Groovy review: Ash vs. Evil Dead – S01E01 (Season premiere) – “El jefe”

A veces cosas extrañas pasan, como que una trilogía de películas de hace más de 20 años de antigüedad dé luz a una serie, todavía mas raro es que se logre reunir al equipo creativo original y aun más extraño es que el resultado sea más que bueno, Ash vs. Evil Dead logró todo esto.

La serie nos re-introduce al universo de Evil Dead rockeando con Space Truckin’, con un Ash que perdió algo de forma con el tiempo, pero que conserva intacta su personalidad que tanto nos gusta. La trama transcurre en la actualidad, 30 años después de la vuelta del personaje al presente en el cierre de Army of darkness, donde sigue trabajando como empleado de supermercado y vive tranquilo en una casa rodante. Todo cambia cuando los Deadites vuelven por Ash, luego de que por accidente este lea un pasaje del Necronomicon Ex-Mortis atrayéndolos de vuelta a él, ahora debe combatir las fuerzas del mal nuevamente junto a Pablo y Kelly, sus compañeros de trabajo en el supermercado. También tenemos la línea paralela de Amanda Fisher, una oficial de policía que se atraviesa en el camino de los Deadites, que si bien no sabemos demasiado cómo se va a desarrollar, podemos estar más que seguros que van a cruzar caminos con Ash en un futuro cercano, lo que abre una pregunta para quienes hayan visto el capítulo: ¿Por qué esa casa fue el único lugar en el que no estaba Ash pero aparecieron los Deadites? Veremos con el transcurso de la serie si esto es un hueco argumental o si avanza de alguna manera.

No solo Bruce Campbell vuelve para repetir su rol (¿quien más sino?), también lo hace el querido Sam Raimi, quien dirige y también escribe junto a su hermano Ivan Raimi este primer capítulo (al igual que lo hicieron en Army of Darkness). Todas estas participaciones se notan en el producto final, el entrañable carisma de Campbell que parece no haber envejecido ni un día, el guion que mantiene el espiritu de Ash y la dirección que nos recuerda todo lo que nos gustó de las películas: las tomas explicitas de violencia, los movimientos de cámara extremos, la famosa toma subjetiva de una entidad desconocida a gran velocidad y mas, todo está ahí. El gore y la violencia grafica a la que nos tenían acostumbrados las películas originales dan el presente a lo lindo, pero lamentablemente en varios casos se reemplazaron los efectos prácticos (en su momento muy bien logrados en la trilogia original) por efectos digitales que, algunas veces más que otras, dejan bastante que desear. Lamentablemente Sam no se encargo de la dirección de más capítulos durante esta primera temporada, así que el verdadero desafío para la serie comienza ahora, donde habrá que ver cómo se las apañan los demás directores y cómo avanza la historia, ya que lo que vimos de ella en este debut de la serie era lo que ya sabíamos de antemano que vendría, a partir de acá es cuando deberíamos ver realmente para donde dispara la cosa.

Por suerte no escatimaron ni en acción ni en comedia, el episodio exprime la personalidad de Ash y sus latiguillos para dar una buena cantidad de humor, mechándolos con secuencias de pelea contra los Deadites, brindando así entretenimiento de principio a fin. No importa la poca fe que se le pueda tener, un fanático de la saga no debe dejar pasar al menos este primer capítulo, pero tampoco hace falta ser un seguidor de la franquicia (aunque ayuda), porque incluso hay un rápido repaso de los hechos que necesitan saber quienes no hayan visto (o no recuerden) las películas.

La cadena le tiene tanta fe al proyecto que decidió confirmar una segunda temporada incluso antes de que se emitiera este primer episodio, cuya calidad y cercanía con el material original nos hace entender de donde salió esa fe, esperemos que se mantenga. Ash está de vuelta con todo lo que nos gusta, sieg hail, the king is back, baby.

Anuncios