Recap: The Walking Dead – “Thank you” (S06E03)

Debido a las caracteristicas del episodio resulta imposible hacer una reseña medianamente completa del mismo sin spoilers, asi que leanla solo despues de haber visto el capitulo, advertidos estan.

Después de las advertencias de que un personaje importante iba a morir, finalmente vimos no sólo esto sino que básicamente se fue todo al carajo y eso que todavía no estamos ni en una cuarta parte de lo que es la sexta temporada, hay varios puntos a tratar así que vamos por partes como dijo un walker.

Todo este capítulo transcurre un líneas paralelas a los hechos del episodio anterior y nos sitúa justo donde termino la primer entrega de esta temporada, ambas líneas interactúan entre sí usando las distintas atracciones que le generan a la horda de caminantes como nexo entre las dos líneas para saber así en qué situación esta Alexandria mientras vemos los que sucede con el grupo de Rick, utilizando elementos como la bocina del camión, los disparos y lógicamente el final donde las líneas se unen al llegar Michonne con sus acompañantes.

El equipo de Rick se adelanta a la horda y trazan un plan para que Rick vaya en busca de la casa rodante para desviar a los caminantes con ella mientras el resto continua yendo a pie a la comunidad. Durante todo el trayecto vemos la falta de experiencia que tienen los integrantes del grupo de Alexandria en relación al grupo de Rick, quienes en su mayoría pierden la calma ante cualquier situación de peligro, tienen reflejos poco agiles y les falta seguridad, esto termina haciendo que la gran parte de ellos muera por distintos motivos, Sturgess dispara erráticamente, hiriendo incluso a uno de sus compañeros y luego escapa para terminar siendo devorado en soledad, otros simplemente son mordidos por su lentitud y tenemos el polémico caso de Nicholas, polémico no por él sino por lo que desencadenó.

Este es un capitulo que nos recuerda lo implacable que puede ser la realidad del universo zombi, muertes por doquier, que no perdonan ni discriminan, donde los mensajes de aliento a veces son solo una ilusión. Esto lo vimos bien claro con David, quien trataba te dejarle una simple despedida a su esposa en caso de morir, la cual termino siendo pisoteada por zombis luego de que Michonne le insistiera en que la guardara, alentándolo a que iba a lograr llegar a casa. Lamentablemente acabó siendo devorado vivo mientras sus compañeros observaban del otro lado de la reja sin hacer nada más que observar, cosa poco piadosa de su parte ya que al menos podrían haberle disparado para que se fuera sin el gigantesco sufrimiento de una muerte lenta y dolora al ser devorado vivo, pero creo que podemos tomar esto como un pequeño elemento más que nos demuestra lo rápido que los personajes de este universo aceptan la muerte y siguen adelante a estas alturas, remarcado unos momentos después cuando Michonne borra el mensaje de aliento que le había escrito a David en su antebrazo.

Retomando lo de Nicholas, a lo largo de esta entrega vimos cómo los fantasmas de su pasado lo acechaban, todo su egoísmo rendía frutos y todas las advertencias de Glenn se hacían realidad, transformadas en una variedad de ex compañeros de exploración de Nicholas zombificados, donde la culpa lo persigue, lo acorrala y se termina llevando no solo a él, sino también a nuestro querido Glenn. Así Finalmente llegamos a “EL” momento del capítulo, ese que nos dolió a todos, que fue totalmente injusto para el personaje, que resulta tan increíble que aun hay personas que sostienen la teoría de que Glenn está vivo a pesar de lo grafica que fue su muerte, que ya tiene videoreacciones en internet y que fue una sorpresa hasta para quienes leemos el comic y esperabamos que si llegaba a morir lo hiciera mas adelante con algun mayor parecido a la obra original.

Vimos a Nicholas y a Glenn acorralados por una horda de zombis, es una situación realmente complicada, sin embargo la esperanza de que salieran vivos (o al menos Glenn lo hiciera) siempre estuvo hasta el último instante, aunque ni siquiera se nos ocurriera cómo podían llegar a salvarse, un deseo ciego guiado más por el corazón que por la cabeza. Pero que, finalmente y como nos suele hacer The walking dead, nos pegó una trompada casi sin anestesia y cargada de ironía, donde la misma concientización que Glenn le hizo tomar a Nicholas termino matándolos a ambos, cuando este último no resistió mas la presión de la culpa del pasado y la situación del presente y decidió suicidarse dándole a Glenn un “Gracias” tan importante que se roba el titulo de este capítulo. Inmediatamente después de esto, el rostro horrorizado de Glenn se ve empapado por la sangre culposa de Nicholas, cuyo cuerpo ya sin vida cae sobre Glenn, arrojándolo hacia los zombis, quienes casi ni lo dejan abrir los ojos antes de empezar a despedazarlo, mientras la expresión de Glenn se llena no de dolor, sino de una enorme tristeza, por el fin de su largo camino, por todo lo que deja atrás, por sus amigos y sobre todo por Maggie, vaya manera de dar las gracias que tiene Nicholas.

Sin embargo hay un detalle importante, nadie puede confirmar la muerte de Nicholas o de Glenn, nadie fue testigo, dejaron en claro que si bien saben que el fuego que deberían haber prendido no apareció eso no significa que no hayan salido con vida. Inmediatamente después del revuelo en las redes por la muerte del querido Glenn, uno de los pocos personajes que permanecían vivos aun desde la primer temporada, uno de los productores ejecutivos salió a dar un mensaje de consuelo, diciendo que veremos nuevamente a Glenn, pero no sabemos cómo, las probabilidades más comentadas son lógicamente en forma de flashbacks, recuerdos o puede que más adelante se crucen con un Glenn zombificado que les confirme su muerte y les dé un golpe intenso a sus allegados, algo parecido a lo que sucedió con Sofía al final de la segunda temporada, solo que sin el factor sorpresa para el espectador.

Pero como si esto no fuera suficiente, Rick al final del capítulo es atacado por un pequeño grupo que pretendía asaltarlo, del cual se encarga a balazos limpios y sin titubear en lo más mínimo. El problema es que luego de esto, Rick trata de volver a poner en marcha la casa rodante pero esta no arranca, mientras que unos caminantes se acercan lentamente atraídos por el ruido de disparos que él mismo provocó, dejándolo solo, encerrado y a punto de ser rodeado por zombis. Pareciera que la tiene bastante complicada, sin embargo podemos teorizar, recordando que Rick todavía tiene el walkie-talkie, con el que podría comunicarse con Daryl, como ya lo hizo unos momentos antes, para pedir auxilio. Es la opción más viable, eso o que la casa rodante decida arrancar, pero lo confirmaremos más adelante.

Como ya hemos comentado, el mismo creador de la serie, Robert Kirkman, se ha jactado en entrevistas de que en el universo de The walking dead cualquier personaje puede morir en cualquier momento, pero aun sabiendo esto, es tremendo cómo nos dejó este episodio y eso que todavía no va ni la mitad de la primera mid-season, después de esto probablemente, durante los próximos capítulos, solo quede relajar un poco al menos, pero por las dudas agárrense que esta sexta temporada viene con todo, te vamos a extrañar Glenn.

Anuncios