Reseña: X-Men: Apocalipsis

imagen destacada

Nuevamente fuimos víctimas de trailers que develaban demasiado, aunque por otro lado tampoco hay mucho que revelar ya que la historia es bastante simple, Apocalipsis es una especie de “super mutante” (con poderes que se vuelven algo desiguales cuando a la trama y a los protagonistas les conviene) que se cree un dios y despierta para reclamar su lugar como tal en el planeta humano que debería pertenecer a los mutantes, nada que no hayamos visto en los trailers, sinceramente no hay mucho para spoilear más que la conclusión de la historia, ya que el desarrollo es bastante lineal y sin muchas sorpresas. El villano de esta cinta es interpretado por un totalmente irreconocible Oscar Isaac, este muchacho que últimamente está haciéndose un nombre gracias a su participación en películas como Ex Machina, Star Wars VII y otras, pero que en esta cinta (tal vez más por providencia del guion que de su interpretación) nos brinda un Apocalipsis algo tibio, que parece más bien un bully diplomático, que toma lo que quiere a la fuerza y al que nadie le puede hacer frente, pero respaldado por una ideología que resulta superficial, hay un esbozo de mostrar a Apocalipsis como una fuerza anti-sistema, pero esta idea no se afianza y acaba en una buena oportunidad desperdiciada. Apocalipsis incluso le termina quitando el lugar de fuerza antagónica a Magneto en la película, de quien nos quedamos con ganas de más ya que su puesto termina siendo más el de un subordinado con algunos pequeños destellos a lo largo de la historia. Sin embargo a Fassbender le dan algunas escenas para lucirse al comienzo de la película, donde vemos qué es de la vida de Magneto en la actualidad tras Días del futuro pasado, estas escenas son algunas de las más ricas, son 100% X-Men del bueno, con desarrollo y humanización del personaje, pero que se detiene ahí, son unas pocas escenas aisladas que luego desaparecen para dar más lugar a la acción, lo cual (irónicamente) dio como resultado una película más lenta.

Mientras que muchas veces las otras cintas de Marvel caen en un simplismo grande o trillado que casi siempre es acompañado de un antagonista olvidable, las películas de X-Men siempre destacaron entre la mayoría de las otras películas de superheroes básicamente porque las diferencian 2 cosas: un trasfondo rico y personajes que son antihéroes muy humanizados, con carisma y algo de dualidad, los protagonistas no pelean sólo para vencer al maloso de turno, pelean por algo concreto y claro, una ideología, tienen objetivos y motivaciones muy bien marcados, lo que hacía que realmente nos compenetremos y nos importe el enfrentamiento que se desarrollaba. Primera generación trata de cómo nace la personalidad y rivalidad características de Xavier y Magneto, Días del futuro pasado muestra cómo se destaparon públicamente los mutantes frente a la humanidad y el miedo pasó a ser real, pero tras ver Apocalipsis parece que al final la relación entre las facciones de Magneto y Xavier no cambió casi nada, así como la rivalidad de mutantes y humanos permanece sin cambios, la macro-historia que es X-Men parece no haber avanzado más que unos pequeños pasos. Frente a los dilemas, en las precuelas teníamos las distintas posturas, a Xavier como adepto de una posición defensiva y a Magneto que iba por una táctica ofensiva contra la humanidad, lo cual derivaba también en la disyuntiva de algunos mutantes cuestionándose si ellos eran los que debían cambiar o si correspondía que fuesen aceptados por la sociedad. Estas características que abundan en la mayoría de las películas de la saga y que tan bien se habían desarrollado en las 2 entregas anteriores de esta trilogía, lamentablemente se dejan un poco de lado en X-Men: Apocalipsis, si bien están presentes, lo están en una escala menor y la película termina quedando con una calidad en el medio, por debajo de lo que fueron sus precuelas pero por encima de lo que son la mayoría de las películas de Marvel, por esto mismo es que un crossover entre los X-Men y las otras franquicias de Marvel es casi inconcebible, porque son tratamientos y estilos de películas bastante distintos, al menos por ahora.

xmen-apocalypse-gallery-07-gallery-image

Es así como se borra la batalla de los mutantes contra los humanos, para dar lugar a la lucha entre mutantes a favor de aniquilar a los humanos y mutantes en contra de aniquilar a los humanos, haciendo que los protagonistas caigan en un simplismo que no va más allá de “hay que salvar el planeta”, a tal punto que hay personajes (principalmente algunos de los 4 jinetes del apocalipsis) que no sabemos por qué ni parecen tener motivos para estar o pasar de un bando a otro. Dato de color: La canción que Angel está escuchando cuando es reclutado por Apocalipsis es de Metallica y se llama “casualmente” The four horsemen, si les gusta la canción olvidense de poder prestar atención a lo que pasa en la escena porque su mente va a estar haciendo headbanging, aunque lo que sucede tampoco requiere demasiada atención.

Algunos elementos de la película están algo desordenados, como una muerte que parece real pero resulta ambigua y otra que parece muy certera pero que (de serlo) rompe la continuidad con la anterior trilogía de X-Men, así como la información que se nos revelo tan innecesariamente en los trailers de que Quicksilver es hijo de Magneto, cosa que tras ver la película nos damos cuenta de que resulta casi tan innecesaria como el cameo de Stan Lee y tan fan service como la pequeña aparición de Wolverine. Me gustaría poder hablar de la escena post-créditos que anticipa al villano de la siguiente película de X-Men,  pero lamentablemente el cine Atlas al que fui tuvo la brillante idea de cortar no sólo la escena post-créditos, sino también de cortar directamente los créditos de la cinta, por lo que es casi menester recomendarles a nuestros lectores que no vayan a ver ninguna película de Marvel a la cadena de cines Atlas, no sólo por la falta de respeto que es privar al espectador de ver algo por lo que pagó un considerable precio, sino por lo que significa cortar los títulos finales de una película en sí. Volviendo a X-Men: Apocalipsis, puede que estos elementos que (al menos por ahora) parecen desordenados sirvan (o no) como un plantado para que luego se recuperen en la película venidera, pero que no deja de hacer ruido en la totalidad de este estreno, la siguiente entrega que se situará en los años 90 debería terminar de consolidar el grupo de los X-Men para acabar con la agrupación como la conocimos en su primera película en el año 2000, por eso también en Apocalipsis se introducen a Jean Grey, Scott (Cíclope), Nightcrawler y Tormenta, restaría saber qué le sucedió en el medio a Quicksilver.

xmen-apocalypse-gallery-04-gallery-image

Las críticas que la película recibe están siendo algo injustas, ciertamente merece menos elogio que las otras entregas de esta trilogía, las cuales (cabe resaltar) pusieron la vara bastante alta, lo cual le juega en contra y en comparación X-Men: Apocalipsis sale perdiendo, pero que se sigue manteniendo como una película (cuando menos) entretenida y que, a pesar de fallar en algunos lados, resulta mejor armada que muchas de las películas de superhéroes que terminan mejor paradas tanto en taquilla como en critica.

Anuncios