RESEÑA: Unbreakable Kimmy Schmidt (2da temp)

imagen destacada

En la última década, una serie de comedias de media hora inteligentes, sin laugh track, ni tropes muy obvios invadió la televisión por cable y mas tarde Netflix. Hablo de “The Office”, “Parks & Recreation”, “Community”, “Bojack Horseman”, “30 Rock”. Puedo agregar “Arrested Development”, “Brooklyn Nine Nine” y la reciente “Unbreakable Kimmy Schmidt”, original de Netflix que sacó su segunda temporada hace una semana y días y la consumí obsesivamente para contarles acá de que va esto.

SERIE: Unbreakable Kimmy Schmidt
PRODUCTORA: 3 ARTS Entertainment
AÑO: 2016

Rompible

A modo de repaso para los legos: Kimmy Schmidt, interpretada por la magnífica Ellie Kemper, que reemplazó a Pam en la recepción de “The Office” desde la temporada 5, es una chica en sus treintipocos que fue secuestrada siendo adolescente por el “Reverendo” Richard Wayne (nuestro querido Jon Hamm), el autodenominado líder de una secta que la encerró a ella y otras mujeres en un refugio antibombas bajo tierra. Hasta acá parece que estoy contando algo super turbio y horriblemente relacionable con la realidad, pero no. “Unbreakable” es una comedia negra y naif a la vez que se mete con absolutamente todo. Marca registrada de una de sus creadoras, la grossa Tina Fey que ya había interpretado un personaje en la primera temporada, y en la segunda vuelve con uno totalmente distinto, que retomaremos mas adelante.
La historia comienza cuando Kimmy y sus compañeras son liberadas y tiene que lidiar con un mundo que en quince años después es radicalmente distinto, lo cual es un dispositivo humorístico que se repite mucho en la primera temporada, pero ya no es sorpresa en la segunda, y por eso, el personaje de Kimmy le hace espacio a sus inestimables secundarios y terciarios. En particular, Jaqueline White (la genia de Jane Krakowski que la rompe toda), la ex multimillonaria que era su empleadora y tras la separación de su esposo en búsqueda de sus raíces –porque TIENE SANGRE ABORIGEN- tiene que rehacer su vida.
El roomate de Kimmy, Titus Andromedon (Tituss Burgess) también es abordado con asiduidad en esta temporada. Su incipiente relación con el albañil Mike que tiene que salir del closet, sus trabajos y su búsqueda de ser feliz son una constante que, gracias a la locura del personaje, no aburre nunca.
También la casera de ambos, Lillian (Carol Kane) tiene su pequeña línea argumental. Su barrio se esta llenando de hipsters y ella toma la tarea de echarlos como propia llegando a límites bizarrísimos.
¿Y Kimmy? Kimmy lidia con varios frentes a la vez. Su relación con Dong, que está casado por la ciudadanía; conseguir trabajo; ayudar a sus amigos con sus respectivos problemas; y por sobre todo, comprender por donde pasan una serie de tics que tiene. Para esto, conseguirá ayuda de una psicóloga algo esquizofrénica y alcohólica… interpretada por Tina Fey que se roba la segunda mitad de la temporada.

Unbreakable Kimmy Schmidt

Acto de Fe

A lo largo de los capítulos vemos como todos los que la rodean le indican a Kimmy que para superar lo que le pasa debe cambiar su forma de ser. Como en la vida real, Kimmy es incapaz de lograrlo hasta el punto de quiebre, en el último capítulo donde confronta al origen de su mayor trauma y por un momento mínimo, “Unbreakable Kimmy Schmidt” nos da un vistazo de lo que puede ser la serie si rebajan la locura con una cucharada de sentimiento.
Va a ser muy difícil para los guionistas mantener ese nivel de demencia durante muchas temporadas sin cansar a los espectadores. El personaje de Kimmy es tan cálido, inocente y moralmente BUENO que vamos a querer verla superar sus traumas aunque estos estén presentados tan en joda.
La cercanía de Kimmy en ciertos aspectos a Leslie Knope, hacen inevitable que empecemos a desear por su bienestar mas allá del humor.
En algún punto, los guionistas repartieron bastante el peso de la serie ya en esta segunda temporada, donde tomaron tanto peso los personajes de Jaqueline y Titus, que la serie incorporó a terciarios al cast mas regular y sumó otros de posible relevancia en la próxima temporada. Amy Sedaris (Princess Carolyn en “Bojack Horseman”) es la amiga boba y traicionera de Jaqueline y tiene momentos hilarantes. Lo mismo el capo de David Cross -Tobias Fünke en “Arrested Development” y prácticamente todos los personajes patéticos de todas las sitcoms de los últimos veinte años- que hace de un abogado millonario con conciencia social del cual Jaqueline se “enamora”. Hay cameos de Ice-T, Joshua Jackson, Josh Charles, Fred Armisen y muchos mas. Y tiene un rol importante Lisa Kudrow.
La serie se empieza a expandir para generar conflicto y plots y locura.

Conclusión

La segunda temporada de “Unbreakable Kimmy Schmidt” no es mejor que la primera, pero indudablemente, tampoco es peor. Es distinta y está bien. Toma el rumbo necesario. Crecer pero no engordar. Ahondar sin aún profundizar por completo. La relevancia que toman varios personajes hacen crecer la serie, pero los guionistas no deben olvidar que la protagonista está en el banner y si bien me pueden divertir las aventuras de Titus, al final del día, el amor se lo lleva Kimmy.

Anuncios