada tanto, como cuando explica los motivos por los cuales hinchar por un equipo de fútbol o de cualquier deporte no tiene ningún sentido, excepto el de alentar por la indumentaria que usan, ya que los jugadores y equipo técnico cambian constantemente y solo permanece la ropa.

Con una estética que busca trasladarnos a los 70, Jerry retoma algunos de sus mejores chistes y nos deja ver su faceta más íntima y cálida, sin dejar de ser gracioso, en un documental con un tiempo y formato que permite disfrutarlo en cualquier momento.

Anuncios