Reseña: 10.000 km

 

imagen-destacada-10000km

Alex (Natalia Tena) es una londinense que se vino a vivir a Barcelona por su pareja, Sergi (David Verdaguer). Ella tiene un trabajo que no le gusta dando clases de inglés y de repente una buena mañana le llega la noticia de una oferta de trabajo en Los Ángeles y es entonces cuando deberán mantener una relación a 10.000 km de distancia. Tras varios años de relación, deberán dejar su idea de tener un hijo e intentar superar las dificultades que supone mantener una relación así.

10.000 km empieza con un plano secuencia de 23 minutos en la que terminan de hacer el amor y hablan sobre sus futuros hijos, uno se ducha, la otra empieza a preparar el desayuno y mirar el correo electrónico… y entonces ella recibe la noticia de un proyecto en Estados Unidos y deben afrontar la decisión. No es una toma larga de esas puestas a la fuerza para alardear sino que es un recurso para adentrarnos de lleno en la vida de Alex y Sergi. Conocemos quiénes son, en qué punto está su relación y lo que supone ese cambio para ellos. Queda orgánico y natural.

10000km1

Después de eso veremos, a través de la sobreimpresión (día 2, día 16, día 71…) los días que llevan separados, nos ubicaremos en el tiempo e iremos observando diferentes instantes de su relación. Deberán sobrellevar la falta de sexo, los celos y las peleas. Uno de los puntos fuertes es que nos muestran una relación muy realista, honesta e intimista. Huye de los tópicos de los dramas románticos, especialmente con su brillante final, y no trata al espectador como tonto sobreexplicando situaciones a través de los diálogos, ya entiendes tú lo que pasa a través de sus acciones y sus silencios.

La película funciona también gracias a la gran química de los protagonistas. Un factor fundamental ya que son los únicos personajes que aparecen en toda la película. Vemos alguna fotografía o conversaciones telefónicas con amigos pero solo aparecen ellos dos (y un perro). Primeramente está bastante claro que su pareja es una parte fundamental de su vida. Y segundo porque el argumento solo está centrado en ellos. Nos muestran otros aspectos como el trabajo pero por ejemplo no sabemos apenas nada de sus familias. Es la parte que nos ha querido enseñar el director, con claras elipsis, y obviando prácticamente el resto de personas.

También hay que destacar que la parte central del film es vista a través de Internet. Se nos muestra la interacción de ambos a través de las redes sociales, Skype principalmente pero también Whatsapp, Facebook, e-mails… Y solo los vemos encerrados en sus casas, lo que vemos del exterior es a través de Google Maps o de las fotos que hace ella, que es artista. Este tipo de narración tan concreta no se hace nada pesada ya que sabe combinar muy bien los diferentes tipos de planos y formatos. Y a pesar de que el sonido es un poco deficiente, especialmente al principio donde la escena con ellos desnudos y además dentro de un plano secuencia seguramente ha sido difícil para los sondistas, también tiene algunos detalles interesantes como esa contraposición entre el oscuro y antiguo piso barcelonés con el luminoso de Los Ángeles.

10000km2

La película está hablada principalmente en español pero también hay fragmentos en inglés y catalán. Eso es algo que aporta mayor realismo, no como en la mayoría de películas y series americanas en las que los extranjeros hablan entre sí inglés. Además el catalán, el inglés y el español se verán reflejados en las 3 canciones seleccionadas para la Banda Sonora. El tema “Nothing matter when we’re dancing” de The Magnetic Fields es la canción de la pareja, que habla de superar los problemas porque “nada importa mientras bailamos”… ¿o sí?

Después tenemos “El dolor de la bellesa” de Roger Mas que cuelga Sergi en el muro de Facebook de Alex. Es una muestra de los significados que le damos a una canción cuando se la pasamos a otra persona. En esta ocasión la selección me parece muy acertada ya que primeramente la voz del cantante es muy parecida a la del actor, después porque enseña su parte catalana y tradicional (esa parte de él que demuestra además cuando le cuesta irse de Barcelona y es que no quiere marcharse de su tierra) y además nos habla de que una persona cuando se marcha ya no es la misma.

Para terminar tenemos “Veinte años” de María Teresa Vera que es la elegida para terminar la película y que su letra refleja el sentimiento de los protagonistas al terminar. Asimismo, escuchamos por ejemplo un pequeño fragmento de cumbia que manifiesta ese cambio en Alex, que pasa de no gustarle la salsa mientras vive en Barcelona a bailar cumbia cuando se muda a Los Ángeles.

En cuanto al equipo, cuenta con una actriz de renombre como es Natalia Tena, la cual hemos podido ver en Game of Thrones, Harry Potter y más recientemente en la fallida serie española Refugiados. En cambio su director Carlos Marqués-Marcet  afrontaba su primer largometraje pues solo había rodado cortos y documentales. Asimismo, el actor David Verdaguer era casi un desconocido ya que solo había participado en algún programa o serie catalana. La película fue la ganadora en el Festival de Málaga a Mejor Película, Mejor Dirección, Mejor Guionista Novel, Mejor Actriz y Premio de la Crítica. También consiguió el Goya al mejor director novel. Es una de esas propuestas pequeñitas que hacen poco ruido en taquilla pero que se van viendo en diferentes festivales internacionales y que realmente vale la pena ver.

Anuncios