Wind River: un policial con vientos del oeste

imagen destacada (1)

Wind River nos atrapa con una historia policial, para poder transmitirnos un mensaje de denuncia acerca de la pérdida de valores de los que siempre se jactó tener la sociedad norteamericana.

Wind River / Viento salvaje (2017), escrita y dirigida por Taylor Sheridan, conocido por ser el autor de Sicario (2015) y Comanchería (2016), protagonizada por Jeremy Renner (Arrival) y Elizabeth Olsen (Godzilla), es un policial con elementos del western moderno, que relata la historia (basada en un hecho real) sobre la investigación de un crimen cometido en una reserva india de Wyoming, llevada adelante por una novel agente del FBI (Olsen), junto con la ayuda de un experimentado cazador de la zona (Renner).

541148324.jpg

Natalie (Kelsey Asbille), una joven nativo-americana, recorre varios kilómetros en una planicie nevada, durante la noche, descalza. Escapa, huye de algún peligro o amenaza. Finalmente cae rendida y muere. Al día siguiente, Cory, un cazador dedicado a eliminar a los predadores que amenazan al ganado de los pobladores, recorre la planicie en una moto de nieve cuando encuentra el cuerpo de Natalie. Enseguida, la policía local debe recurrir al FBI, el cual está representado en Jane Banner, una (sola) agente, joven e inexperta, proveniente de Las Vegas, que debe investigar este hecho, siempre y cuando el forense pueda caratularlo como un crimen.

La falta de experiencia en la institución y en la zona de la reserva más la falta de personal hacen que Jane pida ayuda al cazador, quien encarna al compañero ideal, no solo por ser baqueano del lugar, sino también por tener un vínculo especial con las familias nativo-americanas de la reserva, así como por haber sufrido una experiencia personal relacionada con lo sucedido.

A partir de este hecho, se irán revelando aquellas miserias y misterios escondidos en esa extraña zona, donde conviven los pueblos originarios con los venidos de afuera a raíz de la explotación del petróleo, con sus propias comunidades y seguridad privada. Por otra parte, se irán develando ciertos enigmas propios de la intimidad de Cory, que explicarán de alguna forma su interés en resolver este caso, además de las características únicas de un pueblo sufriente, encarnadas en la familia de Natalie.

wind-river-movie-elizabeth-olsen-

A pesar de presentarse con apariencia de un policial clásico, en el que hay un agente del FBI y pueblerinos que esconden sus secretos, Wind River, al igual que otras películas posmodernas, no se queda con un género puro, sino que incorpora elementos de otros; en este caso el western, lo que hace que esta investigación vaya por caminos menos recorridos.

Este género está presente desde el momento en que hay un lugar inhóspito, con su propia idiosincrasia, alejado de las normas propias de la ciudad. Como en todo western, aquí la ley del Estado y la ley del Hombre están enfrentadas y puestas en cuestión. Estos elementos también son resignificados y aggiornados por Sheridan, quien ya lo anticipó en Comanchería. Por un lado, la ley de la naturaleza rige por sobre el manual de ciudad. Por otro lado, si antes el nativo y el blanco estaban enfrentados, ahora se encuentran unidos frente al dolor y la pérdida, así como para combatir al nuevo enemigo: la ambición desmedida del capitalismo, representada en las compañías petroleras.

wind-river-4

Wind River logra entusiasmarnos tanto a nivel intelectual, a partir de la investigación de un crimen, como a nivel emocional, a través de la historia de desencanto de estos solitarios hombres, emplazados en una tierra gélida, poco amigable y con nuevos invasores.

Al igual que en Comanchería, Sheridan nos atrapa con un relato policial, para develar la mentira en la construcción de valores pregonados por Estados Unidos. Este tono, sin embargo, no opaca la historia central, la cual es ayudada, además, por muy buenas interpretaciones por parte de los protagonistas.

Anuncios