Reseña: Animales Fantásticos y dónde encontrarlos

imagen-destacada

Vamos a sacarnos esto de encima en el primer párrafo (el elefante en la habitación) para que el prejuicio no opaque al resto de la reseña. “Animales Fantásticos y dónde encontrarlos” o “Animales Fantásticos” desde ahora es lo que los yankees llaman un cash-grab. Ni mas ni menos que algo creado específicamente para esquilmar dinero del bolsillo de la gente honesta. Un gran porcentaje de los spinoffs lo son, casi todas las remakes y muchas de las secuelas que nadie entiende como pueden funcionar. “Animales Fantásticos” desde su concepción es un burdo cash-grab diseñado para seguir generando ganancias de la teta del universo de Harry Potter. Incluso como libro lo fue dado que ni siquiera es una historia, sino un bestiario del universo mágico protagonizado por el ahora conocido Newt Scamander. J. K Rowling debía andar queriendo renovar sus mansiones con inodoros de oro cuando decidió escribir ese libro que todos los potterianos compramos para saciar la sed (mentira, sus ganancias fueron a una caridad). Peor fue la sorpresa cuando se anunció que “Animales Fantásticos” era de repente, una saga de CINCO PELÍCULAS, muy en la onda de lo que hicieron con “El Hobbit”. Construir una épica de la nada.

1

Un nuevo Hagrid

Por supuesto que el shock inicial suele ser mas fuerte que el razonamiento posterior, y por eso, recién salido del cine postee en facebook “Animales Fantásticos esta buenísima”. Logicamente, con el análisis consiguiente le encontré algunas cosas resueltas pobremente. No deja de parecerme una película muy entretenida en la vena de las películas de enredos que solía hacer Brendan Fraser antes de parecerse al científico loco de “The Human Centipede”, o Ben Stiller en “Una Noche en el Museo” e incluso cositas muy puntuales que recuerdan a “Indiana Jones”, pero todo inserto dentro de un muy vasto universo mágico que el director, David Yates, ya no nos tiene que explicar ni detallar de ninguna manera porque ya fue desarrollado extensamente en las ocho pelis de Harry Potter y desde ya, en las novelas. Es un error sostenerse en la idea de que las personas que van a ver tu película están interiorizadas con el universo porque proviene de una obra sumamente popular, pero es un error que ya cometió Peter Jackson con “El Hobbit” y J. J Abrams con Star Wars, asi que se lo vamos a dejar pasar a David Yates que nos dio la peor resolución de una saga jamás, con la batalla mas insípidamente filmada en la historia y el duelo con menos emoción de los tiempos.
Newton Artemis Fido “Newt” Scamander llega a Nueva York en 1926 con un objetivo en concreto y quizás alguno oculto. Detengámonos en la figura de Newt unos segundos: Eddie Redmayne dota de todos sus guiños, gestos y tics al protagonista. Incluso uno que ya detesto que es la mirada al vacío a la altura del brazo izquierdo de su interlocutor. Lo hace en todas sus películas y no deja de hacerlo acá por alguna razón que desconozco. Basta Eddie, busca otra manera de parecer vulnerable y sensible. A Hagrid le salía mejor con mover un poco la barba.
En su camino a su destino, la compra de un Puffskin (¿?) se le escapara un Niffler de su maleta mágica. El Niffler ama los objetos brillantes y se dedica a robarlos de donde los ve. Logicamente, se le escapa delante de un Banco donde una señora, ante un moderado público y acompañada de un grupo de niños que podrían haber actuado en “Los Chicos del Maíz” quiere reinstalar los juicios de Salem convencida de que hay brujas entre la población. Subtrama número “1”. Cosa que, inadvertidamente, es cierta. La comunidad mágica de Nueva York (suponemos que de Estados Unidos) no permite de ninguna manera que los “Nomagos” o “Muggles” sepan que existe la magia diferenciándose así de la comunidad europea donde incluso, llegado el caso, existen matrimonios de muggles y magos. Subtrama número “2”. Esta subtrama es, de manera menor, llevada adelante por uno de los compañeros de Newt en la trama, Jacob Kowalski (Dan Fogler), un muggle regordete que va al banco a pedir un préstamo y termina mordido por una de las criaturas de la maleta de Newt. Todo ante la atenta mirada de Porpertina “Tina” Goldstein (Katherine Waterston), una ex auror del Ministerio de la Magia yankee que arresta a Newt por hacer magia delante de “Nomagos”. Subtrama número “3”. El caso queda desestimado porque Tina ha caído en desgracia pero llama la atención del auror Graves (Colin Farrell) que anda en alguna tramoya con uno de los chicos del maíz, el proto darkie Credence (Ezra Miller) durante la investigación de una fuerza sobrenatural que esta causando desastres en la ciudad. Subtrama número “4” y principal de toda la película. Arranca con esto pero se pierde en el maremágnum de acontecimientos. En el medio de todo hay una subtrama (la número “5”) bastante desaprovechada, quizás por el departamento de edición, donde se nos muestra a Jon Voight como el Sr. Shaw, dueño de uno de los periódicos mas importantes de Nueva York y padre de dos hijos a los que quiere de manera muy desigual. También nos hubiera gustado ver mucho mas de Queenie (Alison Sudol), la ¿hermana? de Tina que es bruja y lee la mente y junto a Tina, tienen un pasado algo desgraciado. Subtrama número “6”. Telón.

3

Pero ningún Potter

WB, Rowling, Yates, y etcétera mintieron al decir que “Animales Fantásticos” no era precuela. Lo es totalmente. No, no hay Voldemort. No es una precuela en ese sentido. Lo es, sin embargo, de la historia previa a Harry Potter. Desde el vamos se nos introduce al Voldemort antes de Voldemort: Gellert Grindelwald. Y a lo largo de la película se nos hace evidente que la saga de cinco que nos quieren vender tiene como fin contar esa historia. Imposible determinar el rol de Newt a futuro pero bueno, forceps.
La historia original que diseñaron funciona muy bien incluso para los no-iniciados en el universo. Tiene momentos muy entretenidos, varias subtramas (alguna, como ya se ha dicho, poco explotada), un enemigo escondido gracias a que los trailers no vendieron toda la película, y protagonistas queribles a los que esperamos querer mucho mas en el futuro.
Espero que la silla que ocupa Yates se la den a otro en el futuro porque personalmente me gustaría ver este universo manejado por Cuarón (que ya fue director Potter en “El Prisionero de Azkaban) o Del Toro. Otro acercamiento a los personajes, tal vez menor británico. Menos seco por momentos sobre todo si la historia va por donde se puede sospechar. No podría soportar otro duelo de magos tan mal desenvuelto. Menos que menos, ESE duelo.

2

Conclusión

Evidentemente, “Animales Fantásticos”, busca crear la sintonía con el espectador desde un acercamiento similar a “Harry Potter”. Un protagonista obligado que es Newt; Jacob es el comic-relief y con ambos, una chica inteligente detrás, Tina. El tono radicalmente distinto y a veces confuso de la película, nos distrae de esa percepción, y el hecho de que Harry estuviera aprendiendo mientras Newt es un mago hecho y derecho que en su magia al menos, no falla, distancia bastante a ambos protagonistas. Aparte, con Harry y su actor, Daniel Radcliffe, crecimos. A Eddie Redmayne lo tenemos en el rabillo del ojo copiando sus propios manierismos de Stephen Hawking y “La Chica Danesa”. Y cansa. Es cuando sucede la acción donde él, y sus compañeros destacan. Donde la, en general, dirección plana de Yates, se toma un respiro y los personajes pueden resaltar.
“Animales Fantásticos” es una película que pueden disfrutar todos. El fanático del universo va a amarla desde el segundo que el logo de WB nos regala unos compases del “Tema de Hedwig” creado hace 15 años por John Williams para “Harry Potter y La Piedra Filosofal”. El espectador no conocedor tendrá algún bache pero nada grave que no le permita disfrutar una historia medianamente redonda (con algún subplot de mas para el cine del 2016), bien actuada y con potencial futuro.

Anuncios