RESEÑA: The Dark Knight Returns Part 1 y Part 2

imagen destacada

Por Emiliano Fernandez Lascano

 

Corría el año 2012 y en la competencia cinematográfica DC Comics – Marvel, la editorial de Batman y Superman perdían por knockout frente a la catarata de películas que inundaban las pantallas hollywodenses llevando como blasón a Stan Lee. De este modo, a DC no le quedó otra que juntarse con Warner Bros Entertainment con el objetivo de reforzar uno de los pocos nichos que se habían ganado en esa carrera: las películas animadas.
Tras el éxito cosechado con la adaptación al cine de animación de Batman en Año Uno, Warner Premiere decidió jugársela adaptando la arriesgada historia de The Dark Knight Returns -El Retorno del Caballero Oscuro bajo la atenta mirada de miles de fans dispuestos a lapidar a los responsables si el resultado no estaba a la altura de la leyenda del cómic.
The Dark Knight Returns es una de las obras esenciales del comics parida en 1986 por Frank Miller. La historia narra la vuelta de un Batman quincuagenario durante una ucrónica década de 1980 para una última limpieza de su amada ciudad de Gotham. La obra supuso una revolución en el género de superhéroes, convirtiéndose en símbolo de una era de personajes violentos y moralmente complejos, así como origen de la novela gráfica contemporánea.

Batman-The-Dark-Knight-Returns-Animated-screenshot-7

Albert Einstein decía algo así como que entre más objetivamente se intentan ver las cosas más se caía en la subjetividad, entonces qué es más importante en una adaptación ¿la fidelidad o la creatividad? La creatividad del director Jay Oliva en las cintas The Dark Knight Returns Part 1 y Part 2, durante los años 2012 y 2013 respectivamente, cumplen con creces los puntos básicos a la hora de realizar una adaptación de este estilo. Respetando ciertos rasgos de la obra, Oliva mantiene la clave de una historia superheróica ambientada en un universo no apto para niños, donde la crítica a la sociedad corrupta, a los medios de comunicación y a la delgada línea que separa la justicia del fascismo son moneda común.
Visualmente los filmes traspasan los trazos bruscos de Miller a una animación fluida con secuencias de acciones muy dinámicas y bien planificadas, con personajes y escenarios fieles a las descripciones del comic. Si a esto le sumamos la fidelidad de la paleta de colores a la utilizada en el soporte papel, no será difícil reconocer algunas de las viñetas más emblemáticas.
Si el apartado visual es acertado, el sonoro no se queda atrás. La banda sonora de Christopher Drake -habitual de las adaptaciones de animación de DC-, evoca en todo momento los potentes golpes de percusión y la partitura de Hans Zimmer, en la narración de los periplos del murciélago por Christopher Nolan.

capture-20130122-194051

Y hablando de Nolan, no hay duda de que ésta es la historia que se inspiró en algo de la película The Dark Knight Rises, desde la banda de sonido al batmóvil/tanque; desde Batman usando un aparato en el codo para poder seguir peleando – en la película se lo pone en la rodilla -, hasta el regreso de nuestro héroe encapuchado después de varios años de inactividad, fastidiado y en baja forma, para enfrentarse a un villano físicamente superior (el líder mutante aquí, Bane en TDKR) cuando Gotham más lo necesita.
“Batman v Superman: Dawn of Justice”, rescata el motivo más importante que convierte al The Dark Knight Returns en un icono: la épica pelea entre los dos baluartes de la DC Comics. Si bien el estreno de Zack Snyder decantará por un sendero muy diferente al comic, sabiamente supo trasladar ese gran motivo que mantiene en expectativa a los fans (y no tantos) del universo de superhéroes.
¿Por qué genera tanto entusiasmo este encuentro? Además de ser dos de los héroes más conocidos en nuestro planeta Tierra, cada uno representa cosmovisiones de mundos, a veces, antagónicos. Superman es un boyscout, un chico bueno, correcto, creyente de los valores americanos, de ética inquebrantable, un alienígena criado en el campo, un Dios invencible hecho hombre que nos cuida y siempre se encuentra preparado para dar un sermón. Batman es un huérfano resentido, un citadino rico, un playboy, un mortal con sed de justicia, un hombre que llevará con bizarría la fuerza y astucia hasta el límite de lo humano. Y si bien son las dos caras de una misma moneda – uniéndolos su objetivo de “justicia” – sus metodologías los rotulan: por un lado, un idealista pro-humanidad que siempre apostara a la esperanza y, por el otro, un anarquista pro-fascista cuyo objetivo es mostrarle a la sociedad que sus sistemas están podridos.
¿En cuál bando te sumarías? No lo sé pero, si bien tengo mi favorito, no existe uno de estos grupos que sean mejor que el otro. POSIBLE SPOILER DE BVS: Ahora bien…si sos de los que quieren ver a un Dios humillado por el Hombre, no te pierdas el film animado The Dark Knight Returns Part 1 y Part 2.

 

Por Emiliano Fernandez Lascano

Anuncios