Homeland S05E12: A False Glimmer

g

Termina mi temporada reseñando Homeland. ¿Que aprendí? No mucha gente ve esta serie. Y de la que la ve, mucha menos lee la reseña. No obstante, me ayuda a mi a pensar. Obligarse a escribir, en el mejor de los casos , es obligarse a pensar.

tv_homeland0502__article-house-780x440

Y ahora que lo pienso, la temporada de Homeland fue muy despareja. Un inicio demoledor, seguido de unos pasos dubitativos, para terminar forzada, como un equipo que defiende el empate. Con gestos heroicos, pero colgada del travesaño.

El conflicto que habían dejado activado, se resuelve relativamente pronto: Carrie logra desactivar el atentado (aunque el musulmán bueno muere). Allison es puesta en una casa segura de los rusos malosos. Los espías alemanes resuelven su rencilla con la periodista libertaria, de manera tan burda que habría que estar lobotomizado para no entender la extorsión, si somos el público. Pero en fin. Es bastante común que en las series de este tipo, sobre todo si vienen de EEUU, dentro de la diégesis, se considere al televidente un idiota. Es raro, porque el que ve la serie es televidente también, y usualmente no se considera un idiota, pero… en fin.

homeland-season-5-carrie

Quedamos entonces con el núcleo. Tenemos cuasi relaciones de padres e hijos. Saul con Carrie, y Dar Adal con Quinn. Todos tienen heridas de varios tipos. Tal vez el menos afectado sea Dar Adal. Pero el hombre es Satanás en persona, por ende no cuenta.

 

El camino parecía pavimentarse para el retorno de Carrie a la CIA, puesto que Jonas le pega una merecida patada en el trasero.  Saul se lo pide encarecidamente, pero ella, aún, resiste. Hay otra figura paternal en su vida, un hombre maduro, poderoso, y millonario. En uno de los giros más locos e inesperados (y tal vez absurdos) Otto During le ofrece a Carrie algo más que un trabajo. Entiendo que en el mundo adulto y sofisticado haya matrimonios por conveniencia, como en el mundo aristocrático, o en ciertas culturas que nos resultan ajenas. Ahora, la manera de plantearlo en Homeland carece de todo. Sobre todo de sentido. Tal vez la idea haya sido la brusquedad. Si es así, lo lograron.

homeland3

Carrie, decide otra cosa en el capítulo, y es convertirse en el Dr. Kevorkian. Como se hace con los héroes, se omite la muerte. Pero podemos decir sin lugar a dudas que Quinn solo retornará a esta serie como flashback o como fantasma. Muy emotivo lo de la carta nombrándola beneficiaria. Pero ajeno al personaje de Quinn. Dar Adal no explica que era un pobre huerfanito con talento natural para ser un NOC (espia – killer – en la jerga de la CIA) . Hubiera sido más impactante que su pasado hubiera implicado estudiar literatura inglesa del Siglo XIX.

Saul está enojado. Y es director de la CIA. No es buena combinación esa. En especial para Allison. El escape en el baúl de un auto hacía la libertad se verá frustrado por una operación encubierta. Encabezada por el mismísimo Saul. Tal vez la escena nos quiera mostrar que el orgullo es lo que mueve al personaje, por sobre todas las cosas. Lo sabemos, una vez Aliison le dijo que era el hombra más enojado que había conocido. Pero estoy convencido que el que tendría que haber estado, por historia, por diseño de personajes, por futuro de la serie, era Dar Adal.

La quinta temporada de Homeland tiene un defecto grande. Termina exactamente como empezó. Es evidente que, o se quedaron sin ideas, o se robaron un año con una historia lateral. Ahora bien, si fue esto último, no estuvo mal. Pero me empieza a preocupar que uno de los relatos más sofisticados de la televisión actual de señales de agotamiento.

 

 

 

 

 

 

Anuncios