Reseña: Rogue One

imagen-destacada

La última parte de esta reseña va a tener spoilers pero los vamos a avisar de antemano.

Los spin-off y reciclados de historias que se desprenden de una franquicia, muchas veces terminan siendo lo que en ingles llaman un “cash grab”, un producto pensado nada más para generar ingresos de una saga. Por suerte Rogue One no fue ideada (simplemente) para esto, es una buena historia en sí misma y a la vez complementa y ayuda a desarrollar la gran historia de Star Wars. Hay bastante fan service pero en la mayoría de los casos no resulta forzado, por esto mismo es que no hay mucho Darth Vader, está lo justo y necesario (por suerte). Es cierto que ya hay varias cosas de la historia que sabemos de antemano, para dónde va y dónde termina, la cuestión es el “cómo”.

Por supuesto que desde la parte técnica es impecable, salvando un personaje que fue hecho totalmente en un 3D lejos de la perfección, los efectos están bastante bien, combinando efectos prácticos con efectos visuales. Las actuaciones están impecables, Mads Mikkelsen, Felicity Jones y Diego Luna hacen de éste un viaje muy ameno. Rogue One es la primera película de Star Wars que no fue musicalizada por John Williams, pero por suerte su ausencia no es muy notoria, Michael Giacchino tomó varios de los clásicos motivos musicales de Williams e hizo un trabajo muy acorde y fiel al tono del resto de la saga.

Star Wars: Rogue One..L to R: Actors Riz Ahmed, Diego Luna, Felicity Jones, Jiang Wen and Donnie Yen..Photo Credit: Jonathan Olley..?Lucasfilm 2016

Igual que en The Force Awakens, Rogue One tiene una buena dosis de humor, puesta en práctica generalmente a través del alivio cómico que resulta ser el carismático droide K-2SO. Pero la diferencia principal de tono, es que no es tanto una space opera o aventura espacial, sino que más bien esta encarada como una película bélica. Las batallas están muy bien desarrolladas, tanto las aéreas como las de cuerpo a cuerpo, destacando la primera pelea que tiene Donnie, la cual está realmente muy bien coreografiada y lamentamos que haya una sola secuencia como esta.

Uno de los cambios más interesantes que trae este spin-off, es que después de ver a tantos Jedis lograr manipular la Fuerza con confianza, acá hay un cambio de perspectiva, ahora desde la visión o concepción que tiene la mayoría de la gente común, quienes se encuentran lejos de ser Jedis y saben vagamente qué es la Fuerza, lo ven casi como si fuera tomada como algo cercano a un culto o religión. Además de mostrarnos una alianza rebelde con conflictos internos y desacuerdos, con un lado más oscuro, dispuesta a ensuciarse las manos si hace falta con tal de conseguir su objetivo.

En las otras películas siempre estuvimos del lado privilegiado de la rebelión, junto a los héroes y organizadores de la misma, pendientes de las cuestiones organizativas. Ahora, en Rogue One, vemos la parte más cruda, el ir a una batalla sabiendo que muy probablemente no salgan vivos, dispuestos a morir satisfechos sabiendo que lo hacen por una causa.

rogueonejpg-f488c8_1280w

SPOILERS a partir de este punto.

Uno de los agujeros en la trama más comentados del episodio IV se ve reparado en este spin-off, donde se explica por qué es que nadie pareció darse cuenta nunca de que la gigantesca Estrella de la Muerte tiene una vulnerabilidad enorme, que puede ser destruida simplemente con un único disparo en el lugar certero. Rogue One nos deja en claro que todo fue una treta de Galen Erso, el ingeniero de la Estrella, un rebelde de corazón, obligado a trabajar para el imperio y que intentó sabotear su mayor obra desde adentro.

Esta nueva entrega tiene un final perfecto, la historia no podría haber cerrado de mejor manera, al punto de ser uno de los mejores finales de todas las películas de Star Wars. Por un lado las muertes de los principales responsables nos retratan a unos héroes anónimos, los caídos en batalla que hicieron posible que se logre el objetivo pero aun así nadie recuerda. Sobre el final hay una hermosísima escena que se podría determinar como fan service, pero que es funcional, no solo un recurso barato. Cuando vemos a un Vader furioso e implacable masacrando rebeldes sin ningún tipo de misericordia, los cuales están desesperados por pasarse entre ellos los planos de la Estrella de la Muerte para salvarlos, el objetivo de la misión es prioridad frente a sus vidas. Muestra de lo que venían, la ferocidad con la que eran perseguidos y la brutalidad de la que escapaban al comienzo del episodio IV, lo cual le da un nuevo sabor con más peso y dramatismo al principio de la cinta que lo comenzó todo.

Por todo esto Rogue One no solo es una gran película, sino que es una hermosa adición al universo de Star Wars, un lindo regalo para cerrar un año que vino un poco flojo en buenas películas y que nos hace esperar con un poco más de ansias y fe a los futuros spin-off de Boba Fett y Han Solo.

Anuncios