TABULA RASA: desfragmentando y reconstruyendo la memoria

imagen destacada3

Tabula Rasa, que significa una suerte de “papel en blanco” o “borrón y cuenta nueva”, nos cuenta desde el punto de vista de la amnesia de la protagonista, Annamie, quien sufrió un accidente. De a poco vamos descubriendo las aristas del caso: alguien desapareció y ella es la última con quien tuvo contacto el desaparecido en cuestión. El espectador sabe más cosas que la protagonista, que desde la base está en desventaja.

Ella tiene miedo, con la poca memoria que le sugieren tanto los flashbacks como el presente, intentando recordar y con las imágenes deterioradas. Hay momentos en los que el punto de vista cambia y nos hablan más los hechos que el punto de vista de Annamie. Todo deambula en un limbo entre personajes misteriosos, donde cualquiera tiene lados oscuros y secretos. La sensación de incertidumbre al enfrentarse a la situación crece, no podemos confiar en nadie.

A6DQSBHLOFEV7KNIRUZ46W4KAY

Recobramos el sentido cuando nos revelan (spoiler alert) que la hija está muerta, y ella llena el hueco creándola en su realidad. Retorcida es la mente y, creando aún más empatía con ella, vemos la historia aún más rota de lo que está. Se predice un giro, hay algo que no va bien, y cuando se nos presenta esto la protagonista adquiere más conciencia. Al enfrentarse y aceptar el hecho de que su hija está muerta, su memoria comienza a sanar tanto en el pasado como en el presente.

Constantemente este polvo rojo acecha, invade, avanza. Hay algo claramente oscuro, denso y peligroso que quiere encontrarla, véase como una metáfora de los recuerdos traumáticos, es algo que ella necesita depurar. Y está hermosamente hecho en secuencias perturbadoras como cuando baila y se desmorona o todas las del polvo rojo. Es como si metiesen una cámara en el subconsciente, porque de lo retorcida que es su mente ella comienza a sanar, no sin antes atravesar por estados de negación, culpa, miedo, desconfianza. Cinematográficamente está muy bien, el punto de vista está clarísimo.

Tabula-Rasa-resenha-netflix-03

También habla de la culpa y el deseo de resolver cuestiones no resueltas por parte del investigador. Su hijo desapareció y está a la vuelta del retiro profesional, obviamente es personal. Comenzamos a entenderlo, y ahí los puntos de vista son claves. Desconfiamos completamente de todos los personajes que no son Annamie, pero cuanto más sabemos de los demás personajes, más rezamos por una comunión entre todas las partes. Es una situación en la que todos están en la misma y se necesita de la sanación de la protagonista para que avance el caso.

El personaje del desaparecido, Thomas, genera más que varios interrogantes. La mirada que tiene nos inquieta, pero no para mal, está muy bien hecho porque es el único personaje que no es la protagonista del que nos cuesta menos desconfiar, después nos enteramos del porqué. Ahí nos topamos con más culpa, mucha culpa y necesidad de redención. Y sin mencionar el giro final, por el que todo se tira por la borda (hablando de los hechos), vemos que a nivel mental y espiritual confluye.

image

Es una historia de sanación, de perdón y comprensión. Lo que nos caza es nuestra conciencia, por un lado o por el otro la depuración llega si se está dispuesto a encararla. La culpa genera destrucción si no se enfrenta y redime, nos rompe como piezas de cerámica.

“No podemos arrancar una página de nuestra vida, pero sí podemos arrojar el libro al fuego”.

Anuncios