Reseña: La amante (Inhebek Hedi)

imagen destacada.jpg

Se estrenó en Buenos Aires La amante (Inhebek Hedi), primer largometraje del realizador tunecino Mohamed Ben Attia, película que fue exhibida en el marco de la Sección Competencia Oficial Internacional del 18° BAFICI (2016). Anteriormente, Ben Attia había filmado varios cortos: Romantisme: Deux comprimés matin et soir (2004), Kif Lokhrin (2006), Mouja (2008), Loi 76 (2011) y Selma de 2013, corto seleccionado para el Festival Internacional de Cortometrajes de Clermont-Ferrand (2014).

Túnez es una ex colonia francesa. El país estuvo regido por diversos gobiernos autoritarios, apoyados por las potencias occidentales. En diciembre de 2010, a raíz de un hecho individual pero que provocó la indignación general, el suicidio en señal de protesta de un vendedor ambulante, a quien la policía había despojado de sus mercaderías, se sucedieron importantes manifestaciones que dieron lugar a lo que luego se llamó la “Primavera árabe”, expresión popular que reclamó libertad política y mejores condiciones de vida. El movimiento tuvo un efecto dominó en el resto de los países de la región. A partir de ese momento nada sería igual en la vida de esas sociedades.

Ese clima de nuevos aires de liberalización se puede vislumbrar en La amante. Hedi es un joven que vive en una ciudad del interior de Túnez. Trabaja para Peugeot como agente de ventas. Es un joven tímido y apocado. Está por casarse a la usanza tradicional con una muchacha con cuya familia se acordó el matrimonio.

maxresdefault

Su madre toma todo tipo de decisiones y él no tiene carácter para oponerse. Ella le eligió la casa en la que vivirá con su esposa, organizó la ceremonia, le consiguió un nuevo trabajo sin consultarlo, desde siempre administra su dinero y hasta le seleccionó la corbata que deberá usar en la boda.

Su jefe también decide por él sin consultarlo. Lo envía una semana a promover una campaña comercial a otra ciudad, sin importarle que debe ocuparse de los preparativos para su boda. Hedi habla poco y no cuestiona, pero la procesión va por dentro.

En Mahdia, ciudad balnearia adonde lo destinaron, conoce a Rym, una muchacha linda, alegre y sobre todo, moderna e independiente. Ella trabaja en el hotel donde el joven se aloja, como animadora para los grupos de turistas. Nace una relación amorosa con esta mujer, que le abre las puertas al conocimiento de un mundo nuevo, distinto de las ataduras tradicionales de la costumbre y la religión, de la obediencia a los mayores y a las estructuras familiares.

hedi-amor-y-libertad-2

Tal vez por el clima de efervescencia política, los hoteles de Túnez fueron perdiendo turistas por lo que ella debe partir en pocos días a un nuevo destino de trabajo en Europa. A Hedi, a dos días de su boda, se le plantea el dilema: o vuelve a su pueblo a casarse y seguir la vida como hasta ahora o se va junto con Rym a buscar otra vida. Ella representa el camino de la libertad, de los sueños. Es la elección de un modo de vida totalmente distinto al que vino practicando, pero que también implica zozobras.

Al presentar el film, su director declaró que Hedi significa calma, serenidad (el título original es Inhebek Hedi). Que el nombre se impuso como título porque no solo define al personaje principal, sino también la situación en la que se encuentra cuando comienza la historia, la calma antes de la tormenta. Lamentablemente, la película se estrenó con el nombre de La amante, título poco adecuado, ya que el tema principal gira alrededor del mundo del muchacho y del catálogo de opciones y oportunidades que va descubriendo.

La cámara está siempre muy próxima al protagonista, muchas veces en mano del operador, recurso que tiene como efecto un fuera de foco del entorno que determina que la realidad exterior aparezca en constante movimiento, inestable o tal vez oscura y extraña, tal como se presenta en los viajes nocturnos de Hedi entre el hotel donde se hospeda y la casa de su madre. Pudiendo ceder a la tentación de fotografiar hermosos paisajes, Ben Attia se ciñe a los personajes y rara vez se aparta de ellos. La música y el suave hablar en árabe con un dejo del francés ponen un buen marco al relato.

La película fue producida por los hermanos Dardenne. Ganó el premio a la mejor ópera prima en la Berlinale 2016 y la interpretación de Majd Mastoura (Hedi) le valió el premio Oso de Plata al mejor actor.

Esperemos que podamos seguir apreciando cine de este nivel de calidad de países que, como Túnez y tantos otros, están ausentes de los grandes circuitos de exhibición.

 

FICHA TÉCNICA
Título original: Inhebek Hedi
Director: Mohamed Ben Attia
REPARTO:
Majd Mastoura: Hedi
Rym Ben Messaoud: Rym
Sabah Bouzouita: Baya
Omnia Ben Ghali: Khedija
Hakim Boumsaoudi: Ahmed
Guion: Mohamed Ben Attia
Música: Omar Aloulou
Fotografía: Frédéric Noirhomme
Empresa Productora
Coproducción: Túnez-Bélgica-Francia
Género: Drama
Año: 2016
Duración: 88 min.
País: Túnez
Anuncios