RECAP: Game of Thrones S07E02: Stormborn

CDHYF02

Spoilers adelante

Queridos Benioff y Weiss:

Les escribo esta carta para darles a conocer mi humildísima opinión. No están haciendo mal las cosas, no me malentiendan. Los quiero, como siempre, y este mundo que ustedes llevaron a imágenes y sonido, me sigue pareciendo fascinante. Pero – y como bien dicen los personajes de GoT, todo delante del “pero” es una huevada- retomo entonces, PERO están teniendo un problemón guionístico. No dudo que en los próximos capítulos me esperan sorpresas, agradables y desagradables, pero que cumplirán la regla del “inesperado, aunque inevitable”.  Ahora bien, en estos dos capítulos se han esmerado en despojarse de todo revelador de información que no sea oral. Contar y no mostrar. Verbalizar todo. Por suerte, algunas verbalizaciones están bellamente escritas, y los duelos actorales que se esbozan, son interesantes. Pero eso no quita el hecho de que se han fumado ya dos capítulos enteros – de una temporada de 7 – en reuniones alrededor de mesas. Ya ni se habla caminando, el famoso “walk and talk”, ni se vuela demasiado en la idea de puesta en escena. Todas las puestas son estáticas. Entiendo que esto puede servir para acentuar la idea de reflexión y gravedad. La idea de “calma antes de la tormenta”. Pero, repito, son sólo 7 capítulos. No me hagan esto. No me aflojen ahora.

Abrazo – MC

Me sobrevuela la idea de que estos capítulos están diseñados para espectadores que seguían reclamando porque “son muchos personajes”, “muchas líneas”, “es todo muy confuso”,  “necesito un mapa”, “¿quién es Khaleesi?”. Esa pulsión por ser sobreexplicativo puede ser un veneno. Puede ser un espanto. O puede estar bien escrita. Quienes venimos disfrutando la serie – no me voy a meter con los libros, aunque imaginarán que vengo desde ahí – sabemos quién es Varys. No por ello su duelo con la Madre de Dragones es malo. Puedo considerarlo innecesario, pero no malo. Es interesante como se planta. Que le diga a Daenerys Targaryen que su papá fue un hijo de puta, no es moco de pavo. Más aún, que le diga que el Rey Robert fue, sin dudas, una mejora con respecto al Rey Loco, es una suerte de reivindicación.

Varys, finalmente, es un justicialista. Le falta decirle a Daenerys que, si lo quema, se llevará en sus oídos la más maravillosa música, que es la voz del Pueblo de Westeros.
Lo importante de esto, es que así como Davos Seaworth está parado como nosotros, es nuestros ojos, sorprendidos frente al juego de los nobles, Varys deja clara su alianza y compromiso, no con los nobles, sino como la gente común. Es así como tenemos plantados a numerosos personajes que nacieron en cunas humildes, en posiciones de poder. Mencionados Davos y Varys, hay que agregar a Melisandre, Gusano Gris, Ed “el Penas” y hasta cierta medida, Petyr Baelish, conocido como Meñique.

Y si de Melisandre hablamos, es justamente ella quien oficia de Whastapp entre Winterfell y Dragonstone (sabrán disculpar que alternativamente use los nombres originales y las traducciones, no puedo evitarlo: serían Invernalia y Rocadragón). La sacerdotisa roja difunde ante la corte de Daenerys que hay un Rey en el Norte. La difusión de las noticias se entendía, en temporadas anteriores, como suerte de una red de prensa de cuervos entre los castillos. Ahora vemos el instante en que las noticias son transmitidas. En Rocadragón no tenían ni idea de nada. Ni de la probable invasión zombie, ni de quien – no solo es, sino que fue – Comandante de la Guardia de la Noche, ni de quien gobierna Winterfell. Parece un poco chapuzonero todo esto. ¿Varys no sabía nada? ¿Tyrion no se enteró? ¿Cómo diablos esperaban conquistar el continente?. Es como hacer campaña en la provincia de Buenos Aires sin saber quién es el Intendente de La Matanza.

Interesante, es que Melisandre suma una interpretación a la profecía de Azor Ahai. Puede llegar a ser Daenerys ahora. En fin. Demasiados interrogantes. Mi favorito para ese rol es Beric. Pero es casi obvio que estoy equivocado. Tal vez sean varios Azor Ahai, todos juntos. En una suerte de plano simbólico, no sería muy loco que Azor Ahai fuera una identidad colectiva, y que la unión de Jon, Daenerys, Dondarrion, el Perro y todos los que cumplan los requisitos, la conformen en su lucha contra el Rey de la Noche.

Hemos visto a Daenerys desarrollar un ego insoportable, confirmado cuando ordena mandar un cuervo, para que Juanito Nieve venga a doblar la rodilla. No sé qué hará el Rey en el Norte, pero sigue siendo, junto a Davos, el único que entiende que están todos al horno si siguen en esa postura. Lo que tienen por delante se los lleva puestos sin miramientos.

Para que el usual espectador desorientado no se pierda, en la escena siguiente Jon recibe al cuervo. Lo interesante es que contiene una clave, una suerte de salvoconducto, que le informa que Tyrion está con Daenerys. Como les dije: todas las líneas en sincro, todos sabemos todo de todo el mundo.

Mientras tanto, Cersei trata de agendarse a un general: Randyll Tarly, papá de Sam, y guerrero legendario de poniente. Un auténtico hijo de puta. Aquí la puesta funciona de manera visual, para variar un poco. Flaca de nobles y señores esta presentada la sala del Trono. No lo verbalizaron, lo mostraron. Son pocos los posibles aliados. Tarly, un cretino conocido, tiene serias dudas ante la propuesta de los Lannister. Y así se lo hace conocer a Jaime. La función de esto es demostrar que la Boda Roja y la matanza en el Septo de Baelor no salen baratas. Hasta un villano legendario como Randyll Tarly frunce la nariz antes de trabajar para ellos. Nadie confía en Cersei. Es la nueva Aerys. Pasará a la historia en ese papel.

game-of-thrones-cersei-jaime-valonqar.jpg

El Maestre Qyburn, uno de los personajes más enigmáticos de la serie y fiel a Cersei, hasta ahora, da a conocer su arma secreta contra los dragones. Un arpón (¿?). Si matan un dragón, no se necesitarían tres jinetes. Hasta ahora solo tenemos dos: Jon y Daenerys. Pero esto es especulación.

Khaleesi tiene una reunión con sus chicas, Lady Olenna, Yara Geryjoy y las Serpientes de Arena. Razonablemente, Yara le dice que tiene el poder de fuego para sentarse en el trono de hierro en 24 horas. La madre de dragones se opone, en base al justicialismo de Varys. Para hacerlo de esa manera, tiene que masacrar a mucho pueblo. El plan es más sutil. Sitiar y matarlos de hambre antes que quemarlos. Y no exponer a los extranjeros – los inmaculados y los dothraki, para no unir a las casas de Poniente en base a su xenofobia.

En reunión privada y posterior, Olenna, básicamente, le dice que no confíe en nadie y que sea un dragón. Ósea, Sangre y fuego. Quemar todo.

20170719233516.jpeg

Para terminar con los sucesos de Rocadragón, pongamos un manto de piedad en la escena de Missandei y Gusano Gris. Desde mi punto de vista, solo sirvió para mostrar boobies, cosa que venía floja y es una marca registrada de la serie, y ejecutar una suerte de código simbólico en el capítulo. Algo que ver con los eunucos. Ya tuvimos a Varys, tenemos a Gusano Gris y finalmente, pasará algo con Theon. A los tres les han cercenado sus órganos sexuales, pero solo dos han sido emasculados.

Arya recibe whastapp oral de un crecidito Pastel Caliente, el mejor panadero de los Siete Reinos: Jon es el Rey en el Norte. Recordemos, un panadero en una posada, se entera antes de las noticias que una Reina, su mano, su jefe de espías y un ejército enorme. Es por esto que la pequeña Stark recalcula su rumbo y parte hacia el Norte. En el camino tendrá un ambiguo encuentro con una manada de lobos, encabezada por Nymeria. O no. No se sabe, porque la frase de Arya es intencionalmente ambigua “That´s not you” – “No sos vos”. ¿a quién se refiere? ¿a Nymeria o a ella misma?. Nymeria se aleja, tomando su propio camino. Y nosotros no sabemos si esta Arya ha cambiado tanto en su entrenamiento con los Hombres sin rostro, que ya no es ella misma.

helen-sloan-hbo-photo-6-1.jpg

Sam por su parte, atiende a Ser Jorah junto al Archimaestre. Allí esboza su teoría sobre la cura de la psoriagris, que es rápidamente descartada. Para el archimaestre, es mejor que Ser Jorah se suicide y listo el pollo.

El Archimaestre Ebrose sigue siendo la voz autoral, si quiere la de George R. R. Martin. De hecho, y esto tal vez venga a confirmar una vieja teoría, Ebrose está escribiendo un libro sobre la Guerra por la sucesión del Rey Robert I. Siempre se dijo que Canción de Hielo y Fuego era un relato histórico sobre justamente eso. Así como el Señor de los Anillos – Historia de una ida y una vuelta –  es el relato que escribe Frodo sobre su aventura,  el libro que está escribiendo Ebrose sea, tal vez, Canción de Hielo y Fuego. Es por eso que, en un guiño para quienes piensan esto, cuando Ebrose le cuenta a Sam sobre el libro que está escribiendo y su título “Las guerras que sucedieron a la muerte del Rey Robert I”, este le sugiere un buscar un título más poético.

Sam, desobedeciendo cualquier orden, atiende a Ser Jorah. Desafía la expulsión, pero Sam se siente en deuda. El padre de Jorah, el Viejo Oso, es quien lo convirtió en el hombre que es hoy. La escena del tratamiento es brutal. El personaje de Ser Jorah, y su sobrevida deben tener un fin específico. No puede pasar por todo esto para nada. Su crimen, traficar con esclavos para brindarle una vida de lujo a una mujer, puede ser exculpado. Poniente tiene una forma de hacer esto: el muro. Arriesgo que todo el periplo de Ser Jorah deberá terminar allí. Si no tuviera un papel específico en los eventos futuros, ya lo hubieran liquidado.

Jon recibe las noticias desde la Ciudadela. Sam le whastappea que Rocadragón tiene muuuucho vidriagón. Ya no puede resistir el llamado de Daenerys, y así se lo hace saber a sus nobles. Tiene que conseguir las armas. Por supuesto, los nobles del Norte se resisten a mandar a su recién nombrado Rey en misión diplomática. Jon defiende su postura como la defiende cualquier líder con consenso: “están todos conmigo hasta que no les gusta lo que les mando, manga de sublevados”. Solo logra tomarse el bote cuando les dice que deja a cargo a Sansa. Meñique sonríe. Su plan tuvo éxito. Sansa sonríe. Siempre quiso esto. El destino de Jon, vengo suponiendo, no es del de Rey. Jon deberá volver al muro, pelear contra el Rey de la Noche, y pasar a otro plano de la existencia. Verán, como Frodo (casi), Jon murió y volvió. El debe deshacerse del anillo. Y luego de eso, partir.

Antes de irse, Jon tiene tiempo de agarrar a Meñique del Cogote. Se gana un enemigo, en su ausencia. Pero es probable que sus ojos sean los de Brienne. Nuevamente, más allá de lo que diga George R. R. Martin, creo que Meñique la palma pronto.

Para terminar, la batalla brutal del capítulo, la primera de la temporada, se da en el barco que lleva a Yara, Theon y las Serpientes de Arena. Euron efectúa un ataque relámpago y termina de un solo saque con la mitad de los aliados de Daenerys. Liquida a dos Serpientes de Arena y toma de rehén a Ellaria Martell y a Yara. Theon, el emasculado del que les hablaba, salta, literalmente, del barco. Huye, y no sé si sirva para otra guerra. Nuevamente, si queda vivo, es porque tiene un futuro escrito. El regalo de Euron para Cersei es bastante significativo. Resta saber si le asegurará su mano.

Estas casi milnovecientas palabras que escribí sobre el capítulo, son el resultado de la catarata de información que se va soltando en los innumerables diálogos. Esto, esperemos, cambie pronto.

Anuncios