5 grandes thrillers coreanos que ya deberías haber visto

thrillerscoreanos-destacada

Más allá del Gangam Style y de Kim Jong-un los coreanos son conocidos por sus thrillers, concretamente los policiacos. Hay que apuntar que el cine coreano ha vivido épocas muy difíciles pues ha debido afrontar la colonización japonesa, la guerra civil, un gobierno militar autoritario y una estricta censura que complicaba la distribución de las películas y que hizo que muchas de ellas fueran destruidas. Y a pesar de que en los años 50 y 60 vivió una época dorada, fue a partir de los años 90 cuando finalmente la industria cinematográfica del país tuvo apoyo gubernamental y un entorno económico estable. El incremento en la calidad de las películas vino acompañado de un increíble auge comercial (muchas películas se convirtieron en taquilleras) y de grandes críticas a nivel internacional. A pesar de que nos encontramos con dramas, comedias románticas y películas de ciencia ficción que han tenido gran repercusión como Hierro 3 (Kim Ki-duk), My Sassy Girl (Kwak Jae-yong) o The Host (Bong Joon-ho), han sido principalmente los thrillers los que han puesto a Corea del sur en el mapa cinematográfico. Por eso hoy os traemos en la 24 un recopilatorio con 5 de las más representativas del género que no te puedes perder.

Old Boy (Oldeuboi)

thillerscoreanos-oldboy

Es una de las más conocidas y tal ha sido su fama que en 2013 Spike Lee hizo un decente remake con Josh Brolin, Elisabeth Olsen y Sharlto Copley como protagonistas. La historia va sobre un hombre que es encerrado en lo que parece ser la habitación de un hotel durante 15 años sin saber la identidad ni el motivo de su captor. Un día es liberado y empezará entonces su búsqueda de la verdad y la venganza.

La dirección de Chan-wook Park es soberbia, la fotografía y la dirección de arte son maravillosas, jugando con los colores (el verde y el rojo están muy presentes) y las formas. Asimismo, la película nos deja con un famosísimo travelling lateral de una lucha en un pastillo. Todo ello acompañado por una bella banda sonora con música clásica y con algunas pinceladas de música electrónica. Con un estilo propio que la hace única y especial, siendo mi favorita entre todas las películas coreanas vistas hasta ahora.

Pero la ganadora del Grand Prix en el Festival de Cannesde 2004 va más allá de lo técnico pues nos encontramos con un guion complejo y bien elaborado, con un interesantísimo giro en la historia que saca a relucir varios temas a debatir sobre la familia y el amor. Más allá de lo superficial es un estudio del ser humano, sus límites y sus pasiones. Una perversa y brutal historia que sigues confuso, sin saber muy bien qué es lo que estás viendo pero que te va gustando más y más a cada minuto que pasa.

Memories of Murder (Salinui chueok)

thillerscoreanos-memoriesmurder

Memories of Murder (conocida en Argentina como Memorias de un asesino y en España como Crónica de un asesino en serie) es la película de otro de los directores coreanos más famosos, Bong Joon-ho. Cuenta con dos films de ciencia ficción con gran reconocimiento internacional, The Host y Snowpiercer, pero hoy os hablaremos de uno de sus thrillers, Memories of Murder. Basada en la historia real del primer asesino en serie del país, la película transcurre en 1986 en plena dictadura militar y cuando la corrupción y la brutalidad policial era de lo más normal. En una zona rural del sur de Corea han ocurrido una serie de violaciones y asesinatos de mujeres y como el policía local parece no saber cómo resolver el caso se manda a un investigador de Seul para que les ayude.

Nos encontramos con la confrontación entre Park Doo-man, el policía del pueblo, y Seo Tae-yoon, el detective que viene de la ciudad. Mientras Park se guía por sus instintos (aunque en verdad tiene muy mal ojo percibiendo quién es un criminal), Seo utiliza unos métodos diferentes con lo cual sus personalidades chocan desde el principio. A diferencia de las novelas policíacas clásicas aquí los encargados de resolver el caso son incompetentes, amenazan a sospechosos y manipulan las pruebas. Incluso con la ayuda del detective de la ciudad, cada vez tienen más difícil conocer la verdad. Y es que la gente del pueblo tampoco lo pone muy fácil y pasea por el escenario del crimen sin problema, los niños tocan pruebas, un tractor borra huellas mientras investigan, los forenses son torpes e impuntuales…

El director ya ha demostrado en otras películas que sabe mezclar hábilmente géneros. El humor y la crítica a los métodos utilizados junto a la frustración y desesperación de los policías por no poder resolver el caso hacen de esta una película especial. También habla de los errores humanos y como éstos pueden influir a la hora de atrapar un asesino. ¿Lograrán luchar contra sus propias limitaciones y resolver el caso?

Sympathy for Lady Vengeance (Chinjeolhan geumjassi)

thillerscoreanos-sympathy

Lee Geum-ja es una joven de tan solo 19 años que confiesa haber secuestrado y matado brutalmente a un niño, un caso que salió en todos los medios de comunicación debido al atractivo de la chica y su apariencia frágil. Pasa entonces 13 años en prisión y en este tiempo se ha convertido en una presa con un comportamiento ejemplar. Pero en verdad al salir en lo único que pensará es en la venganza. Esta es la historia de la tercera película que cierra la Trilogía de la Venganza de Chan-wook Park junto a Oldboy y Sympathy for Mr. Vengeance.

Uno de los temas centrales es el hecho de tomar la justicia por su mano, qué castigo se merecen los culpables o si es realmente justo el sistema judicial. También nos encontramos que se habla de los pecados y la redención, con claras referencias al cristianismo y a los ángeles. Estos temas se ven claramente representados en el uso de los colores. Ya en el principio, en los títulos de crédito, vemos la importancia del blanco y el rojo que significa la pureza que se ve manchada por la violencia y la sed de venganza. El rojo también está muy presente en la habitación y de la protagonista y el blanco del pastel de tofu o en la nieve.

Una película enigmática que puede costar de seguir al principio debido a una narración compleja que mezcla la historia actual de nuestra protagonista con sus sueños y con flashbacks dentro de flashbacks. Eso sí, la edición y la fotografía merecen una mención especial. Formalmente es una maravilla, con transiciones creativas, con el uso de la pantalla partida, con ángulos poco convencionales y casi constantes movimientos de cámara, el uso del fuera de campo, la mezcla de escenarios y narraciones… que proporcionan a la película un estilo propio. Además de la violencia preciosista, tampoco podía faltar la música clásica que acompaña las escenas más crudas o el actor Choi Min-sik, que ha participado en numerosos thrillers.

The Chaser (Chugyeogja)

thillerscoreanos-thechaser

El debut de Hong-jin narra la historia de un antiguo policía y actual proxeneta que tiene problemas de dinero porque sus chicas están desapareciendo. Todo parece apuntar a que es un mismo hombre el que las ha contratado y finalmente descubre que sus chicas están desapareciendo por culpa de un psicópata. Es entonces cuando deberá encontrarlo pero sobre todo, deberá encontrar a la última víctima, la cual cree que está todavía con vida.

Como en la mayoría de películas del género tiene una pulida fotografía y una violencia muy explícita y realista. Lo más interesante de la cinta es que se descubre rápidamente al sospechoso, la idea no es estar dos horas intentando averiguar quién es el culpable sino que se deben encontrar pruebas que inculpen al asesino y sobre todo, encontrar a su última víctima.

Además juega con lo que conocen los personajes y lo que conoce el espectador. El guion es fácil de seguir y aunque hay un par de absurdas coincidencias, en general está bien escrito. También nos encontramos con elementos clásicos del thriller coreano como el humor negro y la crítica social. En este caso hay una crítica al sistema policial y la burocracia ya que deben dejar libre al asesino por falta de pruebas a pesar de que confiesa sus crímenes. Sin olvidarse evidentemente de la acción, cuenta con varias persecuciones a pie y en coche.

I saw the devil (Akmareul boattda)

thillerscoreanos-sawdevil

Kyung-chul es un psicópata asesino en serie que disfruta matando de forma brutal a jóvenes chicas. La vida del asesino dará un giro cuando se descubra que una de las víctimas es la hija de un jefe de policía. Tras confirmar la identidad de la víctima su marido, Soo-hyun (Lee Byung-hun), quien es un agente secreto, decide vengar su muerte y perseguir al culpable.

Yo vi al diablo (titulada Encontré al diablo en España) se basa en dos conceptos, la venganza y la moral. Aquí volvemos a encontrarnos con que sabemos la identidad del asesino pero en vez de intentar buscar pruebas e intentar salvar vidas es una historia de venganza personal, de tomar la justicia por tu mano. La ira va consumiendo al policía por lo que al final los papeles se invierten, el asesino se convierte en víctima (o posible víctima) y el policía, que al principio se nos muestra como atento y cariñoso, pasa de justiciero a sádico vengador. Lo que nos hace plantearnos realmente quién de los dos es el diablo. Aunque si finalmente consigue atrapar al asesino y realizar su plan de venganza os dejo que lo averigüéis vosotros.

Sus 144 minutos se pueden hacer un poco largos aunque el mayor problema es hay que tener estómago para ver unas crudas imágenes. La película fue censurada en su país de origen, eliminando algunas de sus escenas más violentas aunque yo creo que es un sello de identidad de la película y aquellos que ya estén habituados al género no les parecerá tan extrema. Además vale la pena verla porque tiene lo mejor de los thrillers coreanos: una gran fuerza visual y una cuidada fotografía e iluminación, una banda sonora que encaja perfectamente y un humor negro que está usado de forma acertada sin quedar nada forzado. Nuevamente aparece Choi Min-sik (Oldboy, New World) y el joven protagonista lo interpreta Lee Byung-Hun, un actor considerado “el Brad Pitt asiático” que ha aparecido en otros policíacos como A Bittersweet Life.

 

Anuncios