Reseña: Capitan America, Civil War

(WARNING AHEAD: Ligeros spoilers del plot)

“Civil War”, maxievento de los cómics de Marvel y película tienen el mismo error de base. El cómic (CWC de ahora en mas) se lo puede perdonar, so pretexto de 60 años de historia de los personajes principales con sus sucesivos cambios, reboots, modificaciones y porque no, paradigmas sociales que se fueron cambiando (o mejorando según la visión de cada quien). La película (CWP), lamentablemente, no posee semejante bagaje histórico y entonces cae también en ese error pero queda muchísimo mas en evidencia.

¿Cómo es que aún así, los hermanos Russo hicieron una hermosa película? Sigan leyendo.

 

PELÍCULA: Capitan America: Civil War

PRODUCTORA: Marvel Studios

AÑO: 2016

 

4

Conflictos Ideológicos

Aquel que ha leído pocos cómics o ninguno y cada noche de frió se tapa con una sábana que refrenda a la Bandera Argentina, suele tener un mismo pensamiento para el Capitán América (y porque no, Superman): “no me gusta el Capitán América”. En algún punto están practicando un tipo de discriminación porque suponen que este personaje fue creado si y solo si para defender los valores americanos. No estarían equivocados por mucho. El Capitan América es un vehículo de valores. Es un Southern Gentleman pero sin el racismo. Coraje, valentía, camaradería. En CWC, y después de haber pasado miles, es que el Capitán dice algo asi como: “Yo defiendo lo que es justo. Sea o no legal”. Es en este espíritu que rechaza la ley de registro que obliga a todos los superhéroes a dar constancia de su verdadera identidad. Hete aquí el primer cambio fundamental entre CWC y CWP. La razón de una ley entre ambos productos es distinta. En ambos es claro porque: los superhéroes están rompiendo todo. Lo que proviene de esa ley es distinto. En el cómic, un registro de identidad real. En la película, una aceptación por parte de los héroes de trabajar bajo el mando de la ONU que está representado por el Secretario de Estado Thaddeus Ross.

Acá estalla mi gran problema con esta película y el universo cinemático en la cual está incluida.

El Capitán América (Chris Evans), como en el cómic, es reacio al principio a firmar el acuerdo. Tony Stark (Robert Downey Jr), alias Iron Man, está a la cabeza de los que quieren firmarlo. ¿A quién, dentro del contexto cinemático y del MCU, no le resulta extraño esto? Dos personajes distintos, héroes ambos. Por un lado, un soldado. Un hombre de orden, disciplina, y respeto a los mandos y las instituciones. Por el otro, un hombre que detesta al Estado y como quiere cooptar sus creaciones (recordemos su conocido discurso ante el Comité del Congreso). ¿Cómo es que terminaron eligiendo al revés? ¿En que mundo cabe esperar que el Capitán América rechace ser básicamente un Casco Azul mientras el representante máximo del objetivismo en los cómics salga corriendo con la lapicera en la mano?

Simple. En ninguno. Pero los hermanos Russo no podían modificar eso. El error ya estaba cometido y era gigantesco. Entonces decidieron cambiar la estrategia.

1

Conflictos Morales

…y convirtieron la película en una lucha de egos entre dos grandes amigos que piensan radicalmente distinto.

La película comienza con un flashback a diciembre de 1991. El Soldado de Invierno es despertado de su sueño para cumplir una misión. Un asesinato. Hace atropellar a un auto en una ruta perdida en la noche y tras la faena se lleva una valija con cinco bolsas de suero llenas de un líquido celeste. Corte al presente.

El grupo de nuevos Avengers, con Falcon (Anthony Mackie), la Bruja Escarlata (Elizabeth Olsen) y la Viuda Negra (Scarlett Johansson) quieren interceptar a Brock Rumlow / Crossbones (Frank Grillo) que está robando un arma biológica. En sus intentos, un hechizo de la Bruja para prevenir la explosión de una bomba cerca del Capitán terminan haciendo explotar parte de un edificio donde había trabajadores humanitarios de Wakanda.

Thaddeus Ross (William Hurt) entra en escena y les dice que no pueden seguir asi, sin ser controlados por algún ente gubernamental. Les muestra videos. Los Avengers rompieron medio mundo. Algo de razón parece tener.

Tony está extrañamente callado. Viene de una entrega masiva de becas en el MIT, porque los millonarios tienen eso, no son mala gente en realidad. El guionista sabe que la escena le queda pedorra y mete un chiste donde un personaje (creo que el mismo Tony) dice: “La generosidad es equivalente a la culpa”. Tras esa reunión en el MIT donde nos enteramos que está separado de Pepper Potts y de que extraña a sus padres muertos a los que vemos en una escena de realidad virtual, una señora le muestra una foto de su hijo y le dice: “Mi hijo murió por el quilombo que hicieron en Sokovia”. Y era negro, porque obvio que era negro el pobre pibe. Y estaba haciendo casas para los pobres. No se ha visto situación mas inverosímil jamas (bueno, algunas así vimos en Batman vs Superman), pero aparentemente, la señora toca feo el corazón de Tony que, como ya anuncié, presto pone la estilográfica para firmar lo que haya que firmar. Porque hace dos películas era el hijo dilecto de Ayn Rand pero ahora… ahora está a pasitos de pedir gulag para los superhéroes que no quieran control estatal.  El fanatismo del converso.

Cuando están por anunciar el cambio en Vienna, el Capi está despidiendo a la Agente Carter que falleció en Londres y se entera que la sobrina, Sharon (Emily VanCamp), es también la vecina que lo espiaba en Brooklyn para SHIELD. El rey de Wakanda, T’Chaka y su hijo, el príncipe T’challa (Chadwick Boseman) están presentes en la conferencia cuando una bomba explota en el edificio. El viejo rey muere en los brazos de T’Challa que jura venganza interminable.

La tele empieza a emitir unas imágenes. Aparentemente el autor del acto terrorista fue el Soldado de Invierno, ex amigo del Capitan America y soldado americano Bucky Barnes (Sebastian Stan). Tony y su segundo, War Machine (Don Cheadle, de gran rol) le piden al Capi que no se involucre pero es como pedirle a un tachero que recomiende Uber. Y cuando Steve se entera que Vision (Paul Bettany) tiene en reclusión -es un decir- a la Bruja Escarlata (guiño para los comiqueros ahí), es lo último que necesita para decirle que no para siempre a los acuerdos.

El Capi, con ayuda de Falcon, encuentra a Bucky en Rumania, momentos antes de que la fuerza comandada por Everett Ross (Martin Freeman) que suponemos que es el hijo de Thaddeus, llegue con intenciones de matar al terrorista. Bucky, que apenas reconoce al Capi, le dice que el no hizo nada. Y le creemos porque por ahí anda el Baron Zemo (Daniel Brühl) haciendo de las suyas.

Todo el plot va a terminar confluyendo en: Steve: ¿querés mas a Bucky? O ¿Querés mas a Tony?

3

Conflictos conflictivos

Si partimos de la base de que las motivaciones ideológicas de ambos son muy blandas, la película pierde mucho. El valor de los Russo es hacernos olvidar ese evento y que nos enfoquemos en algo que todos podemos sentir de manera mas personal: pelearnos con un amigo. CWP es incluso mas que CWC una pelea entre dos amigos porque aparte se introduce un elemento que en el cómic no estaba: otro amigo. Esta bien tratado el tema. Los celos no son evidentes ni tampoco hay manipulaciones ni nada que se parezca. Hay una situación, firmar los papeles para el control estatal. Pero el descalabro conceptual detrás del estímulo de cada uno para hacerlo es grande, entonces hay que introducir un ingrediente emocional: “Por mas amigo tuyo que haya sido Bucky, no deja de ser un asesino con un historial. Yo estuve a tu lado salvando al mundo”. Algo así le dice Tony a Steve ante la mirada atónita del Capitán que debía estar pensando: “Con tu producción de armas financiaste el asesinato de millones caradura”, pero chistes aparte: La película es eso. Cada uno arma su equipo: Tony con WarMachine, Vision, Spiderman, la Viuda Negra y Black Panther. Steve con Falcon, Bruja Escarlata, Ant-Man (Paul Rudd, descosiéndola), Hawkman (Jeremy Renner que sale del retiro quien sabe porqué) y Bucky.

Todos en acrobacias, peleas hermosas, chistes buenísimos, diálogos y contrapuntos picantes.

2

Conclusión

Mis críticas vienen por el apartado mas que nada político ilógico que plantea la película por culpa del cómic. Por lo demás, es una película que sacando ese inconveniente, es una película enorme. Todo el cast (de nivel increíble) esta excelente. Si, incluso Spiderman / Peter Parker (Tom Holland) que tiene una escena formidable con Tony en casa de Tia May (Marisa Tomei) que les va a volar el cerebro a los comiqueros. Cada personaje en la película tiene su rol y su momento de brillar. Se nota que quisieron equilibrar los oficios (dos héroes voladores, dos magos, dos espías, dos guerreros, dos chistosos, dos sidekicks…) pero no queda mal y ese gran temor que teníamos de que la pantalla quede subpoblada con respecto al CWC terminó en eso. Un temor vulgar. La pantalla se llena de piñas, patadas desfile de destrezas. Y es increíble lo bien que se ve. El argumento está muy bien manejado y las vueltas de tuerca –tal vez previsibles- son sublimes.

Queda un poco en falta esta vez, a mi gusto, la banda sonora que merecía mas epicidad, nota para el prolífico Henry Jackman. También es de criticar el exceso de humor. Esto es una constante de Marvel que en esta película en particular para mi gusto debería haberse evitado. El exceso de solemnidad es una cagada, pero la ausencia absoluta, tampoco ayuda por momentos.

Yo no soy de los que detestó Batman vs Superman, pero tengo que admitir que me hubiera gustado que Civil War hubiera salido seis meses antes. Así tal vez, los errores de BvS no se hubieran cometido.

Vayan a verla ya.

Anuncios