Reseña: 70 y Pico

imagen destacada

ABUELITO DIME TÚ

Imaginate si un día descubrís que una persona que conocés pudo haber sido un asociado civil de la dictadura militar más sangrienta en la historia de nuestro país. Imaginate si esa persona no es solo un conocido, sino un familiar directo. Imaginate si ese familiar no solo estuvo relacionado con la dictadura, sino que fue el decano de la facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA, una institución donde al menos cien alumnos fueron desaparecidos por los genocidas que gobernaron de facto, a sangre y fuego, en aquellos años de plomo. Imaginate que el decano de aquella universidad no es solo un familiar, sino tu abuelo paterno. ¿Tendrías el coraje de comenzar una investigación sobre su pasado y con esa información realizar un documento audiovisual que podría ayudarnos a entender mejor el pasado de todos los argentinos? ¿Te animarías a agitar el polvo de la historia para llegar a la verdad, aún corriendo el riesgo de agitar y sacar a la luz antiguos demonios ocultos?

70 y Pico es un documental que narra el proceso de investigación en el que se vio involucrado Mariano Corbacho -autor del documental y nieto del señor “Pico” al que alude el título-, un recorrido que lo condujo hasta los tiempos más oscuros y rancios de nuestro país, e inclusive los de su propia familia.

Mariano –director recibido en el Instituto de Arte Cinematográfico de Avellaneda (IDAC)- un día se preguntó por qué en el pasado atentaron contra la vida de su abuelo y a partir de esa incógnita comenzó a indagar entre familiares y conocidos. El camino no fue fácil, y parte de ello puede verse en la película. Hay escenas donde podemos ver las reacciones de sus familiares más cercanos: la hermana se niega a hablar del tema, el hermano lo esquiva como puede y su madre se sincera frente a cámara reconociendo algo de culpa, ingenuidad e ignorancia. Ese mismo camino lo llevó también a encontrarse con una historia poco difundida: la militancia y rebeldía del alumnado de la facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA, los debates multitudinarios e  interminables sobre enseñanza e ideología y las consecuencias que esas actitudes consideradas subversivas por la derecha reaccionaria y el gobierno de facto les trajeron a esos jóvenes estudiantes y militantes, muchos de los cuales pagaron con encarcelamiento, torturas e inclusive la muerte.

13621737_10209617977390983_1746476194_o

Pero ¿Quién fue Pico y por qué es importante su historia y la de la ex FAU?

El arquitecto Héctor Corbacho -Pico, para los amigos-, fue decano de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UBA y profesor de dibujo técnico en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). La ESMA quedaba a tan solo mil metros de la Facultad, y hoy se sabe que una gran cantidad de los alumnos detenidos y desaparecidos, tuvieron su parada en ese mismo edificio que ocultaba tras su fachada de escuela un centro clandestino de detención, tortura y exterminio que supo albergar a más de 5000 desaparecidos.

70 y Pico es, entonces, un documental intimista que deriva en una investigación social y política sobre el movimiento estudiantil en los años ’70. Mientras el realizador intentaba desentrañar el verdadero nivel de participación que tuvo su abuelo durante la dictadura -¿Cuál fue su auténtico rol como decano? ¿Entregó a los genocidas listas de alumnos considerados subversivos? ¿Era la ex FAU un nexo con la ESMA en los años de tortura y exterminio?- se encontró con otra historia igual de rica e interesante, y decidió partir el documental en dos líneas funcionales y complementarias.

La película se vale de las herramientas más útiles del documental clásico para narrar tanto el pasado como el presente de los involucrados. Las imágenes de archivo audiovisual, las entrevistas con sonido directo y la puesta solemne le dan cohesión y coherencia a un relato con varios niveles de lectura. A partir de la utilización de estas herramientas audiovisuales se va tejiendo un relato que tiene como protagonistas tanto al propio realizador y su abuelo como a los ex alumnos y profesores. Si por un lado las entrevistas entre director/nieto y decano/abuelo van ganando intensidad y rispidez a medida que avanza la trama y las preguntas de Mariano se tornan más precisas e incisivas -a pesar de (o tal vez por) que su abuelo asegura no haberse enterado nunca de las atrocidades que ocurrían a un kilómetro de facultad- por el otro lado se cuenta una historia trágica y oscura que lleva al realizador a enfrentarse cara a cara con quienes dicen haber sido delatados por Héctor “Pico” Corbacho, y los momentos de tensión afloran de manera natural como consecuencia de aquellos oscuros recuerdos que vuelven a salir a la luz.

13582240_10209617979191028_982026007_o

No caben dudas que el punto fuerte del documental es, antes que la investigación de un director curioso, la búsqueda incesante de un nieto con más ganas de llegar a la verdad que miedo por lo que esa verdad pueda revelarle sobre su abuelo. La fuerza emocional y la tensión  de  las entrevistas cara a cara, los silencios, las reacciones y las miradas cuentan  más que cualquier testimonio o archivo audiovisual de la época. Y es ahí donde radica la razón de ser de un documental de estas características.

De todas maneras, la otra cara de la película, la investigación documental-periodística fría y académica y el registro audiovisual con sus puestas de cámara, su fotografía y sus decisiones estéticas –con aciertos, sí, pero también con errores como el  de registrar una entrevista con poco control dentro de un vehículo en movimiento-, sostienen un atractivo tanto cinematográfico como sociopolítico para el espectador atento, y eso hace que 70 y Pico no solo sea un film cargado de interés histórico y sensibilidad, sino también equilibrado y coherente.

Anuncios