Homeland S05E02: The Tradition of Hospitality. Clásica y moderna

El clasicismo narrativo está imperando en esta temporada. Nada de las brumas de antaño. La complejidad es más bien policial. ¿Quién? y ¿Por qué? son las preguntas, en vez de ¿Qué carajos está ocurriendo?.

En esa línea, los personajes se establecen. Este capítulo nos da un pantallazo operacional sobre cada uno de ellos. Que hacen los viejos conocidos. Quienes son los desconocidos.

Aprendemos entonces que Otto During (Sebastián Koch) tiene vínculos comerciales con el Líbano. Que sus donaciones no son inocentes, que hay un trasfondo de negocios, blanqueado desde el vamos. Se nos informa que Allison Carr (Miranda Otto) es una importantísima agente de inteligencia, en lo concerniente a Europa del Este, y que la periodista Laura Sutton (Sarah Sokolovic) es una militante conocida y autoexiliada de EE.UU., apadrinada por Otto During y con aparente libertad de acción para publicar, aparecer en los medios y volar por los aires la estructura de inteligencia de Alemania. Suena raro esto. Si During paga, During decide. ¿Cuál es el interés del millonario acá? ¿Por qué se nos esconde esta información?

Los conocidos, por su parte, están en lo suyo. En otro aporte clásico, el amigo Peter Quinn se ha convertido en un sicario del Imperio, suelto por Alemania. Recibe el encargo de asesinar a una mujer en el capítulo pasado, y lo cumple en este, sin siquiera transpirar. En un guiño a todas las novelas de espías de la historia, sobre el final del capítulo, recibe un mensaje cifrado, que debe desentrañar con las páginas del diario del día. Todo esto por si quedan dudas del clasicismo.

Carrie consigue una hora de protección para Otto During en el bendito campamento en el Líbano. El Hezbollah cobra 40.000 dólares por esto. Y como es de esperar, todo se va a los caños. Bombas explotan, gente muere, pero, el objetivo no es During.

Saúl, por su parte, es el más inverosímil de los personajes. El Jefe de la sección Europa de la CIA y ex Director de la Agencia, está haciendo de agente en pleno Berlín, entregando mensajes y demás huevadas. No se entiende esto. No es un 4 de copas Saúl. ¿Qué catzo está haciendo metiendo mensajes en buzones?. La cosa es que decide prescindir de Allison Carr, para servirla de chivo expiatorio a la inteligencia alemana por el hackeo. Veremos que Allison tiene otros planes para su carrera. Un punto a favor de ella: no cree que Carrie sea la responsable del robo de información, a pesar de que la evidencia apunta a ella.

Por tanto tenemos a Saúl pasándole encargos a Peter Quinn, quién está en temporada de caza en Berlín, más cebado que Drácula en cumpleaños de quince. Tenemos la sospecha de Saúl de que Carrie se pasó de bando. No importa cual bando, uno en contra. Tenemos a las viudas de Abu Nazir, metiendo bombas por ahí. Tenemos la impotencia del Hezbollah para controlar su propio territorio.

Tenemos a Carrie con una mira en la cabeza.

Anuncios