Reseña: “RAW”

imagen destacada (1).jpg

Hoy me toca comentarles sobre Grave o Crudo como llegó a Latinoamérica. Esta película de origen belga-francés, a cargo de la directora Julia Ducournau, causó estragos en las salas del Festival de Cine de Toronto debido a la gran cantidad de supuestos desmayos que causó entre sus espectadores durante su proyección. Las primeras críticas pusieron el grito en el cielo por la cantidad de escenas “crudas”, valga la redundancia, que contiene la película y de eso voy a hablar a continuación. Si sos una persona impresionable o de estómago sensible, esta peli no es para vos.

Hoy en día abundan las películas de tablas de ouija y muñecas embrujadas, no me malinterpreten, he visto todas y cada una de ellas y debo decir que alguna hasta me gustó. Atrás quedaron los días de ver en pantalla grande miembros arrancados y litros de sangre que brotaba de cualquier lado, quizá con alguna que otra excepción (Train to Busan, 2016), hoy ya no hay de esos filmes, porque el público intenta esquivar el gore, lo bizarro, lo que sabe que ya no le provoca nada más que asco.

RAW_39_rgb.jpg

Grave tiene todo lo que el público esquiva pero de alguna manera logra tenerte pegado a la pantalla, te mantiene interesado durante la hora y media, te provoca asco y a la vez curiosidad.

Con un reparto sin caras conocidas, la protagonista es Garance Marillier en el papel de la joven Justine, una ingresante de primer año de veterinaria que viene de una familia en la que todos son veterinarios y vegetarianos. Justine debe seguir el legado familiar, como sus padres y su hermana Alex (Ella Rumpf) que cursa el segundo año en la universidad. Pero todos sus principios se desmoronan cuando en la bienvenida a los alumnos de primer año es obligada a comer carne cruda, obviamente su primera reacción es negarse pero termina haciéndolo, lo que le provoca una gran alegría en todo su cuerpo.

A medida que la película avanza, toda la concepción de la trama se basa en contraponer extremos y recorrer el camino que lleva de un lado a otro: del veganismo al canibalismo, de la pasividad al interés sexual. Entendemos que Justine se siente atraída por su compañero de cuarto, Adrien (Rabah Naït Oufella), quien aclara ser homosexual desde el principio y que su relación con su hermana mayor no es la mejor. Después de lo sucedido en la bienvenida, la joven decide comer carne por voluntad propia, desde una hamburguesa hasta una pechuga de pollo cruda.

raw_rb.png

Pero lo que al principio parecía ser una historia del despertar sexual y de emociones de una típica adolescente, todo se va al diablo cuando nos damos cuenta de que en realidad la película apunta hacia otra dirección, que es la del canibalismo. La escena más impactante de la película es cuando Alex, en un intento de arreglar la imagen de su hermana, resulta herida con tijeras y pierde un dedo de la mano. Justine entra en shock, llama a la ambulancia pero mientras espera le resulta llamativo el dedo de su hermana. Y sí, se lo termina comiendo cual alita de pollo. En ese momento advertimos que en realidad le gusta la carne humana.

Para aquellos fanáticos del gore y la sangre, Grave no decepciona, está lejos de hacerlo y es una película que no merece pasar desapercibida. No tiene monstruos ni fantasmas pero encuentra la forma simple de asustar a su manera.

Anuncios