Reseña: Gotham – S02E10 – The Son Of Gotham

“All right, Jim. Give it your best shot. Save Gotham.”

Y la guerra finalmente se desató. La guerra entre Gotham y Galavan, entre Galavan Y Penguin, entre Penguin y Gotham, entre todos y todos. Todos quieren quedarse con la ciudad, tanto los buenos como los malos. Todos pierden y ganan batallas, pero hasta el momento ninguno la guerra. En estos últimos 4 episodios que pasaron, la temporada nos mantuvo siempre ahí arriba, expectantes.

Hay mucho contenido para reseñar, y muchas visiones diferentes de la guerra, aunque si de algo debemos estar seguros a estas alturas, es que esta temporada se centra en los villanos. Por eso iremos dando pantallazos de la situación que atraviesa cada uno hasta el momento.

¡ADVERTENCIA DE SPOILERS!

Penguin

Luego de no aceptar aliarse a Galavan en su guerra contra Gotham, era evidente que iba a sufrir las consecuencias. Todo empieza con el secuestro de su madre, la única persona que le importa, su único punto débil. Desde ese momento, Oswald pierde su eje y sus decisiones y formas de actuar por primera vez en toda la serie comienzan a ser erráticas, y con el único objetivo de su rescate.

En esta línea de acción, y con un poco de ayuda de Butch, Penguin logra descubrir el lugar donde Gertrude se encuentra retenida, y deciden enfrentarse finalmente a Galavan para rescatarla. Pero, como esperábamos, este plan no iba a ser tan fácil de concretar, y nuevamente queda demostrado que Galavan siempre está un paso por delante en esta historia. Así es como sumamos otro fracaso más para el pingüino, que lo lleva a aumentar un poco más su infinito odio a Galavan.

Esta línea de eventos va a llevar al pingüino a poner todos sus esfuerzos en planificar su venganza, el combate final contra Galavan. Será luego del intento fallido de venganza contra Galavan, en un combate bastante sangriento y con muchas bajas para todos los bandos, que quedamos en el medio del primer gran enfrentamiento entre los pilares de la serie: Gordon – Penguin – Galavan, en el momento más tenso hasta ahora. Como viene pasando en los últimos episodios, ¿cuál imaginan que iba a ser el más perjudicado de este enfrentamiento? Si, adivinaron bien: El pingüino.

Después de recibir un balazo por la espalda y escapar milagrosamente con vida del enfrentamiento, Oswald toma la desición (tardía decisión) de desaparecer un tiempo del mapa no solo debilitado en su ejército, sino debilitado psicológicamente, con la pérdida de su madre y sin muchos planes contra Galavan.

Es en este momento, y fuera de Gotham, que Oswald va a reencontrarse con un viejo “amigo”, que le dará una mano y lo traerá de nuevo al mundo. El reencuentro con Nygma, es todo lo que estábamos esperando. Un Nygma totalmente transformado y desconocido para Oswald. El verdadero Nygma. Éste lo ayudará, lo recuperará, incluso le curará las heridas y le dará de comer.

Finalmente, veremos una dupla de villanos que claramente va a ser importante de cara al futuro de la serie. Con Pingüino recuperándose de sus fallos y batallas perdidas, todo va a ser emocionante de ahora en más.

Nygma

 

En Nygma está uno de los personajes que – junto al pingüino – creció exponencialmente en la serie. Del Nygma que pasa desapercibido en la primer temporada, y que solo parece un simple ayudante de GCPD, a este Nygma, hay años luz de distancia, y por suerte, a medida que pasan los capítulos va adquiriendo más pantalla. Sin duda, los dos personajes mejor desarrollados se encuentran entre Ed y el pingüino.

Luego del “accidentado” final de su relación con la señorita Kringle, vemos la batalla que dará a la transformación definitiva de Ed en los primeros vestigios de lo que sería el Riddler que veremos de ahora en más.

Toda la guerra interna entre sus dos partes (dentro de su propia mente), que se fusionarán finalmente en una sola persona, es simplemente fabulosa, transformación que comienza con la muerte de Kringle (principalmente a través  del pequeño jueguito de “búsqueda del tesoro” que la faceta “malvada” de Ed organiza, contra la otra) y termina en su entierro. Es en el momento del entierro (escena bastante divertida) que se dará tanto el final de la transformación, como el encuentro con el pingüino. Un encuentro bastante casual y fortuito.

Ahora sí, ya tenemos lo que parece ser el prototipo 1 de lo que será nuestro Riddler (o al menos eso esperamos.

Galavan – Orden de St. Dumas

 

El encargado de llevar el caos a Gotham, el portador de la guerra, y el villano más importante de esta temporada; procede con los últimos movimientos de su plan. En estos capítulos, va a terminar de acomodar sus últimas piezas en el tablero y atacar todos los frentes a la vez, por fin saliendo de las sombras (a pesar de su cara “visible”).

En primer instancia enviará a Bárbara contra Gordon, como una mera distracción para mantener entretenido al único que siempre desconfió de él y darle tiempo de arremeter contra Pingüino y contra Bruce. Finalmente, su primera estrategia contra Gordon no sale como él esperaba y Gordon solo termina salvándose, sino descubriendo algunos detalles de los próximos movimientos de su plan.

A pesar de tener a Gordon en constante persecución, Galavan en ningún momento se siente o se ve amenazado por él, ya que cada uno de los eventos y de los resultados parece formar parte de su plan maestro.

Inmediatamente después de enviar a Bárbara contra Gordon, su próximo paso será ir definitivamente contra Bruce. Todo va a comenzar como siempre arrancan sus movimientos: de manera pacífica y estratégica. En primera instancia va hacia el joven Wayne, ofreciéndole su ayuda “amistosa” para curar Gotham: lo único que el joven tiene que hacer, es Venderle su empresa. ¿Pero que es lo que puede ofrecer Galavan que Bruce no tenga? ¿Además de una cifra gigantesca de dinero? Nuestro villano le ofrece nada más ni nada menos que el nombre del asesino de sus padres. Esta es la razón (junto a la aparición de Silver para confundirlo) que lo hace dudar de venderla hasta último momento, pero por suerte tenemos a Alfred, la voz de la razón para mantenerlo siempre firme.

Su próximo movimiento es deshacerse del único enemigo que podía ser una amenaza a sus planes: Gordon. Luego de un juicio en el que como era de esperarse Galavan iba a salir ileso, Gordon finalmente demuestra toda su furia y le promete que con sus propias manos lo derribará. Así, luego de una investigación que lleva a Gordon a enfrentarse finalmente frente a frente con su enemigo (aunque en evidente desventaja), y de una pequeña pelea cuerpo a cuerpo entre ambos, en la que Galavan muestra su terrible superioridad, lo último que vemos es a éste último dando la orden a un par de sus secuaces de “Mátenlo. Pero que sea lento”. Instantes previos al desenlace, Galavan se siente tan victorioso de la situación, que confiesa todo su plan a Gordon, incluso confesándole su verdadera identidad (Un Dumas) y su verdadero objetivo: el asesinato del “Hijo de Gotham”. El destino de Gordon se ve bastante complicado, hasta que un “viejo amigo” suyo aparece, en el momento exacto, para salvarle la vida. De nuevo vemos una alianza que hace rato se había roto, y que quizás sea la única chance para derribar finalmente a Galavan.

Finalmente, cuando Bruce se resiste al poder de convencimiento de Galavan, a él solo le quedará la manera no pacífica para obtener su fin. Luego de expresarle que su destino es la muerte, y que de una manera u otra se quedará con su compañía (Y con Gotham), Galavan al fin queda mano a mano con su presa. Es definitivo, Bruce no tiene que salir vivo de esto. Y será con sus propias manos. Con Tabitha entreteniendo a Alfred en la otra punta de Gotham (en una pelea donde podemos ver un poco más las grandes habilidades de combate del “mayordomo/mejor amigo” de Bruce), nada lo frenará para obtener su premio mayor. Es algo que viene de cientos de años atrás, y es familiar, personal. Nadie más se va a interponer entre él y su venganza.

Los buenos

 

A pesar de su fortalecimiento el la policía de Gotham, vemos a un Gordon cada vez más abatido, hasta el borde de finalmente perder la guerra contra Galavan, que definitivamente tendrá que tomar cualquier tipo de medidas, aunque vayan fuera de la ley, para acabar con el mismo. Vuelven las alizanzas con viejos amigos.

Del otro lado tenemos a un Bruce, completamente afectado y anulado por la presencia de Silver en su vida y con su empresa y su vida corriendo peligro, de la mano de Galavan, pero teniendo un momento fuerte en su emboscada contra Silver, a la que embaucará sacándole finalmente el nombre del supuesto asesino de sus padres (M. Malone) que no pudo obtener de Galavan, y a la vez dándose cuenta que toda su relación con ella era una fachada puesta por Galavan, para distraerlo. En estos episodios que pasaron su relación con Cat se rompe, aunque gracias a esta última misión finalmente se recupera, e incluso se hace más fuerte.

Hablando del personaje propiamente, Bruce es el punto más bajo de la temporada. Su personaje no logra crecer, la actuación no es muy fuerte y siempre le falta el último paso para convertirse en un personaje importante Por otro lado, su papel tiene que competir con la actuación de los otros gigantes, y queda avasallantemente superada por las de los demás personajes (como Nygma, Oswald, incluso Cat).

Conclusión

Llegamos a mitad de temporada, y llegó el momento de la guerra. Todo parece demostrar que en los próximos capítulos se dará el desenlace final de la misma y enfrentamiento final entre los 3 grandes bandos: GCPD, Galavan (órden de St. Dumas), Pingüino.

Por otro lado, así como los papeles de los villanos se hacen capítulo a capítulo más fuerte, y van ganando sus “formas” finales (sobre todo Nygma y Pingüino); los de los “buenos” pierden cada vez más pantalla y fuerza (tanto Bruce, como Gordon).

La aparición de la Orden de St. Dumas le dio carácter a la serie, junto a ese toque de misterio necesario para mantenernos enganchados, y a lavez nos mantiene expectantes de la aparición de Azrael, que probablemente sea una de las apuestas fuertes de cara al final de temporada.

La serie está muy arriba, y no pierde su atractivo con el correr de los capítulos. Sin duda, ganó muchísimo la segunda temporada, comparada con la débil primera temporada.

A disfrutar la segunda mitad de la temporada, que parece que se viene con todo.

Anuncios