Game of Thrones: Resumen de la 7º temporada

Siendo que es un resumen de la 7º temporada, de más está decir que la nota está llena de spoilers. Para evitar ir confusamente yendo y viniendo entre líneas y personajes, vamos a repasar primero qué pasó con los hermanos Stark en Winterfell, luego qué fue de Sam, y por último toda la línea central con Jon, Daenerys y Cersei.

Familia Stark

Al final de la temporada anterior, Arya había decidido abandonar Braavos para asesinar a Cersei y lo último que sabíamos de ella era que en su camino pasó a liquidar a Walder Frey. La séptima temporada abre con lo que en un principio podría pensarse que es un flashback, ya que Walder está vivo, sin embargo resulta que lo que realmente estamos presenciando es la aniquilación de los Frey a manos de Arya, quien se disfrazó de Walder tras matarlo y envenenó a toda su familia. Esta escena es una buena manera de abrir la temporada, con una escena que impacta y empezando a limpiar un poco el terreno de juego eliminando a una de las familias.

En su camino, Arya pasa por el restaurant de Hot Pie, donde se entera que Jon recupero Winterfell y es así que decide reorientar su rumbo hacia su antiguo hogar. Hogar al que antes que ella (y luego de la partida de Jon hacia Dragonstone) llega Bran, quien tiene un insulso reencuentro con Sansa y, por su insensibilidad adoptada tras convertirse en el Cuervo de tres ojos, se despide fríamente de quien le salvo la vida, amenaza a Little Finger y recibe a su hermana recordándole cuando Ramsay la violó. Más adelante, Arya se infiltra en Winterfell, tiene un reencuentro también escaso en emoción con Sansa y le demuestra que sus habilidades están nada menos que a la altura de Lady Bryanne.

Durante esta temporada, se esforzaron por mostrar a Sansa como un personaje que desarrolló un carácter más fuerte pero no tanto su sabiduría, lo cual se combina con un cuestionamiento regular de Arya a Sansa por su falta de mano dura, para acentuar la tensión entre las hermanas. Si bien las jóvenes nunca se llevaron demasiado bien, ya no son las personas que solían ser, discuten gran parte de la temporada y esto se lleva al extremo en una escena donde Arya intimida a su hermana de manera amenazante.

En esta nueva tanda de episodios, Little Finger se dedica a hacer lo que mejor sabe, manipular a Sansa y sembrar cizaña, en este caso con Arya, el punto culmine de esto es cuando intenta terminar de desarmar lo que queda de la familia Stark, pretende que Sansa traicione a Jon y que piense que Arya desea asesinarla para quedare ella con el mando de Winterfell. El juego que hace con Sansa sobre analizar a las personas y asumir lo peor es una manipulación que ya resulta demasiado básica y evidente, tanto que es impropio que un manipulador experto como lo es Little Finger se descuide de esa manera. Baelish estuvo largo tiempo manipulando a Sansa, y de tenerlo tan cerca constantemente, ella aprendió a pensar como él, que si bien es lo que Little Finger quería, le termino saliendo el tiro por la culata.

Sansa le sigue el juego a Little Finger y llama a Arya para ser juzgada, sin embargo los 3 hermanos tienen un plan preparado. Baelish se confió al creer que tenia la situación bajo control, a último momento, Sansa pega un volantazo y los cargos de traición que parecía serian  atribuidos a Arya, recaen sobre Little Finger. Aparentemente, Sansa habló con Bran y este le contó de todas las fechorías de Baelish, quien no teniendo donde esconderse, finalmente encuentra su muerte por palabra de Sansa y a manos de Arya.

Más tarde, tras quedar expuesta la manipulación de Little Finger, las hermanas se reconcilian. Arya felicita a Sansa por finalmente haber decidido tomar el mando incluso si eso significaba ensuciarse las manos, tal como le estuvo reclamando desde que se reencontraron, la amenaza interna de Winterfell fue eliminada y las hermanas Stark aguardan el regreso del Rey del Norte.

 

Sam

Pasando brevemente a la línea de Sam, este se encuentra en la Ciudadela, para descubrir que ser aprendiz de maestre no es tan placentero como se imaginaba. En su estadía allí se cruza con Jorah Mormont y, luego de investigar y experimentar, logra curarle la psoriagrís y este regresa con Daenerys. Pero la función de Sam esta temporada es descubrir y llevar información valiosa para el resto de Westeros, es así que se entera que Dragonstone está construida sobre una montaña de vidriagón, uno de los pocos materiales capaces de matar a los White Walkers. Sam envía la información a Jon, que luego será fundamental para el avance de la historia y vuelve a intentar advertir a los maestres de la llegada de los White Walkers, pero no le dan crédito a su palabra.

Cansado, Sam decide renunciar, pero no sin antes llevarse una última información trascendental. Mientras esta transcribiendo el diario del septón supremo Maynard y refunfuñando porque los maestres se niegan a escucharlo, nos revelan a través de su pareja, que Rhaegar Targaryen secretamente anuló su matrimonio y se casó secretamente con otra mujer.

Sam hace oídos sordos a esta nueva información y se preocupa más por abandonar la ciudadela junto a su familia. Tiempo después, al llegar a Winterfell, se encuentra con Bran y le expresa que su idea de ir allí era ayudar a Jon (aunque nunca queda claro cómo podría hacerlo). Bran le comenta a Sam que deben avisarle a Jon que es hijo bastardo de Rhaegar y Lyanna, es entonces cuando, al enterarse de esto, Sam le comenta a Bran que revisando las memorias del septón supremo encontró que este había casado a Rhaegar y Lyanna. Por lo que se llegan a varias conclusiones: queda claro que, contrario a lo que se pensaba, Rhaegar no raptó ni violó a Lyanna, sino que huyeron juntos, y por tanto, la rebelión de Robert Baratheon a través de la cual tomo el trono, se baso en una mentira. Pero lo más fundamental es que Jon realmente es Aegon Targaryen y es un legítimo heredero al Trono de Hierro, confirmando oficialmente la teoría conocida como R+L=J.

 

Jon, Daenerys y Cersei

Lo ultimo que sabíamos de Daenerys es que partió junto a su ejército y aliados rumbo a Westeros, la madre de dragones decide asentar base en el desolado castillo Targaryen en Dragonstone. La fortaleza había sido tomada por los Baratheon, pero tras su caída, ahora Daenerys puede asentarse allí.

Melisandre, exiliada, va en busca de Daenerys y le comenta de la profecía que augura un rol en la gran guerra tanto para ella y para Jon, Daenerys, al ver la posibilidad de sumarlo como aliado a él y al ejército del norte, manda un cuervo a buscarlo. Tras ser declarado Rey en el Norte al final de la sexta temporada, Jon planea reunir vidriagón y empezar a unir las casas de Westeros para la gran guerra. Cuando llega el cuervo de Daenerys, Jon parte a Dragonstone para pedirle su ayuda en la batalla que se avecina, dejando a Sansa a cargo de Winterfell y desarrollándose toda la línea de los Stark que comentamos anteriormente.

Pasando a los Lannister, desde el primer episodio, Jaime le advierte a su hermana que, tras años de traiciones y alianzas corroídas, no tienen gente a la cual recurrir para combatir a la madre de dragones cuando llegue, su miedo a las fuerzas de Daenerys es evidente, pero Cersei no tiene planes de rendirse y pone manos a la obra para conseguir aliados. Es por eso que invita a Euron Greyjoy a King’s Landing, quien le ofrece su enorme flota a cambio de casarse con la reina para acceder así al Trono de Hierro. Debido a sus antecedentes de traición, lógicamente Cersei no confía en él y es por eso que Euron parte a traerle un regalo especial como muestra de su devoción.

Al llegar a Dragonstone, Jon trata de advertirle a Daenerys sobre los White Walkers, ella no le cree, pero de todas maneras, le dice a Jon (incontables veces a lo largo de la temporada) que si quiere contar con su ejército, debe aceptar a la madre de dragones como su reina. Como no llegan a un acuerdo, Tyrion hace de intermediario y consigue algo de tiempo, logrando que Daenerys acceda a que Jon busque vidriagón en Dragonstone como Sam le había dicho.

Mientras, para empezar a ganar territorio sin arremeter todos juntos contra King’s Landing matando inocentes en el proceso, Tyrion aconseja atacar estratégicamente. Enviar a los Greyjoy, a los ejércitos de Dorne y de la familia Tyrell a sitiar King’s Landing, mientras los Dothraki y los Inmaculados toman Casterly Rock. El plan se pone en marcha, pero en el camino, los ejércitos encargados de sitiar King’s Landing, se ven interceptados por la flota de Euron Greyjoy, que liquida esta parte de las fuerzas que Daenerys, mientras Theon escapa cobardemente abandonando a su hermana en manos de su tío Euron.

Luego de este asalto, los prisioneros son llevados a King’s Landing, entre los rehenes se encuentra Ellaria, la amante de Oberyn. Este es el regalo que Euron fue a buscar y le entrega a la reina para ganarse su confianza. Ella no duda en aprovechar para vengarse por la muerte de Myrcella, y es así como Cersei envenena a la hija de Ellaria tal y como hicieron con la suya, encierra a ambas en la misma celda para que Ellaria vea morir a su hija y que luego de esto ella muera con el paso del tiempo. Si bien podría haber alguna chance de que Ellaria fuera rescatada en el futuro, sobre todo si tenemos en cuenta los tiempos manejados tan libremente que tuvo esta temporada, la actriz ya confirmó que su personaje no reaparecería más en la serie y que efectivamente ya podíamos considerarla muerta.

Mientras, la otra parte del ejercito de Daenerys toma Casterly Rock, sin embargo Jaime se les adelanta, deja que tomen su fortaleza y aprovecha su distracción para en ese mismo momento destruir la casa Tyrell, Olenna muere pero no sin antes confesarle a Jaime que ella fue quien envenenó a Joffrey.

Mientras tanto, Jon encuentra vidriagón junto a un arte rupestre antiguo de los niños del bosque y los White Walkers y se acerca más a conseguir que Daenerys se una a él.

Luego de esto, llegan a Dragonstone las noticias sobre el destino de los ejércitos enviados, Daenerys, enfurecida, piensa atacar con todo y de forma directa King’s Landing, pero Jon la convence de hacerlo sin dañar civiles. Es así que, mientras los Lannister están llevándose los bienes de la fortaleza Tyrell, Daenerys llega montando a Drogon junto con los Dothraki y aplastan totalmente a las fuerzas Lannister. Bronn, utiliza la ballesta gigante ideada por Qyburn para herir a Drogon, quien recibe el impacto, no le causa ningún daño grave, pero ahora ya sabemos que los dragones no son invencibles.

Tyrion, a pesar de ahora estar en el bando opuesto, no puede evitar preocuparse cuando ve que Jaime decide arremeter con una lanza contra Daenerys en un intento suicida por acabar con la reina. Drogon lo ve venir, y cuando parece que está a punto de calcinarlo, Bronn lo salva a último momento. Una vez sometidos los sobrevivientes del ejército Lannister (excepto Jaime y Bon que de alguna manera escapan) tanto el padre como el hermano de Sam se niegan a inclinarse ante la madre de dragones y es así que son incinerados, frente a lo que el resto de los presentes no duda en doblar la rodilla.

Tyrion visita a Jaime en un intento de mediar entre las 2 partes, que no resulta ni muy bien ni muy mal, pero ayuda a que no se desdibuje demasiado la relación y afecto que se tienen, seguramente esto ya rendirá sus frutos en el futuro. En su breve estadía en King’s Landing se cruzan con Gendry, el bastardo de Robert Baratheon, quien se suma a la causa de la madre de dragones.

Hay algunas escenas dialogadas de Cersei dispersas a lo largo de la temporada, como los varios intentos fallidos de Jaime por advertirle que no tienen forma de ganarle a Daenerys, las deudas que la corona tiene con el Banco de Hierro y cuando la reina le dice a Jaime que se enteró de la reunión que tuvo con Tyrion, le advierte que no la traicione y por ultimo le revela que esta esperando un hijo de Jaime.

De regreso en Dragonstone, Tyrion propone capturar un White Walker para convencer a Cersei (y de paso a Daenerys también) de que la amenaza es real y así unir sus ejércitos contra los zombis.

The Hound había estado viajando con la hermandad sin banderas, es así que todos terminaron en la fortaleza de Eastwatch, en el muro. Cuando Jon, Gendry, Jorah y los salvajes llegan allí, se dan cuenta (un poco tarde) que son pocos para lo que deben hacer, es así que reclutan a The Hound y la hermandad sin banderas que ya estaban allí presentes y todos juntos parten a capturar un White Walker en una misión suicida.

El grupo se adentra al otro lado del muro, se enfrenta a un oso polar zombi y logra capturar un espécimen, sin embargo, luego de esto quedan acorralados sobre una piedra y rodeados de un hielo delgado que le impide a los White Walkers acercarse.

Sin embargo, antes de quedar totalmente acorralados, Jon le ordena a Gendry que vuelva para avisar a Daenerys de su situación. Gendry es el elegido para volver por ser el más veloz de todos, en un timing polémico, Gendry llegua a Eastwatch, envía un cuervo a Dragonstone y Daenerys vuela hasta Jon y los demás, quienes sufrieron la muerte Thoros de Myr en la espera.

Pero antes de que llegue Daenerys, The Hound no tiene mejor idea que arrojar piedras a los White Walkers, las cuales les demuestran que el hielo ya se endureció lo suficiente como para que puedan pasar y comienza la batalla contra un ejército aparentemente interminable de zombis.

Cuando Deanerys llega al rescate con sus 3 dragones comienza la masacre de zombis y la balanza se inclina a favor de los protagonistas, sin embargo, la situación se torna preocupante cuando el Rey de la Noche mata a Viserion atravesándolo con una lanza.

Corrida por el miedo de perder otro dragón, Daenerys se apresura a emprender la retirada dejando atrás a Jon. Una vez que se pierde de vista, Jon queda solo en el campo de batalla, todo parece perdido hasta que aparece su tío Benjen para salvarlo, quien le da su caballo para que se vaya, pero no escapa con él y ya cumplida su misión decide quedarse a morir.

Jon llega a Eastwatch y se disculpa con Daenerys por la pérdida de Viserion, mientras ella se lamenta y nos recuerda su incapacidad de tener hijos más allá de los dragones. Luego de todo lo transcurrido, Jon finalmente le jura lealtad a Daenerys y unen fuerzas formalmente. Mientras, del otro lado del muro, los White Walkers rescatan a Viserion del fondo del lago congelado y el Rey de la Noche lo revive para que forme parte de su ejército, confirmando así la teoría del dragón de hielo.
Ya capturado el White Walker, se arregla la reunión con Cersei, que da paso a varios reencuentros: entre los hermanos Clegane, entre The Hound y Brianne, Theon y Euron, Tyrion y Bronn, Tyrion y Cersei, y por supuesto el más importante: Cersei, Daenerys y Jon.

La madre de dragones elige llegar con sus hijos para imponerse desde el principio, pero el intercambio de palabras no da muchos frutos, así que pasan a la acción, liberan al prisionero zombi y muestran que la única manera de eliminarlos es con fuego y vidriagón. Es raro que, a pesar de que se ha demostrado que el acero valyrio también mata a los White Walkers, este no se menciona entre las opciones, tal vez porque no es un material muy común o tal vez  simplemente porque prefieren que el público lo olvide.

Ante tal amenaza, Euron se sorprende al punto de renunciar a todo y (siendo que los White Walkers no nadan) elige volverse con su flota a las islas de hierro para aislarse allí hasta que todo pase (o al menos eso dice). Cersei, y principalmente Jaime, quedan aterrados frente a la idea de los al menos cien mil zombis que les cuentan que se avecinan. Sin embargo, ni en esta situación Cersei deja de pensar en su reinado, es así que les ofrece aliarse, pero solo si tras la batalla Jon abandona a Daenerys y cesa hostilidades contra los Lannister. Jon, siempre fiel a su palabra, dice que no puede ni quiere traicionar a su reina.

Tyrion va a hablar a solas con Cersei, quien deja pasar la oportunidad de asesinarlo y (aparentemente) recapacita, regresa y acepta una tregua sin condiciones en pos de unirse contra los White Walkers. Sin embargo, luego de que se despiden, Cersei le revela a Jaime que no planea pelear en la gran guerra, sino atrincherarse en King’s Landing, y que con los bienes que tomaron de Highgarden tras la muerte de los Tyrell, piensa contratar a la Compañía Dorada, una agrupación de mercenarios, para que los ayude, y de hecho, confiesa que lo que dijo Euron sobre refugiarse en las islas de hierro fue una mentira, ya que ella lo envió a buscar a la Compañía Dorada. Jaime, en desacuerdo con el plan de Cersei y cansado de su actitud y malas decisiones, no tiene la menor duda, sabe de qué lado le conviene estar. Cuando esta por irse, Cersei tiene la oportunidad de matarlo, pero no es capaz de dar la orden, es así que Jaime decide apartarse y abandona King’s Landing por su cuenta.

Es la segunda vez en un mismo capítulo que Cersei pudo haber matado a  lo que ella considera un traidor, primero Tyrion y luego Jaime. Cersei nunca fue una persona para nada misericordiosa, que los haya dejado ir, sobre todo a Tyrion teniendo en cuenta el odio que siempre profesó tenerle, habla de un cambio en ella. Como bien dice Jaime… ya perdió demasiada gente, si bien tiene un hijo en camino, sus dos hermanos son sus únicos familiares vivos, por eso Cersei ya no ejecuta tan fácilmente y duda más a la hora de hacer algo que pueda hacerle perder a la única familia que le queda.

De regreso en Dragonstone, Theon decide ir a salvar a su hermana, recupera el respeto de sus hombres venciendo al macho alfa del grupo y va a las islas de hierro a rescatar a Yara.

Tiempo después, se concreta lo que nos estuvieron anticipando toda la temporada cuando Jon y Daenerys consuman su amor. Esta secuencia se da en paralelo con la revelación que comentamos antes de que Jon es en realidad Aegon Targaryen, hijo del hermano de Daenerys, por tanto lo que estamos viendo y ellos no saben, es que Jon está teniendo sexo con su tía.

Tyrion contempla el momento desde afuera, algunos pensaron que la mirada que tiene era debido a que él estaba enamorado de Daenerys, pero esto no fue realmente muy planteado en la serie, además, incluso el director de este episodio y el mismo Peter Dinklage confirmaron que no era una mirada celosa, sino más bien preocupante. Porque Tyrion, como buen conocedor de las actitudes y relaciones humanas, sabe que un romance puede complicar y condicionar mucho sus decisiones, es por eso que, al ver esto, Tyrion teme por su futuro.

Para cerrar, Bran observa lo único que faltaba que suceda antes de que termine esta temporada. Los White Walkers, con más paciencia que apuro, finalmente y luego de marchar durante una eternidad inverosímil, alcanzan el muro, que no tarda en empezar a ser destruido con el fuego azul que escupe el dragón recientemente convertido por el Rey de la Noche. Una buena parte del muro es destruida mientras los habitantes intentan escapar, no sabemos si Tormund logró sobrevivir, pero cualquier espectador un poco entrenado sabe que una muerte que no se muestra, casi siempre es al menos motivo para desconfiar. Con una brecha lo suficientemente grande en el muro, las visiones que The Hound había tenido unos episodios atrás se vuelven realidad y los White Walkers invaden oficialmente Westeros.

En base a lo visto en la séptima temporada, claramente se enfocaron (como era esperable) en formar alianzas y reunir ejércitos para la gran guerra, así como también limpiaron un poco el campo, deshaciéndose de los Tyrell y de los Frey, y empezaron a unificar las diversas líneas narrativas para que estas empiecen a confluir. A partir de acá nos queda esperar a la última temporada de la serie, pero ya podemos anticipar, en base a las ubicaciones de más cercanas, que luego de Castle Black, probablemente Winterfell sea la próxima ubicación por la que pasarán los White Walkers, probablemente arrastrando la guerra hasta King’s Landing. Aunque todo eso ya son especulaciones sobre los próximos episodios, que confirmaremos o no recién en 2019.

Anuncios