Reseña: War Machine

war machine.jpg

War Machine fue producida enteramente por Netflix y estrenada en mayo de este año. Dirigida y escrita por David Michôd (The Rover, Animal Kingdom), el guión está basado en artículos y en el libro The Operators: The Wild and Terrifying Inside Story of America’s War in Afghanistan, escrito en 2012 por Michael Hastings, un periodista de la revista Rolling Stone, en el que relata la situación en Afganistán por aquellos tiempos, cuando el ejército allí era comandado por el general Stanley McChrystal.

La película es una sátira acerca de aquella guerra, en la que se pinta una caricatura sobre ese general, en este caso, llamado Glenn McMahon (interpretado por Brad Pitt), quien estuvo a cargo en Afganistán al comienzo de la gestión de Obama.

Al igual que en una discusión, cuando el que grita termina por opacar sus argumentos con el tono de voz, en War Machine el estilo puede distanciar a algunos espectadores y evitar así que sus excelentes ideas sean tenidas en cuenta.

War Machine

 

Según algunos críticos y otras apreciaciones de espectadores que han dejado su opinión en las redes, se ven más detractores que partidarios de esta nueva producción de Netflix. Algunos la critican por su ritmo y otros, por no poder definirla como una película de guerra, una comedia o un drama e, incluso, por la exagerada actuación por parte de Brad Pitt.

Mirada como una verdadera sátira, que ridiculiza la guerra moderna, junto con todos los actores que están involucrados, desde el presidente del país más democratizador del mundo, pasando por generales, diplomáticos y suboficiales, War Machine cumple muy bien el objetivo de cuestionar todo lo que conocemos sobre el mundo bélico y otros temas que muchos han naturalizado desde el 11 de septiembre.

El general Glenn McMahon llega a Afganistán junto con su equipo de confianza (una mescolanza de personajes dignos de mayor desarrollo que el que se le da a lo largo del film) a pedido del gobierno, para poner orden ante el desastre que ha generado la invasión de EE. UU. en ese país, después del ataque a las Torres Gemelas. Su actitud altanera se verá a lo largo de su mandato, siendo condescendiente tanto con sus compatriotas políticos como con el falso líder (o presidente títere) puesto por el gobierno norteamericano en Afganistán, interpretado por Ben Kingsley en un tono hilarante y, por qué no, parecido al personaje indio de Peter Sellers en La fiesta inolvidable.

Netflix發放原創電影《戰爭機器》最新預告片及劇照-由著名影星Brad-Pitt主演及監製4

McMahon solo confía en su estrategia castrense y buscará todos los medios para conseguir más tropas, a pesar de la indicación del gobierno central de reducirlas. Si hasta acá algo les suena conocido, revisen los diarios de la época, con las declaraciones de Obama en campaña, acerca de aquella guerra.

Este extraño personaje tendrá una sombra casi imperceptible pero que nos irá relatando las aventuras de McMahon: el famoso periodista de la revista Rolling Stone, invitado a seguir a la troupe durante un período suficiente como para retratar a este extraño grupo y resaltar el sinsentido de la guerra como tal. Representado principalmente a través de una voz en off, sus palabras serán las más cuerdas de la película, poniendo blanco sobre negro ante la locura que vemos en pantalla.

Si bien War Machine es una sátira, las incongruencias e irracionalidades vistas en la trama tienen su raíz en la guerra misma y no en el estilo elegido por Michôd para contarla. A pesar de resultar chocante, vale la pena prestar atención a la denuncia antibélica que hace una película nacida en EE. UU., dirigida especialmente hacia su pueblo.

CORRECCIÓN: Miriam Coronel

Anuncios