Reseña: Homeland S05E08 – Allison

Se estancó un poco Homeland. La trepidante trama atraviesa un trecho trabajoso. Díganlo rapidito, si les sale.

1f1dae7aeabe4b9ecb6022f3d640ab85

El capítulo está centrado en el racconto de los tiempos de Irak, año 2005. Cuando una pebeta Carrie conoce a una quemada Allison. Carrie viene a reemplazarla en una militarizada Bagdad, en ebullición de soldados, milicias, violencia y espías. En eso y en una escena en la que nadie reparó, pero es clave. Allison angustiada, cansada, quemada, compra una cartera por internet.

Vamos a separar la paja del trigo, que es lo que necesita una reseña de este capítulo. Primero que nada, la trama de Quinn está hundida en la pavada. Ya era medio inverosímil que un grupo de combatientes (o terroristas) cooptara a uno que es tan obviamente agente de la CIA, que da risa. Ahora, que encima lo lleve sin vocación de pasar la frontera, sino para volver, se convierte en una cosa de lo más huevona. Ni las supuestas armas químicas salvan a este subplot de la ignominia. Un viaje semimoralizante, que termina justificando a los ultramontanos.

Veamos: Quinn empieza la temporada a la derecha de Atila. Luego es herido y atendido por el buen samaritano musulmán. Sigue adelante influenciando al grupo para que lleve su poder de fuego de nuevo a Siria (donde matar gente no es tan malo como en Berlín, todo un signo de los tiempos.) Finalmente es traicionado. Vuelta al punto uno: el mejor musulmán es el musulmán muerto. No dudo que Lo que viene será funcional a la trama general. Pero el viaje fue subestandard, sobre todo para una serie que nos acostumbra a mucho más.

ff29f0261afa4f44cf3f5c80eed8ab00

Saul está al horno. O al menos eso parece. Yo sigo pensando que es todo un engaño pergeñado por los viejitos. Pero bueno, no tengo indicios más que mi fanatismo por los personajes. Una oficial superior del MOSSAD se aparece por Berlín, ante el llamado de Dar Adal. Ante la incertidumbre, Saul queda preso de sus nuevos anfitriones. El MOSSAD no quiere cruzar a la CIA. Arriesgo acá: no quiere cruzar a Dar Adal. Berenson hace la lógica y les tira un hueso, con algo de verdad. Ganar tiempo. Inmovilidad. Signo de este capítulo.

Finalmente Carrie, en las vísperas de su reunión Allison, nos sumerge en un racconto de los tiempos iraquíes. La clave es Nazari. El juez Khalil, del que ya sabemos de su excelente relación con Carrie, sospecha del tal Nazari. Dice que está vendiendo información. Que es un infiltrado en la justicia en Irak de una milicia rebelde.  Allison le cuenta a Carrie que la denuncia es pavada, porque Nazari es su activo más importante en Irak, con el seudónimo de Acrobat.

Allison esta por irse de Irak. Esta quemada. No da más. Se quiere ir a una playa que tiene un bar donde hacen los mejores Daikiris,  “Banana Joe´s” dice con ojos de ensoñación. Le cuenta a Carrie que Acrobat está medio enamorada de ella. Adivinamos sexo salvaje. Sabemos que Carrie se acostó con un pibito en la temporada anterior, solo para ganarse su confianza, por tanto es todo verosímil.

Carrie y Allison se sientan en un bar en una plaza en Hamburgo. Un francotirador le apunta a Carrie. La orden debe darla Allison. Carrie pide ayuda, con desesperación. Allison no da la señal.

Y ahora la que recuerda es Allison. Acrobat la viene a ver. Le pide que se fugue con ella. Que se robó 8 millones de dólares del palacio de justicia. A Allison le gusta la plata. Sobre todo cuando está débil. Acepta, elabora un plan. Una puerta se abre, aparecen los chicos malos rusos. Ivan, con un poco más de pelo, le cuenta a Allison que la tiene grabada. Que tiene dos opciones. O trabaja para ellos o le entrega todo a la CIA. Allison es débil. Compra carteras online.

Se finge la muerte de Nazari. No se entiende porque los rusos, que son despiadados, no lo faenaron antes. Pero la cosa es que Nazari se va a Amsterdam y vive 10 años allí. Un día vuelve a Bagdad. El juez lo ve. Agitado, trata de contactar a Carrie. Pero Carrie es una paria. La CIA guarda todos los archivos. Y entre miles de datos estaba eso, un llamado de emergencia de un viejo juez, lo que desencadenó todos los hechos posteriores.

homeland-536-s5e8-all-about-allison

Carrie, luego de la reunión, de la que se salvó del tiro en la cabeza por gracia de Allison y con ayuda del hacker buena onda, entra a la laptop de Nazari. Y allí, con una obviedad que haría palidecer a Maestro y Vainman, aparece un salvapantallas del mismísimo Acrobat en el Bar Banana Joe´s. Dos más dos son cuatro. Ahora Carrie sabe todo.

Anuncios