Acerca de esa obra maestra llamada Brick.

brick

Un túnel. Brendan, Joseph Gordon-Levitt, en cuclillas observa un cuerpo boca abajo que yace a unos escasos metros de él.  Así comienza “Brick”, la ópera prima de Rian Johnson, quizá el mejor policial negro de la última década.

2dd24-brickcartel4

¿Qué tiene de especial esta película? ¿Qué la pone por encima del resto? Sin dudas la destreza y la capacidad narrativa de su director. Johnson construye un mundo completamente oscuro, repleto de personajes, de circunstancias, de cosas que no explica; y lo hace con tal maestría que por momentos nos olvidamos que la película está situada en un contexto juvenil.

Tan inverosímil como podría llegar a resultar, Brick es una suerte de aventura a lo Raymond Chandler que transcurre en un colegio secundario norteamericano, claro que este lugar es bastante particular, ya que el tráfico de drogas, el homicidio, las peleas entre bandas, y la cosas más turbias y oscuras que uno podría pensar, tienen su lugar.

29fbb459brick03

La película nos trae la historia de Brendan (JGL), un joven solitario, con un pasado oscuro que nunca es revelado del todo. Una tarde Brendan  recibe un llamado misterioso de Emily (Emilie da Ravin, en su papel más notable pre-claire de lost), una ex­-novia que aún no ha podido olvidar. El teléfono se corta, la llamada no es nítida. Al parecer Emily está en problemas. Dice algunas palabras: Tug, Brick, Pin, Poor Frisco. Alguien viene, entonces ella corta el teléfono. No queda muy en claro qué pasó.

Brendan comienza a seguirla, ella lo rechaza, le dice que está todo bien. Él no le cree. Alguien le deja un mensaje, una citación.  Brendan se queda dormido, se despierta y súbitamente llega al lugar. Termina el Racconto. Volvemos al principio de la película, pero ya conocemos que ese cuerpo que contempla Brendan, no es ni más ni menos que el de Emily.

Brick
A partir de este punto Johnson nos lleva por un camino de oscuridad absoluto. Donde la moral juega un rol sospechoso y nadie parece ser quien realmente es.

Brendan, con la ayuda de su único amigo “Brain”, se introduce en el mundo de la alta sociedad escolar. Un mundo decadentemente rico, despreciable. Intelectual, pero abominable.

Luego de una serie de averiguaciones, nuestro Marlowe adolescente, llega a “The Pin” (Lukas Haas), el traficante de drogas más importante del pueblo (que no tiene más de 25 años y vive con su madre). Al parecer él podría tener algo que ver con la muerte de Emily. También conoce Tug, un brabucón, la mano de derecha de “The Pin” y la última pareja de Emily; y a Laura (Nora Zehetner), la femme fatale en cuestión: una chica rica metida por diversión en el negocio de la droga, que se enamora (¿?) de Brendan.

brick (1)

La historia se oscurece. Brendan agita los árboles, y las cosas empiezan a caer. Traiciones internas desatan una lucha entre bandas, y de repente, así como quien no quiere la cosa, de Chandler pasamos a Shakespeare. El desenlace del relato no hace más que homenajear al género de forma magistral: Evidente, pero imposible de advertir con anterioridad. Todo estaba ahí, pero la genialidad narrativa del realizador hace que no lo podamos observar hasta que Brendan lo explica todo, luciéndose, casi como Sherlock lo haría.

 

¿Por qué Brick?

La clave del éxito total de Brick radica en dos aspectos fundamentales:

-El primero es Narrativo, y se fundamenta en la utilización del género que realiza el director.

-El segundo es realizativo, y está totalmente relacionado con el planteo de puesta en escena a lo largo de toda la película.

En el primer punto Johnson reformula los géneros que aborda en la historia y los mezcla. El Noir, la tragedia Shakesperiana y la típica historia adolescente, confluyen de una forma tan fuerte, que la historia nunca pierde verosimilitud. Aun cuando se pone tan oscura que no podemos entender que todas las personas que intervienen en la trama tienen menos de 25 años.

Esta verosimilitud por supuesto que se apoya en el segundo aspecto a destacar: El trabajo de puesta en escena. Johnson encara esta labor de manera magistral. No sólo desde el trabajo actoral, las entradas y salidas de cuadro. Los textos, las intenciones. Sino también desde el planteo realizativo. Dónde y cómo pone la cámara. Si alguno de ustedes es fanático de Breaking Bad, podrá observar muchas similitudes entre la estética del programa y Brick. Esto no es ingenuo, Johnson fue el que marcó la estética de BB, y muchos de los conceptos utilizados en la película, serían traspolados luego a la serie: La utilización de subjetivas; posiciones de cámara extremas; angulaciones jugadas; etc.

ag36gihbreaking-bad-cinema
“Ozymandias” y “Fifty-One” dos capítulos icónicos de Breaking Bad dirigidos por Rian Johnson.

En este sentido, creo que hay dos escenas memorables en Brick que ilustran lo que menciono:

-La secuencia de la persecución luego de que Brendan es interceptado en la Cabina de teléfono por una suerte de sicario de “The Pin”.

-La secuencia en la que Brendan es llevado a la casa de “The pin” por primera vez.

dee2

Es en estos dos momentos donde se resume todo el planteo estético del film que realiza Johnson. Utilizando subjetivas; planos generales; angulaciones extremas. En definitiva, desplegando un propio lenguaje cinematográfico, que lo convierte en uno de los pocos y mejores autores de la industria cinematográfica contemporánea.

Anuncios