Reseña: The Danish Girl

imagen destacada

En el 2016, la lucha de los colectivos feministas y LGBT por lograr que las personas transgénero tengan los mismos derechos que el resto de la humanidad, está tomando pasos relevantes. Alrededor del mundo, en los países con legislaciones mas progresistas, las comunidades transgénero están avanzando para ser reconocidas, y lo logran de a poco. Sin embargo, la verdadera lucha, la que se obtiene después de las leyes y artículos, es la de lograr que las personas las reconozcan como pares. Esa pelea está en pañales aun hoy. Imagínense lo que debía ser en 1927, el año en que sucedieron los hechos que relatan “The Danish Girl”.

PELICULA: The Danish Girl
PRODUCTOR: Working Title Films / Artemis Productions
AÑO: 2015

the-danish-girl-

Oleo en blanco

En 1927, la pareja de pintores conformada por Einar (Eddie Redmayne) y Gerda (Alicia Vikander) trabaja duramente para lograr que un reconocido galerista les haga una exhibición. Einar es mas introspectivo y no tiene grandes ambiciones con su arte, Gerda en cambio, el gran talento entre los dos, sabe que tienen un futuro de grandeza. Es asi que cuando el galerista Rasmussen (Adrian Schiller) le pide algún cambio, Gerda se decide por pintar a su amiga Ulla (Amber Heard), que es bailarina de ballet. En una jornada, Ulla parece plantarlos, y Gerda le pide a su esposo Einar que use su ropa para poder hacer retoques a la pintura. Einar, que adora a su esposa y no le niega nada, lo hace sin problemas. Es así que, de un juego inocente, nace Lili. El alter ego femenino de Einar que casi sin proponérselo se enamora de Henrik (Ben Wishaw).
Lili comienza a crecer dentro de Einar hasta que tanto él como Gerda se dan cuenta que es lo que realmente es. Einar no es Einar. Einar es Lili atrapada en el cuerpo de Einar. En el medio, aparece Hans (Matthias Schoenaerts), un famoso exhibidor amigo de Einar de la infancia que se ofrece a ayudar y sin quererlo, se enamora de Gerda. ¿Podrán ambos ayudar a Lili con la asistencia del doctor Warnekros (Sebastian Koch)?

Eddie Redmayne stars as Lili Elbe, in Tom Hooper’s THE DANISH GIRL, released by Focus Features. Credit: Focus Features

Trazo grueso

Tom Hooper nos gusta. Creemos que está demasiado pendiente del Award Season. Pero repetimos, nos gusta. Dirigió mucho y bueno. La miniserie de John Adams con Paul Giamatti que es preciosa. Dirigió “That Damned United”, que es una maravilla. Lo que hizo con “Les Miserables” es bastante mas grosso que lo que hizo con “The King’s Speech” que es un peliculita y la que le otorgó el Oscar.
Se tomó tres años Hooper entre “Les Mis” y “The Danish Girl” que venía con bastante drama desde que se publicó la novela que da origen a esta película. Antes de Hooper se habían anotado otros para dirigir (Tomas Alfredson, Lasse Hallstrom…), pero obligaciones contractuales y cambios en el guión, hicieron que recayera en Hooper que hace un noble trabajo mostrándonos lo precioso que es Dinamarca, pero falla rotundamente en hacernos mas cómplices de lo que realmente importa que es lo que pasa en Einar / Lili por dentro. El trastorno que sufre Einar es tan apurado que no se llega a apreciar bien que es lo que lo estalla. A nivel visual, el trabajo de Danny Cohen –que repite en todas las de Hooper- es impecable. El trabajo de cámara y la iluminación general repleta de sombras y luces que alternan entre las personalidades en conflicto de Einar / Lili ayudan mucho a un relato complejo de narrar.
Es probable que la película reciba las mismas criticas que la novela homónima en la cual está basada (de David Ebershoff) por los notables cambios que tiene con la historia real que suena a que es mas “oscarizable”. En principio, Gerda era abiertamente bisexual y mantenían una relación mas de hermanas con Lili que de marido y mujer. Todo lo ateniente a la relación entre ambos esta ficcionalizado para convertir a Gerda en una seudo víctima que termina accediendo por amor a los deseos de Einar de dar vida a Lili. Hay otros cambios referentes al final que no voy a revelar por los spoilers pero que son igual de importantes.
Si bien la actuación de Redmayne es muy buena, falla en agregarle realismo a ciertas situaciones. Es como que su performance queda relegada a una serie de manierismos, gestos y poses. Nunca parece evolucionar en ese aspecto. La voz gruesa natural de Redmayne no ayuda a su rol tampoco. Gerda, interpretada brillantemente por Vikander, hace un gran contrapunto y lleva el peso de una película que debería llevar el difícil personaje de Redmayne.
Es poco probable que “The Danish Girl” gane en ningún rubro, realmente no parece una película que merezca estar ahí donde está mientras “The Hateful Eight” la mira por la ventana, ñata contra el vidrio, pero desde #OscarsSoWhite ya sabemos que esta edición es bastante vergonzosa.

Anuncios