Reseña: The Zookeeper’s Wife

imagen destacada.jpg

En la industria cinematográfica, la Segunda Guerra Mundial sigue siendo una mina de oro y este año tenemos varios estrenos que le hacen honor, en especial Dunkerque, del director Christopher Nolan, pero hoy vamos a hablar de La casa de la esperanza, una película que pasó desapercibida por todos lados.

Basada en una historia verídica, The Zookeeper’s Wife, o como llegó a Latinoamérica, La casa de la esperanza, reivindica la historia de los cuidadores del Zoológico de Varsovia, Jan Zabinski y su esposa Antonina Zabinska, quienes pudieron salvar alrededor de trescientos judíos durante el Holocausto de la Segunda Guerra Mundial.

A cargo de la directora neozelandesa Niki Caro, la película comenzó a filmarse en 2015 en Praga, República Checa.

La encargada de traer a la pantalla a Antonina fue la ganadora del Globo del Oro, Jessica Chastain, mientras Johan Heldenbergh se encargó de ser Jan Zabinski. Ambos son los cuidadores del zoológico de la ciudad e inculcan el amor y cuidado por los animales a su pequeño hijo.

TheZookeepersWife_Trailer.jpg

Cuando el régimen nazi llega a Polonia, trunca toda actividad del zoológico. El funcionario alemán, Lutz Heck (interpretado por un Daniel Brühl, con más que experiencia en papeles nazis), enseguida se siente atraído por Antonina y deposita en ella una confianza ciega. Heck es un interesado en la eugenesia animal  por lo que aprovecha la situación para obtener de las especies en peligro de extinción que viven dentro del Zoo de los Zabinski.

El film logra de una manera natural enfocarse en Antonina, que demuestra una fuerte personalidad, siendo que durante esa época el rol femenino estaba en un segundo plano.

Al padecer en primera persona las actividades Nazis, la pareja es testigo de cómo sus amigos y vecinos judíos se ven afectados e, incluso, son llevados al gueto. El marido de su amiga más cercana, Magda (Efrat Dor), es víctima de lo que sucede. Antonina se decide a esconder a su amiga para que no corra la misma suerte, dentro del Zoológico, utilizando túneles y recovecos que existen debajo de las instalaciones y que son usados para los animales.

Bruhl

En una visita al gueto para encontrar al marido de Magda, Maurycy Fraenkel (Iddo Goldberg), Jan descubre las condiciones en las que viven los judíos encerrados: sin comida, hostigados por los soldados alemanes y rodeados de insalubridad y muerte. Toma la decisión de unirse a la resistencia e idea un plan para ir sacando a escondidas al mayor número de personas posible. Antonina entonces propone ocultarlos en su casa y ayudarlos a escapar.

El único problema ante esta película es que no aporta nada nuevo, más allá de la historia en particular de los personajes principales. Se limita totalmente a la valentía de la pareja protagonista y deja de lado factores sumamente importantes como el hecho de que los judíos rescatados no tienen voz y muy poca interacción.

En conclusión, The Zookeeper’s Wife reafirma lo que ya vimos en muchas ocasiones y pierde la oportunidad de tocar diferentes campos no explotados en films anteriores. El acento forzado de Jessica Chastain es otro de los puntos débiles, pero su buen desenvolvimiento logra que pase casi desapercibido.

 

Anuncios