Fear the Walking Dead S01E04 – Lo bueno se hace esperar

Parece que FTWD empezó a darle en el clavo, finalmente AMC nos dio un episodio mejor que cualquiera de los que nos había presentado hasta ahora. Probablemente el aspecto que hizo que este fuera un buen capitulo a la vez evidencie uno de los problemas que la serie tiene en sus comienzos, el cual es la ausencia de un conflicto y, sobretodo, de un antagonista claramente definidos. Sabemos que la principal diferencia que nos habían prometido entre “The walking dead” y su spin-off (mas allá de sus respectivas premisas del “antes” y del “después” del apocalipsis zombi) era que en esta nueva serie el peligro real iban a ser los humanos y no los caminantes o walkers, sin embargo no habíamos visto esto sino hasta que llegó este cuarto capítulo.

Este es probablemente el primer episodio de “Fear the walking dead” que tiene realmente una construcción y progresión del drama y del suspenso bien armadas. Incluso antes del título el capitulo comenzó con lo que parecen ser unas personas en la lejanía tratando de comunicarse a través de la luz, descubiertas accidentalmente por el hijo de Travis, ahí tuvimos el primer puntapié, finalmente la serie nos empezó a generar interrogantes, nos empezó a generar intriga, curiosidad, sobre quien estaba enviando esas señales y con qué propósito. Luego vemos a un militar explicándonos de manera clara cuales son los cambios y las “reglas” que se están llevando a cabo con el reciente confinamiento de la ciudad, ahí van de nuevo más preguntas y cuestionamientos que dan ganas de continuar viendo el capitulo.

No es que hasta el momento la serie no hubiera generado ninguna curiosidad en absoluto, sino que las de este episodio realmente empiezan a tener un peso dramático considerable, además de que las intrigas ahora planteadas son interesantes, ya que (si bien ya tenemos una idea básica de por dónde viene la mano) pueden disparar para varios lados o al menos no conocemos los detalles.

Continuando con la trama, vemos que los militares ya aislaron la ciudad sin previo aviso, sin respuestas respecto a la situación que están viviendo y además están llevándose personas a la fuerza con dudosas explicaciones de por medio, lo cual (obviamente) nos lleva a suponer, al menos en primera instancia, que es porque están infectados o tuvieron algún tipo de contacto con los zombis, pero en definitiva no sabemos con certeza. En el medio vemos cómo un vecino de Travis está algo descontrolado por el panorama y finalmente nos enteramos que en una situación poco clara fue llevado a un hospital por los militares, quienes al final del capítulo también deciden llevarse a Nick y a la esposa del personaje de Rubén Blades. Finalmente la serie decide dejarnos con un cliffhanger decente, cuando vemos que de la habitacion de donde provenian las señales de luz que se veían a lo lejos ahora hay disparos, mas la reacción de Travis al descubrirlo, sumado a la gente que se está llevando el ejercito llegamos a la conclusión de que los militares están ejecutando personas y que (al fin!) tenemos protagonistas en un serio riesgo de muerte.

Con estos elementos vimos cómo se fue construyendo progresivamente la imagen de quienes son los antagonistas mas marcados (hasta ahora al menos): las fuerzas militares. Pasamos de una sospecha o sensación de que algo respecto al accionar del ejército y la situación general no estaba bien a que quedaran como los principales antagonistas de este y los siguientes episodios.

Justo cuando estaba volviéndose realmente tediosa, la serie por fin llega a un capitulo que no se hace largo de ver, resulta interesante y tiene un desarrollo claro y (relativamente) bien armado. Esperemos que no baje la calidad, esto es lo minimo que se puede esperar y era lo que la primera mitad de la temporada pedía a gritos: suspenso, intriga y que genere un interés al espectador, ojala lo mantengan y este episodio no termine siendo la excepción, ya veremos como sigue, hasta la review del capítulo que viene.

Anuncios