Cinco series nuevas del 2016 que no estas viendo

banner

 

El universo de series norteamericanas es tan extenso que hasta se divide en lo que es la “Fall Season” o temporada otoñal/regular que son las series mas populares y arrancan de octubre a mayo, y la “midseason” que son en general, series mas cortas que inician al final de la temporada regular y se emiten durante el verano. O a veces, inician en febrero/marzo y terminan al mismo tiempo que la temporada de otoño. El caso es que en general, no se espera mucho rating de estas series y por eso muchas veces suelen ser productos mas jugados. La popularidad de las series de cable y Netflix también ha apretado la cuerda sobre el cuello de los directivos de los canales de aire que, viendo como sus series luchan por el rating (y los premios), también las obligan a contratar guionistas menos ladrones y ver si consiguen emparejar la lucha.

Entre el final del año pasado y la primera mitad del 2016 salieron muchas de esas series “menores”, y en este listado, les destacamos cinco que nos gustaron como para recomendar:

THE PEOPLE v. O.J. SIMPSON: AMERICAN CRIME STORY “The “Verdict” Episode 110 (Airs Tuesday, April 5, 10:00 pm/ep) -- Pictured: (l-r) Nathan Lane as F. Lee Bailey, David Schwimmer as Robert Kardashian, Cuba Gooding, Jr. as O.J. Simpson, Courtney B. Vance as Johnnie Cochran, John Travolta as Robert Shapiro. CR: Prashant Gupta/FX

The People v. OJ Simpson, American Crime Story: Si no estas al tanto del juicio de OJ Simpson, en los 90’s viviste en un tupper, o jamás viste ninguna serie americana de nada. OJ Simpson es un ex jugador de fútbol americano que el resto del mundo conoció a través de las películas de “La Pistola Desnuda” como el compañero negro de Frank Drebin. En los 90’s, esa desvaída fama volvió a renacer cuando OJ fue acusado por el homicidio de su ex esposa Nicole Brown y de Ron Goldman, un empleado de un restaurant que habría sido su amante. La serie, producida por Ryan Murphy (Glee, American Horror Story, otras porquerías) entre otros, nos narra en ocho capítulos, desde la noche fatídica hasta el final del juicio donde OJ es exonerado (esto no es un spoiler, pasó hace 21 años) y las vidas posteriores de los involucrados.
La serie es fantástica desde todo punto de vista. Obviando los detalles que nos es imposible saber si son ciertos (los momentos de Robert Kardashian interpretado magníficamente por David Schwimmer o los entretelones de los fiscales), prácticamente todo es representado con una veracidad asombrosa. Travolta, también productor, como el abogado Robert Shapiro tiene momentos brillantes que no opacan jamás al resto del “dream team” de OJ, conformado por Kardashian, Lee Bailey (Nathan Lane, increíble), Johnnie Cochran (Courtney, B. Vance), y el menos recurrente Dershowitz (Evan Handler). Del lado de la fiscalía, Sarah Paulson, recurrente en “American Horror Story” compone a la atribulada fiscal Marcia Clark, y Sterling Brown a su culposo compañero. Todo ante los ojos de Kenneth Choi al que le toca bailar con la mas fea, el juez Lance Ito, al cual toda sitcom que se precie le ha dedicado un chiste tanto por su curioso nombre como por su aparentemente escandaloso proceder.
Párrafo aparte para el regreso triunfal de Cuba Gooding Jr como OJ.
Los 10 capítulos de la serie pasan como agua y merecen ser vistos por todos los fanáticos de los dramas legales.

2

22.11.63: la adaptación de esta hermosa novela de Stephen King pone a James Franco en su rol mas medido hasta la fecha, la del profesor de inglés, Jake Epping, que viaja en el tiempo para detener el asesinato de Kennedy.
Si no leyeron la novela, vayan corriendo a conseguirla. Es una caricia al alma. Pero acá voy a contarles sobre la serie, que cuenta de 8 capítulos solamente y se ve volando. Epping, como decíamos, es amigo de Al Templeton (Chris Cooper) que es dueño de uno de esos restaurants al paso muy americano llamados “Diners“. Templeton le revela a su joven amigo dos cosas: la primera, que tiene cáncer. La segunda, que en la despensa de su negocio hay un portal para viajar en el tiempo. Por supuesto que Epping cree que su amigo se volvió loco. Pero sin embargo, al meterse en la despensa, descubre que es cierto. La única joda es que el portal solo va a un lugar y tiempo en concreto: octubre de 1960, al mediodía. Puede estar años seguidos en el pasado que cuando vuelva a su tiempo solo habrán pasado algunos pocos minutos. Durante los años que Al tiene conocimiento de ese portal, solo ha tenido un plan en mente: detener el asesinato de JFK, que se va a dar en Dallas, el 22 de noviembre de 1963.
A lo largo de los 8 capítulos, vemos como Jake, armado con los conocimientos de Al y su propia inventiva, intentara vencer al mismísimo tiempo que no para de ponerle trabas para detener el paso de la historia.
La producción de la serie corrió por cuenta de JJ Abrams, después de que los derechos del libro estuvieran en manos de Jonathan Demme. No sabemos que habría hecho el veterano director, pero lo que hizo Abrams es fenomenal y digno de ser visto.

3

Lucifer: Lucifer es el diablo. Reconocido. También es un personaje de DC que apareció primariamente en las páginas de Sandman (Neil Gaiman), donde enfrenta al Eterno solo para, finalmente entregarle las llaves del infierno y abandonar su trabajo para siempre. En ese punto es que arranca su propia miniserie en el imprint Vertigo. Serie y cómic obviamente difieren en mil aspectos, pero se mantiene su comienzo. Lucifer Morningstar (Tom Ellis), es el dueño de Lux, un bar en Los Angeles que regentea con uno de sus súbditos, la líder guerrera de los “Lilim”, Mazikeen (Lesley Ann-Brandt). Inmediatamente vemos el objetivo de los creadores que es crear una especie de serie de fórmula a lo “Dexter”, donde Lucifer se convierte en asesor de la policía de Los Angeles en orden de detener al asesino de una celebridad que mataron frente a su bar. Así empieza a colaborar con la detective Chloe Decker (Lauren German), mientras él persigue sus propios objetivos demoníacos.
Vamos a ser claros, de las cinco series que les cuento en este listado, Lucifer es la mas floja de todas, lo admito. Sin embargo, la sumo acá porque tiene un enorme potencial y porque con una premisa un tanto desviada y algo cuestionable, la serie es buena igual. Y si es buena eligiendo un pathos distinto del cómic, imagínense si en algún momento encarrilan para ese lado.

4

Preacher: otra de comics, y otra de Vertigo, pero ésta es buena buena. Innegable. Cuando nos enteramos que los derechos de Preacher habían sido comprados por el dúo cómico de Seth Rogen y Evan Goldberg, a muchos de nosotros un frío nos corrió por la espalda. Es difícil explicar bien porque. Nos caen bien estos muchachos. Son graciosos. Rogen, que es el que da la cara, actúa medianamente bien. Pero por alguna razón TEMIMOS. Es inexplicable. Pasó el tiempo. Se filtró el piloto. Y estaba espectacular. Y no temimos mas.
Jesse Custer, aka el Predicador, es interpretado por el cara de loco de Dominic Cooper, y le sale a la perfección. Su búsqueda de Dios, interrumpida todo el tiempo por la violencia, la magia, los entes sobrenaturales y los mafiosos, no pueden modificar el rasgo de enfermedad mental que tiene el personaje. Al menos una que convierte su rostro en una máquina bipolar de romper huesos. Acompañado por Tulip (Ruth Negga), su ex novia, y Cassidy (Joseph Gilgun), el insano vampiro irlandés que es su mejor amigo, en esta primera temporada, el trío desafiara los poderes (terrenales) ancestrales anquilosados en Texas y representados por Odin Quincannon (Jackie Earle Haley), el extraño dueño de la procesadora de carne y energia de la ciudad y Graham McTavish, el Santo de los Asesinos entre otros.
Lo fenomenal de Preacher no se queda en su enrevesado argumento y la interpretación de sus personajes. Hay también un muy complejo trabajo en los rubros técnicos. La dirección y fotografía (Bill Pope, el de Matrix y muchas de Raimi entre mil mas) son de factura altísima. El montaje no se queda atrás. Es un producto cinematográfico llevado a la televisión. Sin duda merece estar entre las mejores series del año. Recomendación vital.

5

The Night Of: Lo mejor para el final. “The Night Of” es un drama legal que fue pergeñado para estar entre medio de dos tanques, la temporada seis de Game of Thrones y el estreno mundial de Westworld, la remake de la peli homónima de 1973 producida por Nolan y Abrams con Anthony Hopkins en el rol principal. Hay que bancarse la prensa hidráulica doble de esas dos bestias. Y la serie producida, escrita, y dirigida por Steven Zaillian (escritor de “La Lista de Schindler” y “Moneyball” entre otros nenes) y Richard Price (escritor en “The Wire” entre otros), no solo se banca esa presión, sino que sale convertida en la mas que probablemente mejor serie nueva del 2016.
Nazir Khan (Riz Ahmed) es un americano descendiente de pakistaníes, de religión musulmana, que tiene toda la pinta de niño bueno que no rompe un plato. Hasta la noche en la cual todo se va al carajo. Nazir roba el taxi de su padre para ir a una fiesta luego de que su mejor amigo lo colgara. En el camino levanta a Andrea, una chica con pinta de triste que está tan buena que hace que Nazir se olvide de la fiesta y la pasee por toda la ciudad, donde hablan de sus vidas mientras se emborrachan y drogan. Terminan en la casa de Andrea, que aparentemente, tiene algo de plata. Tienen sexo. Se automutilan como parte del juego. Fade out. Nazir se despierta en la cocina sin saber como llegó ahí. Vuelve a la habitación y encuentra a Andrea muerta en la cama con multiples cuchilladas. En pánico, el protagonista huye en el taxi solo para ser detenido por la policía por un giro equivocado a la izquierda. Le huelen el alcohol y deciden que no pueden dejarlo seguir y se lo llevan en el auto policial donde reciben una llamada urgente, algo pasó a diez cuadras. Nazir termina en la comisaría adonde, tras un largo rato están dispuestos a dejarlo ir por lo del auto hasta que le encuentran un cuchillo ensangrentado en el bolsillo interno de la campera y pasa a ser sospechoso de asesinato.
Entra el resto de los personajes: Box (Bill Camp), el veterano detective de homicidios a punto de retirarse, un personaje que vimos mil veces: “I’m too old for this shit“, sin embargo, todo en “The Night Of” es medido. No hay estridencias. No hay dramatismos innecesarios. Esto es HBO. Box, tiene casi un caso cerrado y se lo entrega a la fiscal Helen Weiss (Jeannie Berlin). En el ínterin, mientras Nazir está encarcelado, un abogado carancho entra en escena. Hago un paréntesis. Con los otros redactores de la “24” consideramos que John Turturro interpretó el papel de su vida. A John Stone, el abogado en cuestión lo iba a interpretar James Gandolfini, pero la parca le hizo una visita temprana y nos sacó al gordo de nuestras pantallas. Atrás de Gandolfini estuvo Robert DeNiro que no pudo hacerlo por “problemas de calendario”, claramente el buen Bobby tenía que filmar esa donde es el abuelo pervertido de Zac Efron o aquella donde es pasante en una agencia de moda. En fin, el tema es que el papel lo agarró Turturro y la rompió TODA. Stone es lo que acá llamamos carancho y allá llaman “Ambulance chaser” o, perseguidor de ambulancias. Cuando encuentra a Nazir en una celda, ve en el una posibilidad de hacer algún dinero y así se convierte en su abogado. Y esto sorprende a todos, ya que Stone está acostumbrado a hacer tratos con los fiscales para reducir las penas de hampones menores, y este caso parece estar muy por arriba de sus capacidades. No obstante, el abogado, que sufre de dolorosos eczemas y problemas de piel (una característica del personaje que explotaron muy bien), se las arregla para hacerse con el trabajo y llevar adelante el juicio de su vida.
Si le dediqué a “The Night of” muchos mas párrafos que a las otras cuatro es porque realmente se lo merece. Junto a “Stranger Things” es mas que probablemente la mejor serie del 2016 y los insto a ir corriendo a conseguir sus ocho capítulos y devorarlos.

Cinco recomendaciones para ver en poco mas de un mes. Disfrútenlas.

Anuncios