LAS 5 MEJORES PELÍCULAS PARA CONOCER EL CINE DE SAMURÁIS O HACERTE UN SEPUKKU

imagen destacada

Por Marcelo Acevedo

 

Cuando se habla de cine japonés las primeras imágenes que se nos vienen a la mente son samuráis y yakuzas, espadas y harakiris, pistolas y tatuajes. Los más eruditos pensarán en Yasujiro Ozu, Kenzo Mizoguchi o Naomi Kawase. En 24 Cuadros podemos ser eruditos, pero nos puede más el género, el pop, el cine entretenido y bien en hecho, así que decidimos quedarnos con las katanas y la sangre, las batallas épicas y los antihéroes, Miike y Kitano, Okatomo y Kurosawa. Lo que en Japón se conoce como chambara o chanbara –contracción del sonido de las espadas golpeando entre ellas (chanchan) y “barabara”, onomatopeya del sonido de la carne al ser cortada por las katanas- los occidentales lo llamamos simplemente cine de samuráis. Pues bien, he aquí una de las clásicas listas de recomendaciones de la 24 Cuadros, esta vez centrada en lo mejor del chambara o cine de samuráis. Se aceptan opiniones y sugerencias.

 

1-Los siete samuráis (Shinchin no Samurai –Akira Kurosawa, 1954)

Clásico de todos los tiempos, una de las mejores películas de la historia del cine y posiblemente el non plus ultra de ese monstruo del séptimo arte llamado Akira Kurosawa. Los habitantes de una pequeña aldea del Japón del siglo XVI cansados de ser acosados violentamente por un grupo de delincuentes que los despojan de sus pertenencias periódicamente, deciden contratar a un grupo de samuráis para que los defiendan. ¿La paga? Dos puñados diarios de arroz, aunque lo que verdaderamente les importa a esos orgullosos guerreros samuráis es la reivindicación a través de la espada. Obra maestra de 207 minutos que inspiró el clásico western Los siete magníficos.

Sí, claro, el protagonista el inmortal Toshirô Mifune, actor fetiche de Kurosawa.

 

 

2-La espada del mal/Sword of doom (Dai-bosatsutôge – Kihachi Okamoto, 1966)

Por respeto a Kurosawa no me atreví a poner esta película en primer lugar, pero considero que La espada del mal es la mejor película de samuráis de todos los tiempos. Un antihéroe impiadoso, el mejor espadachín de todos los tiempos, un mercenario obsesionado con la maldad y el poder de su katana, un samurái capaz de matar a quien se cruce en su camino solo por placer…todos ellos encarnados en un mismo guerrero: Ryunosuke Tsukue, uno de esos psicópatas hermosos que cada tanto suele dar el cine. “La espada es el alma. Estudia la espada para conocer tu alma. Mente malvada, espada del mal”, le dice Toshirô Mifune a Tsukue en una escena de la película, dejando en claro la filosofía de la oscura historia que protagonizan.

Verdaderamente imprescindible.

 

 

 

3-Zatoichi (Zatoichi – Takeshi Kitano, 2003)

La película que me hizo amar el chambara. Son demasiadas las adaptaciones a la pantalla grande y pequeña que existen de la leyenda de este samurái ciego, pero sin duda la película de Kitano es una verdadera obra maestra. Violenta, hermosa, llena de humor –como nos tiene acostumbrado Takeshi Kitano-, con un montaje rítmico increíble y actuaciones sobresalientes. Y para colmo hay ninjas. Ineludible.

 

 

 

4-13 Asesinos (Jusan-nin no shikaku – Takashi Miike, 2010)

Un hermoso homenaje al chambara clásico de parte de ese director tan enfermizo como querible llamado Takashi Miike. El espíritu de las tres películas anteriores nombradas en esta lista está bien representado en 13 Asesinos, que cuenta con un preámbulo de media hora para dar paso a una masacre entre samuráis y ronins de una hora de duración. 13 guerreros contra un ejército interminable. No se puede pedir nada más.

 

 

 

 

5-Shogun Assassin (Shogun Assassin – Robert Houston 1980)

Shogun Assasin es un caso extraño: se trata de una película creada a partir de las escenas de dos películas japonesas que forman parte de las saga El lobo solitario y su cachorro, que a su vez adaptan uno de los mejores mangas de la historia (El lobo solitario y su cachorro) escrito por Kazuo Koike y dibujado por Goseki Kojima. Shogun Assassin fue readaptada para el público europeo (puntualmente Inglaterra y los Estados Unidos) que por lo visto necesitaba una “hollywoodización” de esas obras maestras japonesas. La remasterización de las cintas originales hace que la calidad de la imagen sea superior en este nuevo remontaje que da como resultado una gran película con una historia clásica e inmortal. Y claro, decenas de muertos bajo la katana zanbatou del ronin conocido como el Lobo solitario, y mucha témpera roja. Indispensables tanto la película como el manga.

 

Anuncios