Un encanto de película

La nueva película de Disney, Encanto, hace honor al título. Y esto tiene que ver con el cambio paradigmático que vive la compañía hace ya unas cuantas películas porque las historias no son de princesas que buscan el amor de un príncipe azul, sino más bien historias de familias normales con cuentas pendientes por resolver.

La película Encanto se centra en una suerte de realismo mágico, en el que cada integrante de la familia Madrigal cada año recibe, por obra y gracia del espíritu de una vela, un don para proteger al pueblo, con excepción de Mirabel Madrigal, quien es vista por su familia, en especial por su abuela, y por todo el pueblo como un sapo de otro pozo.

En ese concepto está la clave para entender la trama de la película: porque para ser especial no hace falta tener un don mágico como todos los Madrigal. Mirabel tendrá que utilizar su ingenio y su talento para resolver el problema principal que ocurre en la familia.

Entre otras cosas para destacar: la crítica que realiza a los mandatos familiares como moraleja cuando una de las Madrigal recibe el don de la fuerza, y la frustración que eso le genera al punto de terminar estresada y perdiendo su vitalidad y fuerza. O la otra hermana de Mirabel que recibe el don de la belleza y la presión de tener que casarse con el galán del pueblo sin saber si ella quería.

El film está dirigido por Jared Bush y Byron Howard, quienes ya habían trabajado en éxitos de la talla como Zootopía y más recientemente Moana. Lo lindo de esta película es que la historia transcurre en Sudamérica, más precisamente en Colombia, y por eso cuenta con las voces de Carlos Vives, Sebastián Yatra, Maluma, Angie Cepeda, y la argentina Stephanie Beatriz, protagonista de la serie norteamericana Brooklyn 99.

Un dato que llama la atención pero que no sorprende tiene que ver con la banda sonora de la película que bate todos los récords en las plataformas digitales: desde Spotify, Deezer y YouTube, entre otras, y desplaza del primer puesto al último éxito de la cantante Adele.

Disney y el conflicto con Bruno:

Antes de Encanto, vio luz la película Luca, la historia de dos criaturas marinas del fondo del océano que salen a la superficie y se transforman en seres humanos. Cuando los personajes dicen algún comentario fuera de lugar utilizan la frase: “¡Silencio Bruno!”, como represión de lo incorrecto. En Encanto, Bruno es un Madrigal que tiene el don de la profecía y es persona no grata: a tal punto que no se habla de Bruno, ya que sus profecías solo traen desgracias.

Encanto reúne todos los ingredientes de una receta para que funcione a la perfección. Una historia familiar, un conflicto, la música en la voz de Carlos Vives, entre otros talentos, humor, suspenso, drama, y como siempre: el viejo y confiable golpe bajo, que te hace derramar algunas lágrimas para que disfrutes, al igual que los Madrigal, con toda la familia.