Reseña: Los Juegos del Hambre: Sinsajo parte 2

Plantilla banner nuevo

Es bueno distinguir entre sagas teenager. Es cierto que Hollywood tiene un gran problema en superar eso de que si la protagonista es una chica, su gran plot point es “con cual chico se queda”. La tremenda poronga de “Divergente” (un tanto mejor es su secuela “Insurgente”) lo resolvió generando la parejita en el minuto cero, pero dudo que los guionistas no le creen dilemas románticos a la protagonista en las próximas secuelas venideras. La saga “Crepúsculo” es tan horrible que ni vale hacer un análisis profundo al respecto mas que para detallar que el triángulo amoroso se mantuvo durante buena parte de las cuatro películas. “Los Juegos del Hambre: Sinsajo parte 2” no escapa a esa dinámica. Katniss puede ser la heroína mas valiente del mundo que por nacer mujer lo mas importante de su vida va a ser cual hombre va a terminar con ella. Y la toma final evidencia que realmente siempre fue la idea.

PELICULA: “Los juegos del Hambre: Sinsajo parte 2”
PRODUCTORA: Color Force / Lionsgate
AÑO: 2015

Ajo y Agua

Se nota. Todos queremos a J-Law, pero se nota. Cuando salió la primera Juegos del Hambre, nuestra adorada Jennifer Lawrence era otra de esas chicas con potencial pero que básicamente no conocía ni el loro. Para esta última parte, Jennifer Lawrence es una de las estrellas mas grandes de Hollywood con dos Oscar debajo del brazo y varias interpretaciones de la hostia (gran papel en la sobrevaloradísima “Silver Lining Playbook” y enorme papel en la aun mas sobrevalorada “American Scandal”). La llaman de todos lados y si sigue eligiendo bien sus papeles tiene todo el carisma para convertirse en lo que Angelina Jolie no pudo convertirse, una mezcla de sensualidad, american girl y ACTUAR BIEN, que es lo mas importante pero no necesariamente aquello en lo que Hollywood se fija.
Decíamos, se nota. Jennifer Law llega a esta última película con poquísimas ganas. Algo similar le pasa en las X-Men donde interpreta a Mystique, pero su playtime es mucho menor y rodeada de un cast lleno de estrellas. Le pasa. Pero se atenúa.
En “Los Juegos del Hambre” la supieron rodear decentemente pero lo que se nota es que ella prefiere estar en otro lado. En otra película, en otro estudio, y rodeada de otra gente. ¿Premios MTV? Me arrugan la ropa. Supo tener de contraparte a Bradley Cooper. En Hunger Games, le quitan el sueño Josh Hutcherson que mide 1,40 y el hermano poco exitoso de Chris Hemsworth, Liam. Buenos actores ambos, pero descompensados ante esta J-Law que es la estrella más brillante y que, repito, ya no tiene ganas de estar ahí. Paradojicamente, le debe mucho de su éxito a ambas sagas. Y por eso vuelve a cumplir cada año con menos entusiasmo. Y nunca tuvo menos ganas de participar que en esta finalización de la saga.

Sin Ganas

La segunda parte –que manía que tienen de separar libros en dos partes para seguir esquilmando eh- de “Sinsajo” arranca donde terminó la anterior. A Katniss (Lawrence) le estan curando las heridas inflingidas por su sweetheart Peeta Mellark (Hutcherson) al que el Imperio, cof, perdón, la Ciudadela, le ha lavado el cerebro para convertirlo en un “Muto” o casi. Peeta fue recuperado, pero su mente todavía no lucha con la manipulación que sufrió.

En el ínterin, el finado Plutarch (Phillip Seymour Hoffman que se revuelve en su tumba por tener que participar de este desaguisado como recuerdo final) y la presidente Alma Coin (una sobreactuada Julianne Moore en su papel de rebelde que esconde algo) conspiran y trazan el plan para derrocar al Presidente Snow (Donald Sutherland). No es mucho un plan ni hay una gran estrategia ni se entiende mucho nada para ser sinceros. Al final se reduce a “el resto de los estados tiene mas soldados que la ciudadela, entremos a los tiros, pim pam pum, clink caja”. El papel de Katniss en esta pavada es el de aparecer delante de las cámaras interpretando actos heroicos. Pero Everdeen es medio Potter y no puede dejar el culo sentado, ella tiene que salvarlos a todos. A diferencia del gran Harry, Everdeen hace ciento dos (102) cagadas y llega a un final medianamente agrio, poco potable, anticlimático y totalmente ajeno a lo que podía ser una conclusión digna para una saga no tan mediocre a pesar de ser una idea muy vista y hasta un rip-off poco honesto.
Vemos un extenso trayecto donde Katniss forma parte de un escuadrón con sus dos intereses románticos, el citado Peeta, y Gale Hawthorne (Liam Hemsworth que merecía mas) y varios mas, como la preciosa Cressida (Natalie Dormer a la que le dijeron “Tu quédate quietecita, luce badass y no rompas nada”) y al valiente Boggs actuado por Mahershala Ali, el negro serio que hace lobby en House of Cards. El trayecto no sirve prácticamente para nada mas que mostrar que Katniss es valiente pero bastante inútil. El valor del personaje era muy evidente entre adolescentes que se mataban entre sí, porque ella se limitaba a sobrevivir. En el medio de la guerra su importancia palidece porque Everdeen no es una guerrera, es una sobreviviente. El trayecto, si para algo, sirve para eso.

Los Juegos del Hombre

Que Snow es un hijo de puta, nos quedaba claro. ¿Pero un ridículo hijo de puta?
Eso queda mas claro en esta última parte donde llevan al presidente a una caricaturización que no sirve para enaltecer su papel de villano, sino para disparatarlo. Toda la boludez con las rosas lo pone al nivel de Afrodita de Piscis, el caballero dorado más grotesco que nos haya regalado Kurumada.
El tema es que Alma Coin tampoco es lo que se dice una lumbreras. Y se nos revela que el personaje mas brillante en ese oscuro cielo es el de Plutarch… interpretado por un actor que falleció hace casi dos años. ¿No podían adaptar esta cuestión para que el final no se resolviera con una carta de Plutarch entregada por el malogrado Haymitch Abernathy (Woody Harrelson)? Aparentemente no.

Si leyeron los libros o vieron las anteriores, lógicamente, tienen que consumir esta “Sinsajo Parte 2”. Si no es asi, puede evitar esta película (y saga) sin complicaciones. J-Law va a actuar en seis millones de películas en los próximos dos años.

Anuncios