LOS INOCENTES: Maltrato, retorno y venganza.

los-inocentes

El pasado 29 de Septiembre fue estrenada en los cines argentinos “Los Inocentes”, ópera prima de Maurico Brunetti. La película llegó a la fecha del estreno acompañada por una serie de críticas dispares; y es que el film da en el clavo en algunos puntos muy concretos, como la fotografía y la puesta en escena, pero en otros (más relacionados al trabajo del guión y el manejo dramático de las escenas) hace un poco de agua y no termina de convencer del todo.

Ambientada en la zona rural  de la Pampa a mediados del siglo XIX, “Los Inocentes” narra la historia de una familia terrateniente que mantiene un gran número esclavos negros a quienes constantemente abusa y maltrata. Quince años después, absuelta la esclavitud, Rodrigo (Ludovico Di Santo), único hijo heredero, vuelve a casa con su joven esposa Bianca (Sabrina Garciarena), para encontrarse con una familia en decadencia y atormentada por el fantasma de Eloísa, una joven esclava, que quiere venganza por las muertes perpetuadas en el pasado.

los-inocentes-01

Los personajes:

En el film hay una gran dificultad para profundizar sobre los personajes. La película no sabe cómo expresar las complejas relaciones que hay entre ellos y elige hacerlo a través de los diálogos y escenas rápidas donde se devela o reitera información innecesaria.  El personaje más claro es el de Lito Cruz (Terrateniente), el patrón y padre de familia, quien es el encargado de llevar adelante la tortura física y psicológica sobre los esclavos y su propia familia. Su objetivo es tener un heredero fuerte como él, que lo suceda al mando.

En contra punto tenemos a Rodrigo, su hijo heredero, quien sufre de una enfermedad motriz degenerativa que lo obliga a utilizar un bastón para desplazarse. Su personalidad  más tranquila lo convierte en la antítesis de su padre. Si bien este conflicto es claro, la película no sabe aprovecharlo y se desenvuelve en una conversación de mesa, sin proponer nada nuevo.

A Rodrigo lo acompaña Bianca, su joven y bella esposa.  Una chica de ciudad que proviene de una familia modesta. La relación entre Bianca y su suegro no es buena desde el inicio, esto provoca un vínculo con la presencia sobrenatural de la casa en el que se le develan, mediante el uso de flashbacks, los crímenes que allí ocurrieron.

Luego está la Madre (Beatriz Spelzini), una mujer devota por la fe católica y encargada de las responsabilidades de la casa, responsabilidades de una mujer aburguesada y con un tropel de esclavos para servirla, que padece de locura causada por el tormento provocado por los fantasmas que allí habitán. Por último está Eloísa (Marianela Sinisterra) una joven abusada y torturada por ambos dueños de la casa, que reaparece como un fantasma errante

los-inocentes-07

La trama:

La película se estructura a partir de dos bloques claros: El primero plantea las características propias de un género de época, con una historia que avanza linealmente y  personajes que presentan un desarrollo más paulatino; esta primera etapa se desarrolla con solidez en el film, logra a través de las escenas empatía con algunos personajes. La segunda etapa es la película de terror, donde el devenir de los personajes no es claro ni se modifica a lo largo del transcurso de la trama; es aquí donde la película decae, no se genera ninguna tensión dramática en el desarrollo de la historia y todo cansa un poco.

Conclusiones:

“Los Inocentes”  posee una factura técnica bien lograda. La fotografía, la música y el montaje son los puntos más regulares que presenta la película. A su vez, por momentos, consigue una gran puesta visual que se vuelve el atractivo principal de la película. Las fallas aparecen entonces en el trabajo del guión y el desarrollo narrativo y dramático de la historia, el trabajo con los actores se ve afectado por este último punto. Si bien las interpretaciones están correctas, sobre todo la de Marianela Sinisterra y Sabrina Garciarena. El mal uso de los diálogos como constante fuente de reveladores de información, o la mala resolución de algunas escenas, genera que la empatía se vaya diluyendo.
Para terminar, creo que este, como otros recientes estrenos de este año, termina siendo un claro ejemplo de un film que presta más atención al impacto visual y técnico que al contenido en sí.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios